martes, 5 de febrero de 2013

Bibliotecario de las estrellas


La cantante Beyoncé ha sido noticia los últimos días por dos motivos: el playback al cantar el himno nacional en la toma de posesión de Obama; y por haber sido la encargada del show del superevento deportivo de la Superbowl. Pero a nosotros la verdad, es que nos interesan bien poco ambas noticias; si por algo hemos traído a la escultural artista a nuestro blog, es porque nos hemos enterado de que tiene un "personal librarian" (bibliotecario personal).

¿Le ha dado a Beyoncé por cultivarse, por ampliar sus horizontes intelectuales? La cuestión es mucho más prosaica: la cantante guarda más de 50.000 horas de grabaciones de actuaciones, entrevistas, apariciones en eventos, etc..., y ha llegado un punto en que ha precisado de alguien con los suficientes conocimientos como para clasificar, catalogar y recuperar dicha información.
Casanova, bibliotecario personal
del conde Waldstein

Pero el concepto ya estaba lanzado: personal librarian. Ya sabíamos de los personal trainers (entrenadores personales para el deporte), los personal shopper (compradores personales de ropa), o los, tan en boga, life coaching (que se podría traducir como entrenadores o asesores para la vida, o para conseguir objetivos en la vida), pero no sabíamos de la existencia de los personal librarian. ¿Una posible salida laboral para nuestro maltrecho gremio?

Puestos a fantasear, ¿de qué estrella o celebridad nos gustaría ser bibliotecarios personales?, ¿a quién querríamos ordenarle los libros, catalogárselos, clasificárselos..? Aquí la imaginación se dispara, y cada uno tendrá su fantasía al respecto, algunas probablemente impublicables, así que mejor lo dejamos aquí.

 Por nuestra parte, en las bibliotecas públicas ofrecemos el servicio de bibliotecario personal desde siempre, y sin siquiera haber reparado en ello. Si nos comparamos con los gimnasios, donde si quieres realmente un buen entrenador, tienes que pagar más: en las bibliotecas públicas no es necesario ni un euro más de lo que pagas con tus impuestos.


Los bibliotecarios mandan

Para nosotros cada usuario/cliente es único, y a su disposición ponemos todos nuestros conocimientos y esfuerzos para ayudarle. Ante esta evidencia, mejor que lo privado se quede para las superestrellas o los esnobs; y lo público bien gestionado, nos haga sentir a todos realmente exclusivos, sin necesidad alguna de gastos añadidos.


2 comentarios:

Carmen dijo...

Pues me he queda'o ojiplática y bocabrida. Estoy por ir a por la discografía completa de la Beyoncé y escucharla entera, como agradecimiento.
Y qué palabras más chulas las tuyas, nene. Está que te sales. Menos mal que ya te conozco, que si no, no vería el momento de poder conocerteeeee.
Muchos besos.

El blog de la BRMU dijo...

Ummm, muchas gracias. Me quedo con la intriga, pero seguro que pronto se desvelará...