jueves, 4 de julio de 2013

Ejército de salvación bibliotecario


Seguimos en los Estados Unidos, envidiando en la distancia, la valoración y estima en que se tiene a las bibliotecas públicas en la, todavía, primera potencia mundial.

En este caso, se trata del reclutamiento de bibliotecarios llevado a cabo por el gobierno a cuenta del denominado Obamacare, o lo que es lo mismo, el régimen de seguridad social que finalmente va a ver la luz en Norteamérica (si les da tiempo entre tanto espionaje). De este modo, la red de bibliotecas públicas, se convierte en la infraestructura más valiosa para ayudar a la gente a inscribirse a la hora de obtener el seguro médico.


Reforma sanitaria = comunismo,
según los detractores de Obama
Los equipos informáticos, los espacios, y sobre todo, los bibliotecarios formados para asesorar en estas cuestiones, son los mejores “soldados” en cualquier campaña que pretenda llegar al mayor número posible de ciudadanos. Y así lo han entendido las autoridades del país.
 
Ya lo hemos dicho muchas veces, las bibliotecas forman parte de las infraestructuras básicas en cualquier comunidad, y en este caso, se demuestra de la manera más práctica posible.

¿Y en nuestro país, somos conscientes del potencial de las bibliotecas? Dejamos la pregunta en el aire, o mejor en el agua, cual mensaje en una botella, confiando que la corriente la arrastre a quienes corresponda.

El ejército de bibliotecarios está siempre dispuesto a batallar por su comunidad en los más insospechados frentes. Sólo hay que ver cómo seguimos sobreviviendo, pese a los tiempos que corren y en vez de perder usuarios, los ganamos.

Parafraseando a los White Stripes en su ya clásico tema Seven Nation Army, cuando la cultura marcha al frente:

“ni un ejército de siete naciones nos podría detener”


2 comentarios:

Luis Sánchez dijo...

¿Y en nuestro país, son conscientes nuestros gobernantes del potencial de las bibliotecas?
Pues recuerdo las declaraciones de algún politicucho de nuestra región (su nombre lo olvidé, afortunadamente) que justificó el cierre de la Biblioteca Regional de Murcia los domingos porque "es una extravagancia" cuando recibía, creo, unas 2.000 visitas de media en sólomedio día. Creo que dichas declaraciones responden al potencial que nuestros gobernantes ven en las bibliotecas. Dicho esto me voy a llorar a algún rincón donde nadie me vea :(

El blog de la BRMU dijo...

No te desanimes Luis, afortunadamente la Biblioteca sigue con su funcionamiento pese a todo. Dentro de los ajustes a los que nos hemos visto obligados, el cierre de los domingos puede considerarse un mal menor, gracias al cual hemos podido mantener otras cuestiones de primera necesidad para que el servicio siguiera funcionando.