jueves, 31 de diciembre de 2015

Centrifugando el 2015 [noviembre]

[Haz clic en las letras verdes, y centrifuga tu cerebro]


Nunca hasta ahora habíamos apurado tanto. Este centrifugado se ha programado para publicarse a las 23:59 del 2015 (nos gusta nuestro trabajo, pero no somos tan adictos como para recibir al nuevo año escribiendo en el blog). Cuando casi todo el mundo esté pendiente de la cuenta atrás para quemar los últimos segundos de este año: el blog de la Biblioteca Regional de Murcia estará publicando un post en la más absoluta soledad (salvo que algún internauta despistado recale por aquí accidentalmente).

No sabemos si eso le dará algún valor especial a este resumen del mes de noviembre (el centrifugado completo del 2015 será para finales de enero, como buenos bibliotecarios hasta que no lo tengamos todo inventariado, no nos lanzamos a hacer balance).



No es que aspiremos a cotizarnos como el primer spot publicitario tras las campanadas, ni que vayamos a convertir esto en un ritual: pero en cierto modo es una promesa de continuidad y mejora, que de momento es el único propósito por el que nos atrevemos a brindar.

Noviembre en este blog se resume en una palabra: FRIKI, concretamente Bibliofriki, y poco más podemos añadir. Nuestra última acción artístico-bibliotecaria inaugurada el viernes 13 de noviembre, con la complicidad de 7 héroes, y que nos llevará hasta marzo de 2016 volcados en todo lo que concierne al universo friki: ocupó este blog casi en exclusividad.

Pero aunque muy relacionado, también hubo hueco para alguna cosa más. Por ejemplo, para vanagloriarnos de nuestra Comicteca y de su pujanza, que le ha llevado nada menos que a Brasil y a Rusia en los últimos meses, por lo que la bautizábamos como la Comicteca viajera de la BRMU.



Tras el impacto de los atentados de París (que nos pillaron en plena invasión friki de la BRMU y del centro de Murcia) , unas declaraciones del Ministro de Cultura francés nos llegaron especialmente:

“la cultura es un arma de destrucción masiva contra la ignorancia y el oscurantismo […] nuestra cultura está contra-atacando en este momento […] a los terroristas no les gustan los libros, así que vamos a abrir más bibliotecas que nunca y a dar mayor acceso a ellas”


Por eso, nos volcamos en unas Guerras bibliotecarias, que conseguían el
efecto contrario a la violencia.

La programación para la última semana del mes con Bibliofriki, nos dio argumentos para el resto de posts. En la tarde dedicada a los zombis, no nos limitamos al folclore zarrapastroso de los muertos vivientes tan de moda; como siempre queríamos ir más allá, e indagar sobre el significado que la figura del zombi tiene de cara a este siglo que estamos todavía estrenando. ¿Será el XXI un siglo zombi?




Vimos lindos gatitos como Piolín, dando así la bienvenida a la incipiente industria del videojuego con denominación de origen murciana, y abriendo por fin las puertas de la BRMU a los videojuegos.

Y el mes terminó con risas y pedagogía científica, incidiendo en ese concepto de bibliofriki que no sólo quiere la parte estrambótica y disparatada; sino que persigue la curiosidad que mueve a muchos de los que se reconocen orgullosos pobladores de este universo friki, desterrando para siempre cualquier tono peyorativo.

The Big Van Theory, científicos sobre ruedas, fueron los que dieron la puntilla friki-didáctica-científica-cultural a noviembre; e hicieron más que nunca cierto el eslogan que nos motiva para seguir cultivando esta nueva línea de agitación cultural, el próximo año: Si nada te apasiona, eres un zombi.


miércoles, 30 de diciembre de 2015

El fin del reinado de los bomberos


No es de calendario, pero esta foto de Bruce Weber,
aunque algo extraña: bien podría servir para un
calendario erótico-festivo bibliotecario

Pese a que la noticia sobre uno de ellos, dio lugar a uno de los post más exitosos en la historia de este blog: lo cierto es que no hemos tratado mucho el asunto de los calendarios relacionados con el mundo bibliotecario, que se editan cada año por estas fechas.

Nada que ver con el tan cacareado Pirelli (si de verdad quieren mostrar mujeres "empoderadas", como en el último, que recurran al gremio bibliotecario), pero el calendario de bibliotecarios en paños menores (o sin paños) del 2012, Men of Stacks, del que hablábamos en Demasiado sexy para este blog: hizo pico de audiencia en las estadísticas; y seguro que hizo que más de un despacho de bibliotecaria se asemejase a un testosterónico taller mecánico, o a la cabina de un camión.

Recurrir a los desnudos por una buena causa, es algo habitual en los calendarios; y gremios hasta ahora no contemplados dentro del imaginario erótico-festivo no paran de sumarse. El más reciente: el de los científicos.


Científicos ligeros de ropa: el mito del bombero cada vez más cuestionado


Tal vez empujados por su afán por desmarcarse del estereotipo (por otro lado tan ventajoso) que está dando la serie The Big Bang Theory sobre los científicos y geeks en general (ya saben los fascinados por la tecnología, que rozan lo que se entiende por friki), y aprovechando que los gimnasios han marginado a los bomberos como única profesión autorizada para lucir musculitos: The sexy geek project busca recaudar fondos en una campaña contra el acoso escolar, haciendo que científicos y geeks  enseñen cachas para deleite femenino y gay.


El físico Javier Santaolalla y el matemático Aitor Menta en Bibliofriki

Y entre los que se encuentra el físico de partículas Javier Santaolalla, miembro del grupo de científicos-monologuistas de humor The Big Van Theory que tanto éxito tuvieron en su actuación en nuestra Bibliofriki el pasado mes de noviembre; y que protagoniza precisamente el mes de noviembre, caracterizado como Ryu, uno de los protagonistas del videojuego Street fighter.

La alianza friki-bibliotecaria existía mucho antes de nuestro Bibliofriki. Remontándonos serían nuestros colegas de Frikitecaris los pioneros en evidenciar esta relación, y han tenido que ser ellos los que para este 2016 nos deleiten con un calendario-reivindicativo del glamur de la profesión, inducido (cómo no) por el influjo de Mario Vaquerizo y su reciente conversión bibliotecaria.



Aunque para calendario friki-geek-comiquero el que han promovido las Cosplaying Librarians para este año que entra. En la que, desde ya, es una de nuestras web de referencia: CCGC in libraries (Cosplay, Comics and Geek culture in Libraries) han ido recopilando fotografías de bibliotecarias cosplay, es decir caracterizadas con el superhéroe o personaje que más les gusta. El resultado una auténtica gozada para nuestra más que marcada vena friki-bibliotecaria.

¿Para cuándo uno así entre bibliotecarios de nuestro país? En la BRMU, con nuestra Bibliofriki aún en marcha, lo adoptamos como calendario oficial, mientras esperamos a que iniciativas así vayan surgiendo por nuestro país.




Nuestras colegas sin prejuicios ni complejos del otro lado del charco


Y para quien aún no haya tenido suficiente, cerramos con un auténtico filón. En la tienda online CafePress se  pueden adquirir un enorme número de calendarios para este año que entra, ambientados con temática bibliotecaria. El que no le dé protagonismo a las bibliotecas en su 2016, desde luego es porque no quiere.







lunes, 28 de diciembre de 2015

Biblioteca de memeces

BB8, protagonista absoluto de mil memes con la fiebre Star wars

El título de este post podría resultar algo ofensivo; pero nada más lejos de nuestra intención que descalificar a nuestra colega estadounidense Amanda Brennan. Todo lo contrario, le estamos más que agradecidos por abrir horizontes hasta ahora insospechados para nuestra profesión. En realidad, el título debería ser Biblioteca o Bibliotecaria de memes, porque a eso se dedica Amanda: a estudiar con rigor la cultura de los memes.

Amanda Brennan: bibliotecaria con gato
Para quien pese a vivir todos los días rodeado de ellos en sus diferentes dispositivos, no sepa aún qué es un meme: para abreviar le diremos que se trata de las imágenes, vídeos, textos o animaciones varias que se convierten en virales y "contagian" a millones de internautas (gatitos gruñones, vídeos trucados, declaraciones explosivas, montajes visuales, selfies imposibles, etc…). Aunque su origen sea otro muy distinto.

Amanda cursó estudios de Biblioteconomía en la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey; pero nunca deseó trabajar en una biblioteca física. Sus intereses iban dirigidos al mundo digital, a rastrear, recolectar, conservar y catalogar lo que la red produce de manera anárquica y torrencial. ¿Quién sino un bibliotecario podría aspirar a imponer una lógica y un orden al caos de la red de redes?

"Hey chica, perdona que te moleste, pero
¿podrías decirme el número donde se clasifica el
amor a primera vista?"

Ryan Gosling, favorito para
memes cursi-bibliotecarios
Con la minuciosidad de un investigador, nuestra colega del otro lado del charco aplica las técnicas bibliotecarias aprendidas de una manera ortodoxa, para arrancar del vértigo de la obsolescencia digital a memes, imágenes, vídeos y demás fenómenos virales que pueblan la red.

Esos, que un día se convierten en titular en los noticiarios televisivos, se retuitean, acumulan miles de Me gusta o Compartir en Facebook, provocan millones de visitas en Youtube, de Reenvíos en los correos, se convierten en trendig topics, suman cien mil comentarios, insultos, risas, emoticonos, y son versionados, modificados, y whatsappeados hasta la náusea, y una semana después….son arrastrados por el torrente de nuevos memes (con o sin gatitos), tuits o imágenes, que cual tsunami llenan nuestra vida digital de memeces sin fin.



"Tus libros de la biblioteca están sobrepasados"
Como vaticina Raymond Kurzweil ("el futurólogo de Google"), para el 2040 pasaremos la mayoría de
nuestro tiempo en la realidad virtual. Para esa fecha, tal vez, los bibliotecarios de Internet, como Amanda, sean los únicos capaces de recordarnos cómo hemos llegado a un mundo en el que las memeces los memes, ocupan el 90% de nuestro día a día digital.

Amanda se autodenomina Bibliotecaria de Internet, y no deja de hacer lo que intentamos todos los bibliotecarios: conservar la memoria del pasado, y del presente que nos ha tocado vivir para que próximas generaciones puedan saber de dónde vienen. Como dice Amanda, algunos memes duran muy poco tiempo en la red, pero pese a su fugacidad (o precisamente por eso) son un reflejo de su tiempo, y de ese momento específico de la cultura de Internet: "serán importantes para entender como pensaba la gente en esta época".

"Wikipedia es una gran fuente de inform…"
"¡Ve a la biblioteca en su lugar!"

Amanda, entre 2011 y 2013 formó parte del equipo de Know Your Meme, un sitio de Internet dedicado a la investigación de memes y documentos de Internet que se vuelven virales. Desde que se inaugurase en 2008, Know Your Meme se ha convertido en el referente a la hora de indagar en los orígenes de los fenómenos virales de Internet. Su funcionamiento permite la participación abierta a cualquiera que quiera proponer un meme para su estudio. Tanto reconocimiento lleva acumulado, que la Biblioteca del Congreso de Washington, ha incluido a Know Your Meme dentro un Programa para la preservación de sitios web.


"Te veo investigar sin ayuda de un bibliotecario. A mí también me
gusta vivir peligrosamente"

En cierto modo, resulta reconfortante este afán por preservar, conservar, en un mundo abocado a una obsolescencia cronómetrada; y que además, en proyectos así, los bibliotecarios tengamos mucho que aportar.

Cuando finalmente los extraterrestres lleguen a la Tierra, si (con suerte para el planeta) nos hemos extinguido: puede que lo único que quede, sean algunos equipos informáticos con acceso a bases de datos como Know Your Meme (Conoce tu meme). Serán algo así como la Estatua de la Libertad semienterrada que cerraba El planeta de los simios; pero sin ningún Charlton Heston que grite, y se lamente por el legado tan memo-rable, que las nuevas tecnologías dejaron como reflejo de nuestro tiempo.


martes, 22 de diciembre de 2015

Sería un detalle

Me cago en la leche, dicho con emojis

Llegadas estas fechas sólo podemos volver a los clásicos. Concretamente a uno de los clásicos de este blog como es nuestro querido libro de cabecera: El libro de oro de la cortesía, que descubrimos por estas fechas, hace ahora dos años: y cuyas enseñanzas seguimos explotando (pidiendo disculpas por arranque tan ordinario, pero ilustrativo por el asunto que abordamos) con algunas de sus mejores fotos y consejos, en este caso dedicadas a las reuniones sociales y al detallismo.

"el hombre bien educado se pone de pie para ofrecer lumbre a las damas"



"las uvas se arrancan del racimo con la mano, 
y se comen grano a grano"
Recientemente, al publicar un post, una de nuestras diseñadoras favoritas que protagonizó la Pasarela BRMU (como fue una consulta privada, no decimos el nombre), nos preguntaba si los hashtag deben llevar tilde o no, sobre todo cuando se trata de hashtag formados por dos palabras con tildes las dos.

Esto, aparte de llevarnos a intentar localizar si existían reglas gramaticales para este tipo de novedades en el uso del idioma; nos gustó especialmente por el detallismo que denotaba en el uso del lenguaje (nada raro observando la precisión y exquisitez de sus diseños).

La dejadez y desidia a la que nos está llevando la velocidad con que se maneja el idioma en el ámbito digital: nos hace casi sangrar los ojos a muchos. No se trata de ser puristas, pero el esfuerzo por escribir correctamente (por viejuno que suene a oídos de las nuevas generaciones) es una muestra de respeto, de amabilidad y ganas de conectar en definitiva.


"el dueño recibe a sus invitados 
y les ayuda a desprenderse del abrigo"



Una buena idea de marketing
para un producto murciano
Pese a todo, según declaraba el director de la RAE, Darío Villanueva, recientemente: el uso desmañado del lenguaje en las redes, no afectará para nada al uso generalizado del mismo, asemejando la situación a lo que podría haber provocado también, en su momento, el telégrafo.

No es por contradecir a tan ilustre experto, pero no podemos dejar de sentir cierto escepticismo. En Murcia tenemos amplia experiencia en lo que se refiere a cambios en el lenguaje aparentemente inocentes que se establecen; y que no sabríamos si calificar de positivos.

De la palabra muchacho utilizada como coletilla exclamativa, al acho que todo lo invade: ha ido paralelo un desgaste en las formas y modos del lenguaje. ¿Viejunos?, digamos mejor clásicos en algunos aspectos (ya lo dijimos: para ser absolutamente modernos, hay que declararse orgullosamente clásicos). Aunque no debemos preocuparnos, según un reciente estudio publicado en la revista Language Sciences: las personas que utilizan más tacos serían más cultas que la media.

"los invitados se sirven por sí mismos la pastelería"

Con todos los respetos por la prestigiosa publicación, no podemos evitar enmarcar la ceja ante tales conclusiones. Sin duda, cuanto más formica sea tu oratoria, y más aciervo lingüístico poseas, mayor será tu capacidad para el exaerupto;  pero precisamente la finura y precisión que tenían para descalcificar la marquesa de Merteuil y el vizconde de Valmont, protagonistas de Las amistades peligrosas, no requería de grosería alguna. Y a esa habilidad en el uso del lenguaje, sin maleviolencia de por medio, es a lo que deberíamos aspirar todos.





Y no, no nos ha dado ningún ictus que nos afecte al lenguaje, ni se debe a un autocorrector traicionero, ni queremos emular a Martes y 13. El párrafo anterior podría ser un ejemplo perfecto de lo que se ha dado en llamar: neoespañol.

Una enigmática Ana Durante (un seudónimo bajo el que se esconde el autor/ra anónimo) ha publicado un compendio de las mutaciones que los nuevos tiempos están infligiendo al español (y que en breve tendremos en nuestras estanterías).

"Se abnegaron sus ojos de lágrimas", "le dio la espalda con la vista" o "se ahogaba en deudas": son algunas de esas disparatadas, surrealistas o desconcertantes expresiones que la Guía práctica de neoespañol recoge de mil fuentes diferentes; y que dejan a la modelo Sofía Mazagatos (una profeta pre-Internet) y a su célebre candelabro, en una nadería.

Hace unos años Fernando Savater advertía de la gran cantidad de semilustrados que estaba generando Internet y su acceso masivo a la información en bruto: sin desarrollo, ni reflexión. Un empacho de datos, de acumulación de retazos de conocimientos, que aporta una pátina de cultura tan resbaladiza y frágil, que no es de extrañar que termine provocando resbalones tan estrepitosos como este neoespañol.

"la anfitriona da la señal para levantarse de la mesa"

Probablemente repasando este blog se podría encontrar algún ejemplo de neoespañol que nos avergonzara; pero teniendo tantas gramáticas, diccionarios, enciclopedias a mano, nos esforzaremos por cumplir los protocolos del idioma. No hay envaramiento alguno, el idioma está vivo, y precisamente por ello hay que vivirlo facilitando la comunicación. Simplemente se trata de atender a los detalles, que es lo que nos hace la convivencia más fácil a todos.

Y una vez instruidos gracias a El libro de oro de la cortesía en los principios básicos para convertir una reunión social en un éxito, es momento de ponerlo en práctica organizando una fiesta. Los detalles los dejamos a cargo del, cada vez más pujante, grupo murciano Claim: que para su próximo disco (Barbados), ahuyentan la melancolía de una ruptura sentimental a golpe de colorido tropical.

Como reza el pie de esta última foto que sacamos de nuestra obra de referencia en esto de la urbanidad: "los bailes modernos pueden ser elegantes y ejecutarse con gracia". Claim y sus acompañantes en este vídeo lo tienen muy asumido, como dice su canción Sería un detalle. Y es que la diferencia (no sabemos quién lo dijo, pero lo buscaremos en la Wikipedia, que como todo el mundo sabe es infalible) siempre está en los detalles.


jueves, 17 de diciembre de 2015

Ladrillazo ilustrado



Tras el día 20 de diciembre, sea cual sea el gobierno que salga de las urnas, confiemos que algo hayamos aprendido, y no veamos explotar más burbujas que las de jabón.

Monumentos fantasmas a los excesos urbanísticos de estos últimos años, hay por cualquier zona del territorio nacional. Esperemos que el sector inmobiliario crezca a partir de ahora de forma racional, y que las bibliotecas se conviertan en un valor añadido a la hora de revalorizar propiedades.



¿Nos pasamos mucho a la hora de ensalzar a las bibliotecas, que hasta las metemos por medio al hablar del sector inmobiliario? No se crean, según Money week (la revista de finanzas más vendida en el Reino Unido) las bibliotecas cotizan al alza como valores añadidos a la hora de vender propiedades. Y si no, ojo al artículo que publicaron recientemente con el título Propiedades en el mercado con bibliotecas, en el que aparecen los detalles de algunas de las mansiones que lucen en este post, con descripciones y precios del tipo: 
“mansión de mediados del XIX, 26 acres y biblioteca con chimenea central y grandes ventanales con vistas al campo. Precio: 8.956.025 euros”  “mansión de estilo georgiano rodeada de 86 acres de parque cerrado, cuenta con biblioteca de caoba de dos plantas con una galería para juglares. Precio: 23.423.450 euros” o “casa estilo gótico-renacentista construida en 1880, techos con vigas, pisos de roble y biblioteca con paneles de roble con estanterías acristaladas. Precio: 4.064.657 euros”

Para los que no nos llega la nómina ni para comprar una de las butacas de alguna de estas lujuriosas (perdón, lujosas, pero que en inglés sea luxury la palabra para lujo, nos deja siempre el subconsciente al aire) bibliotecas, no tenemos porque lamentarnos: tenemos unas magníficas bibliotecas públicas con unos fondos tan amplios que nada tienen que envidiar a estas colecciones.




Claro que si atendemos a la noticia de que en el mismo Reino Unido, entre el 2014 y el 2015 se han cerrado 106 bibliotecas: ¿llegarán a convertirse las bibliotecas en objetos de lujo? Aunque sea por aquello de que lo escaso se cotiza más en el mercado.

Que determinadas bibliotecas privadas, como la del ex de Yves Saint Laurent recientemente subastada, provoquen pujas con cifras astronómicas, entra dentro de lo habitual. Pero es que ahora, también la prestigiosa casa de subasta Christie’s, en su departamento de bienes inmuebles, utiliza a las bibliotecas como reclamo.




Al describir una mansión en venta en Estoril (Portugal) indican en su web que incluye techos de doble altura, suite principal, zona de ocio con gimnasio, baño turco o dos piscinas; pero la foto para atraer a los compradores es la de la biblioteca. Y así hasta cinco bibliotecas luxurious en Río de Janeiro, Marrakech, Nueva Jersey o Nueva York, alguna de las cuales también lucen esplendorosas en este post.

¿Pasará con las bibliotecas como ha pasado con el mercado del arte? Empresarialismo denomina Will Gompertz, director de Arte de la BBC y extrabajador en la Tate Gallery, en su imprescindible ensayo: ¿Qué estás mirando? 150 años de arte moderno: a este momento de la historia del arte, en el que las leyes del mercado son las que rigen las fluctuaciones en el mundo artístico.

Esperemos que los afortunados que puedan permitirse tales mansiones se sientan atraídos de verdad por lo que contienen esas magníficas bibliotecas; y no sólo por el empaque que dan al inmueble. Aunque en vista de cómo están yendo las cosas en el sector inmobiliario en las grandes capitales, no sabemos hasta qué punto este deseo será una realidad.

Barrios enteros de Londres, Nueva York e incluso Madrid, están siendo adquiridos por magnates rusos, chinos o árabes con la única finalidad de especular con ellos. En las ciudades asépticas y especulativas que puedan surgir de este ladrillazo a gran escala: ¿las bibliotecas serán puramente ornamentales?

John Waters siempre dando buenos consejos

Nosotros, como en otras ocasiones, nos remitimos siempre a la máxima del director de cine John Waters: “si vas a casa de alguien y no tiene libros, no folles con esa persona”. Pese al sabio consejo del padre del cine trash, siempre te podían engañar; pero bastaba con escudriñar un poco el desgaste en los lomos para descubrir al impostor.

En cambio ahora, con la lectura digital: ¿quién podrá orientarse a la hora de irse a la cama? El recurso a que lee mucho, pero en digital, nos deja huérfanos de referentes para dejarnos llevar por la lujuria. Nosotros, pese a defender la lectura en cualquier formato, nos aventuramos a dar una opinión al respecto: si sólo lee en digital, desconfíe.

En tales cuestiones el tacto es esencial, y que alguien haya renunciado por completo a la experiencia táctil de la lectura, ya nos debería poner sobre aviso (aunque alguno argüirá que son muy diestros pulsando botones…, en fin, nos estamos dispersando).

Volviendo a lo inmobiliario, estos días ha saltado una noticia que habría quedado perfecta en la crónica del ladrillazo que se recoge en Mediterráneo descapotable: viaje ridículo por aquel país tan feliz. Se ha puesto a la venta el mayor rascacielos de España: 52 plantas y 300 apartamentos en pleno centro de Benidorm (cualquier que haya ido, o pasado por la autovía, lo habrá visto emerger surrealista en mitad del paisaje ya de por sí marciano de Benidorm), un monstruo inacabado tras 9 años de construcción, que ahora se liquida por 90 millones de euros.


El monumento más colosal al ladrillazo en el skyline de Benidorm


Después de lo visto, nos atrevemos a aconsejar a la promotora en quiebra que incluyan una biblioteca en la última planta, justo en el embudo que lo corona: seguro que con esas vistas, y una buena selección de fondos, encuentran comprador enseguida.




lunes, 14 de diciembre de 2015

Biblioteca pop



¿Qué tienen que ver Michel Houellebecq y Mario Vaquerizo? Para saber la razón de esta extraña pareja, habrá que esperar al final del post. De momento, para lo que nos sirve esta unión, es para hablar de música pop y rock en su relación con la literatura.

Cuando uno es fan, pero fan de verdad, no un mero consumidor ocasional de la música de alguna estrella: lo más natural es que termines por indagar todo lo que conforma el universo creativo de tu ídolo. En ese sentido hay figuras que resultan de lo más nutritivas culturalmente hablando, no ya tanto por sus creaciones, sino por la exhibición que hacen de sus gustos a través de sus creaciones o declaraciones.

Nietzsche, el rockstar de la filosofía
Precisamente hace unos días: el músico de hip-hop murciano, Piezas, reconocía en un programa de la 7RM, su deuda con su ídolo de adolescencia Marilyn Mason, que le llevó a descubrir a Nietzsche por las citas que hacía el roquero norteamericano del filósofo alemán en sus composiciones.

Y hace poco más de un mes, Santiago Auserón, el que fuera cantante de Radio Futura, después reencarnado en Juan Perro: leía su tesis titulada Música en los fundamentos del logos en la Universidad Complutense, siendo investido doctor en Filosofía.


No es que Auserón haya trufado sus canciones de citas filosóficas o literarias, pero es indudable que su obra tiene un poso que trasluce bien la riqueza de sus referentes. Y si seguimos instalados en músicos que copaban las listas de éxitos allá por los 80, es curioso constatar la cantidad de grupos y solistas que aún renegando de los de la pana (los cantautores que les precedieron, tan aficionados a recurrir a clásicos literarios), se remitían a la literatura para inspirarse. 

A vuela pluma, nos vienen a la memoria temas como el kafkiano Colecciono moscas de Golpes Bajos (su clásico Malos tiempos para la lírica, ya era todo un manifiesto literario en forma de canción pop); a la Orquesta Mondragón, algunos de sus éxitos se los escribió directamente el poeta Luis Alberto de Cuenca; Carlos Berlanga era un compositor omnívoro culturalmente cuyas referencias literarias, cinematográficas o provenientes del mundo del cómic se contaban por mil.

Pero las referencias cultas no eran exclusivas de los grupos encuadrados en lo que se dio en denominar movida; también grupos tan dirigidos a las masas como Mecano, se recreaban con asiduidad en lo literario: desde la lorquiana Hijo de la luna o Cruz de navajas, hasta la poesía de Gertrude Stein en Una rosa es una rosa

Este post nos está quedando un poco viejoven con tanta referencia a los 80, ni que esto fuera un especial de Cachitos de hierro y cromo. Pero lo cierto es que en la actualidad, aunque figuras como Madonna, publiquen en su cuenta de Instagram, fotos con textos incitando a la lectura, es difícil encontrar universos creativos tan repletos de referencias literarias, como en el pasado lo fueron los de figuras como: Patti Smith, The Doors, Bob Dylan o Morrisey. 

¡Atrévete a leer un libro este fin de semana!
¿Guerra y paz? ¿Matar a un ruiseñor?
¿El guardían entre el centeno?¿El corazón es un cazador solitario?
¿Por quién doblan las campanas? ¿El ruido y la furia? 
¿La habitación de Giovanni?¿La campana de cristal? 
Estos libros cambiaron mi vida

En la cada vez más estandarizada escena de la música que llega de forma masiva a los jóvenes, encontrar pistas, referencias o influencias literarias en géneros como el reguetón, o el EDM (música electrónica de baile) es más difícil, que escuchar un hit de éxito con más de cuatro acordes (y que nadie interprete esto como una crítica).

E inevitablemente volvemos a figuras que aún manteniéndose presentes en la escena actual, provienen de largas carreras y cuyo alcance masivo se ha reducido entre los más jóvenes.

El anticipo del último disco de David Bowie en forma de vídeo, Blackstar, es un auténtico vendaval de referencias, no sólo literarias, a la ciencia ficción. Y una devota fiel al universo de Bowie como es Alaska, exhibía recientemente su biblioteca personal a través un reportaje que da numerosas pistas para cualquier fan o no de la música de Fangoria.



Una biblioteca que ahora podrá tener perfectamente ordenada, clasificada y catalogada gracias a que su marido Mario Vaquerizo (y aquí volvemos al extraño tándem Houellebecq-Vaquerizo) se ha matriculado en Biblioteconomía, empeñado en sumar a su currículum el ser bibliotecario titulado.

Que el universo cultural de Alaska es interesante, independientemente de que te guste o no su música y demás actividades mediáticas; es algo casi incontestable. Por eso precisamente acudimos a ella como colaboradora en nuestra segunda Brújula para tebeos, y desde entonces recibimos puntualmente cada Navidad el christmas que realizan conjuntamente las Nancys Rubias y Fangoria.



Pero si hablamos de christmas navideños y de Mario Vaquerizo, el que han llevado a cabo nuestras compañeras de la Biblioteca Salvador García Aguilar de Molina de Segura se lleva la palma. Si hace unos meses nos trajeron a Houellebecq en persona, ahora nos sorprenden sacándole una felicitación navideña dedicada, al aspirante a bibliotecario más mediático.

Que les tenemos tirria por todo lo que hacen, y lo bien que lo hacen, se lo hemos dicho en varias ocasiones; pero no sólo a ellas, sino a muchos otros profesionales de la Red de Bibliotecas de la Región de Murcia, que con recursos escasísimos y pocos apoyos, consiguen mantener sus bibliotecas vivas y activas de manera envidiable.

Bienvenido sea pues Mario Vaquerizo al gremio bibliotecario, si con ello conseguimos que algunos de sus seguidores, se interesen algo más por las bibliotecas y la lectura al tener un representante tan pop: