sábado, 30 de abril de 2016

puZle 2016 [marzo]


Rómpete la cabeza pinchando en las letras verdes



Se supone que con el mes de marzo empieza la primavera, pero decir algo así en Murcia es harto arriesgado (y más todavía después del ¿invierno? que hemos tenido). Tal vez sea por eso que la murcianía se nos licuaba en un post en el que, curiosamente, se citaba a Zygmunt Bauman; sin tener ni idea de que dentro de unos días participará en el SOS 4.8. Sus reflexiones sobre la identidad líquida de estos tiempos más allá de la postmodernidad, se entrelazaban con los efluvios de las Fiestas de Primavera; en un combinado que hacia aguas por todas partes, a cuenta de los lugares comunes que recaen sobre Murcia y los murcianos.

Marzo ventoso no ha hecho a abril lluvioso, como asegura el refrán; pero sí nos dio pie para recrearnos en un libro hecho con viento, que resultaba de lo más evocador.


La pieza gastronómica del mes más allá de los paparajotes, vino de la mano de reposteria fina en forma de tartas. No sabemos si estaremos en condiciones para celebrar el 20 aniversario de la BRMU como se merece, pero propuestas de tartas de celebración no nos faltaron en el post más goloso del mes.


El resto de piezas para completar el puzle provinieron de una propuesta de financiación para bibliotecas, que lleva la polémica incorporada en Durmiendo con su enemigo. Que algo así encaje o no encaje en la idea que tenemos de lo que debe ser un servicio público, sólo dependerá del respaldo que sigamos teniendo las bibliotecas.

Cervantes se adelantó a su tiempo en muchas cosas, así que es normal que también se adelantara al mes de su aniversario en este blog. ¿Quién es más pop, Shakespeare o Cervantes?, un debate que se planteaba como anticipo de lo habría de llegar en el Día Internacional del Libro.

Y precisamente su creación más célebre, el hidalgo de La Mancha, si lo trasladásemos a nuestros días, para más de uno no sería más que un friki (tan prosaicos se han vuelto los tiempos). Y algo de idealistas, y mucho de soñadores es lo que tienen los integrantes del. Lobby friki



Con este último post, entregamos la crónica del cierre de esta línea de agitación cultural;  que ahora nos parece tan conectada con el aniversario cervantino.Y es que su eslogan: si nada te apasiona, eres un zombi, es un lema que bien podría haber hecho suyo Don Quijote, de haber existido los zombis en el XVII.


viernes, 29 de abril de 2016

Adrenalina en versos

 

Responder las preguntas de un examen bajo la presión del reloj, es una experiencia que quien más, quien menos, ha experimentado alguna vez. Pero cuando se trata de escribir un texto con caracter literario; ya se sabe que las musas son huidizas y caprichosas, y si encima les metemos prisa: lo más seguro es que se esfumen dejando como mucho un folio emborronado, o una pantalla con el cursor insidiosamente parpadeante.

Escribir este post en vivo y en directo y con un cronómetro marcando el ritmo; sería una experiencia que nos vamos a ahorrar. Para agobiarse escribiendo, ¿no están ya las redes sociales y su proverbial facilidad para meter la pata?

Pero para los participantes en las Jam sessions que organiza el proyecto de Marcos Xalabardet, Escritura en vivo, lo de la premura y la improvisación a la hora de escribir se transforma en estímulo, en lugar de incordio. El término Jam session, como todo amante del jazz sabe, proviene de esas reuniones entre músicos que improvisan; y que a algunos les pueden parecer una maravilla, cuando hay auténtico talento y hallazgos felices, y a otros una agonía que se alarga eternamente.

Participantes en el VI Slam de escritura organizado por Escritura en vivo


Como reza en su web, Escritura en vivo busca fomentar la lectura y la escritura en personas de todas las edades y países. La Jam de escritura importa la idea desde Argentina, se trata de los combates entre púgiles literarios enmascarados, a los que se le dan tres palabras y cinco minutos para improvisar una historia. Ya hablamos de ello en Luchalibro (que así se denomina en Argentina); algo que llevan haciendo en Canarias desde 2012.





Pero el proyecto Escritura en vivo ofrece nuevas posibilidades, que nos están haciendo salivar (por decir algo) pensando en lo bien que quedarían en cualquier biblioteca. Así podríamos organizar desde un Improtext, a un Concertext, o un Texteatro:

  • Improtext consiste en improvisar historias el escritor junto a un músico.
  • Concertext se trata de un concierto de escritores, en el cual los literatos improvisan historias a petición del público. 
  • Texteatr, una evolución del Concertext que implica representación del texto.

Si ya de por sí los 140 caracteres de un tuit implican presión, hay que gustar de emociones fuertes para participar en una Slam de Escritura. El Slam es un competición entre escritores que improvisan a lo largo de diferentes rondas en las que ponen a prueba su creatividad. El público otorga las puntuaciones y proclama al campeón.

Para añadir un poco más de presión (por si no era ya suficiente) se proponen diferentes pruebas: desde escribir a partir de olores, hacer retratos en vivo de alguien del público o poner subtítulos a una película en directo.

Las semejanzas con las batallas de gallos del hip hop son evidentes, pero si nos ponemos a recordar, también tendríamos que citar un antecedente que no sabemos si a muchos de los participantes agradaría: el humorista Moncho Borrajo. Probablemente, los referentes de Eloy Fernández Porta y el representante del movimiento literario Generación Nocilla, Agustín Fernández Mallo, que componen el dúo de spoken word Fernández y Fernández: resultarán mucho más cool.

Fernández y Fernández (Eloy Fernández Porta y Agustín Fernández Mallo)
en plena actuación

Sea como sea, convertir la literatura en una competición puede resultar divertido siempre que se tome como juego. La buena literatura requiere de reflexión y tiempo; pero este tipo de eventos que estimulan la lectura y la creatividad deberían convertirse en clásicos dentro de las programaciones de actividades culturales de cualquier biblioteca.

Si todos estos eventos de improvisación literaria en vivo tienen una gran deuda con el hip hop; a su vez, los intérpretes de hip hop que quieren superarse y no quedarse en puro cliché, saben que su fuente ha de ser la literatura. Una justicia poética que ha puesto cada cosa en su sitio, y que hace que los extremos se toquen; y así los cantautores de los 70 (que tanto hicieron por popularizar la literatura a través de la música) encuentran sus insospechados sucesores en los gallos del hip hop.

A Kendrik Lamar ya no hay quien lo pare, ya se habla de él como el Bob Dylan del siglo XXI, la gran esperanza negra. Su último disco To Bimp a Butterfly, según los medios más exigentes está llamado a ser un clásico del nuevo siglo, por su calidad y fuerte carga social en letras y temáticas. No es improvisación, pero da idea de hasta dónde puede llegar la creación cuando se deja libre.


miércoles, 27 de abril de 2016

Artesanía digital


Recrear el pasado siempre conlleva un porcentaje de representación. Como bien informa uno de los vinilos con los que hemos decorado nuestras salas para celebrar a Cervantes en la BRMU: no existen retratos fidedignos de Cervantes. Este punto también ha servido para una de las vitrinas más interesantes de la exposición que, hasta finales de mayo, luce estupenda en nuestra sala de exposiciones. Como nos apunta el folleto:

"descifrar los rasgos del autor de las Novelas ejemplares, es asistir a una competición entre ilustradores desde el siglo XVIII en adelante que lucen en el primer capítulo de la exposición. Una selección de retratos que en plena dictadura de la imagen digital, se convierte en un Instagram sin otro filtro que no sea el del mito"

El pecado más grave a la hora de representar tiempos pasados pre-fotografía: es que al dibujarlos/versionarlos lo hagamos desde los valores y puntos de vista actuales. Acusar de racista a Tintín por su aventura en el Congo, es tan tonto como interponer una denuncia contra Bette Davis por fomentar el cáncer de pulmón en sus películas.

Y sin remontarnos mucho: comparar el encanto camp de los efectos visuales de una película de Ray Harryhausen, con los de la última superproducción del Hollywood actual, es injusto. Pero no para las películas viejunas de Harryhausen, sino para las actuales, que ni con todos los prodigios digitales actuales pueden emular el encanto que en cambio desprendían aquellas.

Arriba la Medusa artesanal de Ray Harryhausen en Furia de titanes (1981),
debajo la Medusa digital de la versión de 2010

Alexey Zakharov es un diseñador gráfico ruso que, en cambio, ha sabido mezclar lo mejor de los dos mundos. Su cortometraje El viejo Nuevo Mundo, es una compilación de fotografías fechadas entre 1900 y 1940, de ciudades como Washington, Detroit, Boston y Baltimore. El buen gusto al animar esta sucesión fotografías antiguas, no sabemos si reproduce fielmente lo que era la vida cotidiana en aquellos años; pero consigue combinar con buen gusto los prodigios digitales con la poesía de lo artesanal.

"The Old New World" (Photo-based animation project) from seccovan on Vimeo.

viernes, 22 de abril de 2016

Cervantes en la BRMU



El jueves día 21 de abril, dos días antes del Día del Libro 2016 lanzamos desde la BRMU gran parte de la programación para festejar el aniversario de Cervantes. Pero como nos gusta sacar los pies del tiesto aunque sea un poco, nosotros celebramos el 380º aniversario. La diferencia hasta los 400, es el tiempo desde que se inauguró la BRMU en su actual emplazamiento: 20 años durante los cuales la Biblioteca ha estado celebrando día a día al genial autor del Quijote.



Algunos de los documentos expuestos
en la sala de exposiciones hasta el 30 de mayo


La programación que arrancó el jueves promete ser de lo más intensa. En la sala de exposiciones se ha inaugurado Cervantes en la BRMU: una cuidada selección de fondos de la Biblioteca, que incluye libros, cómics, películas, barajas, sellos y otros artículos que permiten abordar el universo cervantino desde prismas muy diversos.

Paralelamente en la planta 0, lucen las obras de Sioni López, Mayte Ayala, JGMiedes y Sofía Martínez: cuatro de los mayores talentos del campo de la ilustracion murciana miembros del Colectivo Ilustra (no por nada con residencia artística en la BRMU). Sus obras reinterpretan la imaginería cervantina en clave de géneros del cómic tales como: los superhéroes, el manga o el underground.

Obras de Sofía Martinez y Mayte Ayala para la exposición
del Colectivo Ilustra en la planta 0
Obras de Sioni López y JG Miedes del mundo cervantino en clave
manga y del género de los superhéroes

También en la planta 0 estrenamos Picoesquina cervantino: libros, películas y cómics en torno a la obra y la figura del manco de Lepanto, que se ofrecen para su préstamo a domicilio junto al Photocall cervantino.Un Cervantes con cierto aire hipster, espera a todo el que quiera inmortalizarse en un selfie junto a él; y luego compartir la foto en las redes con el hashtag #CervantesBRMU.

Babú, la mascota de Infantil, ha hecho buenas migas
con nuestro Cervantes hipster

El viernes 22, dos bibliobúses llevarán la programación hasta el centro de Murcia. Desde la 10 de la mañana hasta las 19:00 h., se regalarán libros a todo aquel que quiera visitar uno de estos bibliobúses, que estarán instalados en la Avenida de la Libertad, y en la plaza de la Cruz Roja de Murcia.

Pero no acaban aquí ni mucho menos las propuestas, la Biblioteca se reserva algunas sorpresas para próximas semanas que prometen sorprender a más de uno. Pero somos conscientes de que por mucho que hiciéramos, necesitaríamos muchas más BRMU para abarcar todo lo que se podría hablar y celebrar sobre Cervantes: por eso te emplazamos desde ya para la celebración del 480 aniversario.







 

lunes, 18 de abril de 2016

La BRMU protagonista a su pesar



No vamos a aparentar una falsa modestia que no nos va nada. Que la BRMU aparezca en los medios, que se hable de ella (a ser posible bien), que sus propuestas tengan publicidad, que noticias nuestras se vuelvan virales: nos gusta por lo que significa de que algo estaremos haciendo bien. Pero durante las últimas semanas, la BRMU está siendo noticia por asuntos que ojala no la hubiesen convertido nunca en protagonista.



Los recortes en los presupuestos que afectan al horario de fines de semana, festivos y periodos vacacionales, y hasta cuestiones tan cotidianas e indispensables como la factura de la luz, los carnés o los sistemas antihurtos: han hecho que la BRMU esté en boca de muchos.


Pero como en todo, siempre hay un lado positivo. Tanto la campaña de firmas abierta en Change.org por el médico José Javier Berenguer (cerca de 15.000 a día de hoy); como las recogidas físicamente en las hojas que han estado disponibles en los distintos mostradores de la biblioteca (más de 8.400 firmas): no han hecho más que darnos alas sin necesidad de refresco energizante de por medio.

Algumos de los marcapáginas diseñados
por artistas del Colectivo Ilustra

El apoyo que hemos recibido durante estas semanas ha sido tan emocionante; que no sabemos cómo agradecer a nuestros usuarios la forma en que se han volcado para defender su biblioteca. Desde asociaciones estudiantiles, al Colectivo Ilustra (de ellos son los marcapáginas que se repartieron la concentración del sábado 16), y miles de usuarios que a través de las redes sociales, memes de lo más ingeniosos, o llevándose hojas para ayudar en la recogida de firmas: han hecho que las palabras con que cerrábamos el post Murcianía líquida se hagan más ciertas que nunca:

“que los ciudadanos se impliquen en defender a las instituciones culturales de su sociedad, es la mejor manera de construir libremente nuestra propia identidad.”



En latitudes tan lejanas geográficamente, pero próximas culturalmente, como Buenos Aires: los recortes y despidos de personal en la Biblioteca Nacional argentina han motivado una oleada de solidaridad y protestas por parte de intelectuales y escritores de ámbito internacional. No aspiramos a provocar adhesiones de tal altura, pero que los representantes de la cultura defiendan las bibliotecas es siempre síntoma de la salud intelectual de una sociedad.

El Agradecidos y emocionados de Lina Morgan se nos queda corto (aunque si hubiera lo que tendría que haber, el personal debería rodar un flashmob al ritmo de esta canción, mientras bailan en la escalinata de la biblioteca. Lo de las plumas y marabúes ya sería opcional). Como dudamos mucho de las habilidades danzarinas de gran parte de la plantilla (con honrosas excepciones), por el momento sólo podemos decir: gracias, gracias, gracias por defender lo que es vuestro.

jueves, 14 de abril de 2016

Leyendo sin manos y sobre ruedas




En Capitalismo canalla, César Rendueles nos describe la historia del capitalismo de los últimos siglos, y deja en muy mal lugar a frases hechas que glorifican al trabajo (asalariado se entiende) como el gran leitmotiv de nuestras vidas.

Mediante un recorrido hecho por la literatura que ha marcado a este sociólogo y filósofo, asistimos a un progresivo desguace del discurso dominante que se ha promovido desde el poder, desde mucho antes de que Reagan y Tatcher se amaran locamente en los 80.

El sudor de la frente, los callos en las manos como signos del esfuerzo, y de una vida con sentido: es un discurso que habría que empezar a desaprender o cuestionar. Y si es así con el trabajo, ¿qué no va a ser con el ocio?



Como prueban las deliciosas ilustraciones con las que se lanzaba el Soporte de lectura para el voluminoso Diccionario Holder en 1892. Fabricado por la empresa de Ohio, Holloway, su frase publicitaria lo dejaba claro:

"Los lectores y pensadores no son gente perezosa. Cualquier cosa que pueda conservar su fuerza física es útil"

El soporte de lectura Holloway estaba diseñado en madera y metal, con un tabla ajustable para graduar la altura del diccionario; se completaba con una lámpara, soporte para colocar libros en los laterales, y ruedas que permitían desplazarlo del salón al jardín, el baño o el dormitorio: logrando así una concentración absoluta en la lectura en cualquier estancia de la casa.

¿No sería una maravilla contar con algo así en la BRMU? Ya hablábamos en Posos de café. Segunda taza de algunos de los coffee table books que poseemos en nuestras colecciones; así que deberíamos sin falta, encargar un diseño similar en algún taller local. Si lo completamos con un sillón de esos que dan masajes, entonces ríete tú de los sillones de la Comicteca para echar una cabezada.

Pero los tiempos avanzan que es una barbaridad. Sólo hay que ver las adaptaciones que posteriormente ha conocido la idea de leer sin manos. Bastante más simple que el elaborado artilugio de nuestros antepasados; pero el soporte-parasol para la lectura tampoco está mal pensado, sobre todo para el largo verano murciano.



Aunque el más revolucionario quizás, sea el que lanzaba hace unos días el gigante Google. La bicicleta que se conduce sola ha sido el invento definitivo a la espera del coche que se conduzca solo. Como no podía ser de otro modo el lanzamiento de tan ecológico y revolucionario medio de transporte y lectura (esta última utilidad se la ponemos nosotros, que para eso esto es el blog de una biblioteca) tenía que ser en la ciudad con más bicicletas por metro cuadrado de Europa: Ámsterdam.

Logo de la campaña Ride for reading
Los testimonios de los primeros holandeses que han probado el invento, no pueden resultar más convincentes (a la que declara que resulta ideal para trabajar mientras vas en ella, le enviaríamos rápidamente un ejemplar de Capitalismo canalla). Que todo sea resultado de una broma de la empresa para celebrar el April Fools' Day (el día de los inocentes anglosajón) no nos importa lo más mínimo.

Deberíamos exportarla a Murcia desde ya mismo, así el Ayuntamiento no tendría que meter en vereda con multas a tanto ciclista que confunde las aceras con un circuito de carreras. Seguro que las bicicletas inteligentes rigiéndose por las leyes robóticas de Asimov (2ª ley: un robot no hará daño a un humano, ni lo permitirá), respetarían la integridad de los sufridos peatones, que han pasado a ser las víctimas propiciatorias de tanto ecologista sobre ruedas.

Tal cual como los artesanos (y aquí va el puntito demagógico) lo fueron de las ruedas de la industrialización que los arrolló en el XIX, según nos relata el ensayo con el que abríamos el post.





viernes, 8 de abril de 2016

De cameos y viñetas

¿Cómo hacer un cameo en una película que protagonizan ocho náufragos en una barca?: apareciendo en un periódico que hay en la barca. Hitchcock en su cameo más rocambolesco



Si hay un director de cine que hizo de los cameos una de sus señas de identidad, ese fue Alfred Hitcock. Lo que inició como un divertido guiño, terminó volviéndose en su contra: cuando el público estaba más pendiente de cuándo aparecería su oronda figura en pantalla, que en la trama de la película. Tanto fue así, que el cineasta inglés tomó la decisión de aparecer en las primeras escenas, para que una vez cumplido el trámite: los espectadores se centraran en la película.

En el cine, lo de los cameos ha sido desde siempre de lo más habitual. Nuestro Pedro Almodóvar (de rabiosa actualidad cinematográfica y extracinematográfica) siempre ha sido un cultivador de estos guiños en su cine: de su madre o su hermano, a Bimba Bosé o el diseñador David Delfín en su última película. Aunque sin estadísticas que lo corroboren, quizás sea Santiago Segura en su saga Torrente, el que más haya abusado de estas pequeñas bromas.

Almodovar dando instrucciones a Chus Lampreave y a su madre,
para una escena de ¿Qué he hecho yo para merecer esto?



Lo que no ha sido tan habitual es que dichos cameos se den en el cómic. Personajes de cómics inspirados en actores o personas reales siempre han existido; pero que determinados protagonistas de la actualidad pasen a convertirse en personajes de cómic puede servir tanto de homenaje, como de crítica soterrada.

En el caso del añorado y querido Constantino Romero, sin duda el cameo en viñetas se ha hecho desde el cariño. Nuestra compañera Chari (que por mucho que lo disimule, es una bibliofriki de primera) nos ha pasado la noticia sobre el dibujante valenciano Salvador Larroca que rinde homenaje al gran Constantino, convirtiéndolo en personaje del último cómic que de Star wars ha dibujado para la Marvel. La mítica frase de Soy tu padre, pese a la mejora en el nivel de inglés de las nuevas generaciones: quedará para siempre asociada en nuestro país a la voz de Constantino, con lo cual el cameo-homenaje sólo podía ser en un cómic de Star wars.




La periodista Leticia Ortiz en cómic
Otros cameos recientes en viñetas, ya están sujetos a más discusiones sobre el sentido amable o crítico del guiño en cuestión. Desde la aparición de un personaje con los rasgos del polémico tertuliano y director de La Razón: Francisco Maruhenda, en un cómic dibujado por el murcianoDaniel Acuña; pasando por los más lejanos cameos del traje del rey emérito Juan Carlos para vestir al villano de los X-Men, o su nuera y actual reina, Leticia.



Aunque si de dibujantes murcianos de repercusión internacional hablamos, sin duda Salva Espín lleva trufando sus viñetas de referencias de lo más cercanas y reconocibles para cualquier murciano; que lógicamente pasarán desapercibidas para sus jefes en la mítica editorial estadounidense Marvel, para la cual trabaja. Desde situar a los superhéroes de Los exiliados en plena plaza del Cardenal Belluga, a retratar a personajes autóctonos como Superperrete, o a su socio Antonio García en la tienda 7 héroes, cuya fachada también se ha filtrado en más de uno de los cómics dibujados por él. Lo yanqui nunca había resultado tan murciano como ahora.