jueves, 24 de septiembre de 2015

Divina estás, preparada para la biblioteca





Vargas Llosa en La civilización del espectáculo


No es que queramos enmendarle la plana nada menos que a un premio Nobel como Vargas Llosa, pero en la BRMU aspiramos a acogerlo todo (siempre que sirva para aprehender el mundo en que vivimos). A la moda le abrimos las puertas de par en par gracias a nuestra Pasarela BRMU (y una vez abiertas, ya se quedan abiertas para siempre); a la gastronomía ya la celebramos hace años, y tenemos pendiente recuperarla; pero al arte y la filosofía, las llevamos celebrando en las bibliotecas toda la vida.

Todo suma, nada resta cuando se habla de cultura en una biblioteca pública. Pero mientras surge algún nuevo proyecto, nos ha encantado la unión que la ilustradora Gretchen Röehrs hace entre comida y moda. Algunas de sus ilustraciones comestibles desfilan por este post en el que la moda vuelve a ser protagonista por varias razones.



En el último número de la revista Mibiblioteca, la diseñadora de moda Agatha Ruiz de la Prada declara en una entrevista:

“la profesión bibliotecaria me parece apasionante porque otra de las cosas que me entusiasma es ordenar. Ordenar libros es lo que más me gusta del mundo. Por eso, ser bibliotecario me parece ¡una profesión soñada!”

Estas declaraciones unidas a la noticia de que la estrella mediática Mario Vaquerizo, acaba de matricularse en Información y Documentación (los estudios conocidos hace unos años como Biblioteconomía y Documentación), cumpliendo el sueño del que hablábamos en Ser bibliotecario, es lo más: no sabemos si puede interpretarse como el definitivo canto de cisne de la profesión.




No, por favor, que nadie nos malinterprete. Nos encantaría contar tanto con Agatha Ruiz de la Prada, como con Mario Vaquerizo en nuestra plantilla (de hecho ya invitamos a este último, en el post antes mencionado, a hacer las prácticas en nuestro centro. Así como a su mujer Alaska, que mucho antes que él, ya declaraba su amor por la profesión; como tantos otros artistas: Keith Richards, Eduardo Arroyo...).

Y es que, llámennos agoreros, pero cuando tanta figura relevante y exitosa idealiza a una profesión, con tanta insistencia, una de dos: o es que resulta muy exótica (y por lo tanto, más propia de un mundo pretérito que del actual), o que resulta entrañable, lo que aún suena peor a la hora de hablar de una profesión empecinada en estar a la última.

El caso es que a tenor de este aluvión de adhesiones bibliotecarias por parte de celebridades; pareciera que las bibliotecas estuviéramos de moda. No nos atrevemos a asegurarlo, pero lo que sí tenemos claro es que lo que ha estado de moda en la BRMU durante los últimos meses, ha sido la propia moda.


El próximo 2 de octubre, dos de los protagonistas de nuestra Pasarela BRMU presentan sus nuevas colecciones en el Centro Párraga de Murcia. Pedro Lobo y el dúo de diseñadoras Las culpaSS, desvelarán sus nuevos mundos creativos en un desfile que, en un principio, estaba pensado hacer en las salas de nuestra biblioteca.



Finalmente, y por razones ajenas a nuestra voluntad, (como decían hace muuuchos años en TVE ante problemas técnicos), no ha podido ser; y la idea de realizar un desfile en nuestras salas, largamente acariciado desde los inicios de nuestra Pasarela BRMU, queda guardado a la espera de nuevas oportunidades. Titis clothing y Fernando Aliaga, otros de los diseñadores que protagonizaron la Pasarela BRMU (junto con Constanza Mas y Carmen Ramil), hubiesen presentado también sus nuevas colecciones. Pero nuestro proyecto iba más allá.

Patrícia Soley-Beltran ganadora del premio Anagrama de ensayo 2015 con su obra: ¡Divinas! Modelos, poder y mentiras (que por supuesto formó parte de la selección de obras para la Pasarela BRMU), estaba confirmada para dar una conferencia, previa al desfile, que se prometía apasionante.


Patrícia Soley en su carrera como modelo con look ochentero total,
y poco antes de abandonar la moda

Patrícia fue modelo y actriz durante la década de los 80. Al repasar algunas de las campañas publicitarias y reportajes de moda que protagonizó, es posible que muchos la recuerden; pero sobre todo, recuerden el tipo de chica que encarnaba, y que ella ayudó a crear. Una vez dejó la moda, o la moda la dejó a ella con tan sólo 25 años; marchó a Reino Unido a iniciar una carrera académica que la convertiría en licenciada en Historia Cultural en Aberdeen, y en doctora en Sociología del género por la Universidad de Edimburgo.

No es muy habitual el que una investigadora sea, a su vez, sujeto de su investigación; pero precisamente lo que da un valor único a su aproximación a la figura de la modelo como símbolo capitalista, al poder de la imagen en nuestra sociedad, y a la teoría de género: es el hecho de haber sido modelo. Como bien cuenta al principio del ensayo, ella aspiraba a ser un cruce entre su adorada Rita Hayworth y un intelectual francés; y a tenor de su interesantísima presentación en el foro TEDx Barcelona Women (que puede verse completo en este enlace) puede decirse que lo ha conseguido.

Patrícia Soley-Beltran en su TEDx Barcelona,
 bajo la imagen de Rita Hayworth y Foucault


La obra deJudith Butler: un corpus 
teórico perfecto para acompañar
una reflexión sobre la moda

El ensayo no es sólo interesante, ameno y divertido, sino que arroja una mirada privilegiada sobre el mundo de la moda; y sobre el mundo académico. Resulta impagable la anécdota de cómo algunos de sus colegas universitarios, le aconsejaban tener un aspecto menos glamuroso para ganar respetabilidad como intelectual (y que nos ha recordado al vídeo de Cómo intelectualizar la mirada). Está claro que ninguno estamos a salvo de prejuicios y clichés; por eso la visión que nos ofrece la ex modelo socióloga es una oportunidad de limpiarnos la mirada, y no aceptar totalitarismos estéticos, ni éticos.

Queda pendiente, pues, el fascinante tándem que formarían: la charla de Patrícia Soley-Beltran con el complemento del desfile de diseñadores murcianos en la BRMU: sería una ocasión para replantearnos el concepto de cultura en el siglo XXI, en el que las bibliotecas deberían estar más presentes que nunca.

Divina estás, preparada para el baile, cantaban los Radio Futura allá por los 80, en una canción dedicada precisamente a nuestra aspirante a bibliotecaria: Alaska. Pero como Soley-Beltran tiene como referente a Judith Butler (además de haber traducido libros suyos): la filósofa que en los 90, defendió por primera vez la idea de que el género es una construcción social: vamos a cerrar con la jocosa parodia que del mundo de las supermodelos hizo precisamente la drag queen Ru Paul en 1993.