viernes, 20 de junio de 2014

La mano que mece a la biblioteca















Que estamos expectantes de la aplazada, sine díe, ley de mecenazgo, es algo que hemos dejado claro en numerosas entradas de los últimos tiempos. Por eso cuando saltó la primera noticia en torno a la plataforma de crowfunding cultural Mecenable, de próximo lanzamiento, nos llevamos una sorpresa.

La primera película española financiada mediante
crowfunding

El crowfunding es ya una práctica más que extendida en diversos ámbitos culturales. Son muchos los artistas, creadores y emprendedores que recurren a esta búsqueda de fuentes de financiación a través de Internet para llevar a cabo sus proyectos. ¿Qué mejor manera de demostrar lo mucho que te gusta un creador, proyecto o artista que financiarlo? Una manera de compensar los estragos que la piratería está infligiendo en el mundo cultural, y una forma de sentirse parte del proyecto de tu artista o institución favorita.

La iniciativa reciente más original es este sentido, ha sido la del escritor George R.R. Martin, que ha creado una campaña de crowfunding para recaudar fondos para un santuario de lobos. Para motivar a sus fans, les ha prometido varios premios, y entre ellos el convertirlos en personajes de su próxima novela, en la que terminarán, como es habitual en el autor, trágicamente.

Todo esto nos ha recordado al maravilloso spot publicitario de los hoteles Shangri-La. Lobos, protección, aunar esfuerzos ante situaciones adversas, en definitiva, supervivencia:




El duo musical Ellos, también recurrió al
crowfunding

 En la Biblioteca Regional ya lo hemos contado varias veces, estamos buscando otras vías de financiación
más allá de los estilizados presupuestos públicos. No es fácil, nadie está especialmente boyante, pero hemos conseguido algunos logros en actividades de la sección Infantil y Juvenil por ejemplo, con la empresa Ferroser; o en nuestra última acción artístico-bibliotecaria con la empresa Tahe, la discoteca Teatre, o las peluquerías colaboradoras (Cánovas Hairculture, Españolo, JHD Peluqueros, Kela&Colás y NTX). Pero, ¿y si pidiéramos financiación directamente a empresas interesadas en aprovechar el potencial publicitario de nuestras instalaciones?

El cómic Brigada financiado por crowfunding
Y aquí arranca el debate. Las bibliotecas públicas ya estamos financiadas por los impuestos que pagamos entre todos; pero ante la situación que estamos viviendo: ¿sería tan descabellado que los particulares que quisieran más actividades, más adquisiciones, más propuestas culturales, o que simplemente les gusta una iniciativa concreta: la financiasen a través de una plataforma como Mecenable?

En el caso de las empresas no tanto, después de todo se les ofrece un escaparate privilegiado para publicitarse y mejorar su imagen social a través de su apoyo a la cultura; pero en el caso de los ciudadanos de a pie, surgen muchas otras objeciones. La mano que mece a las bibliotecas es, y debe ser, pública, pero ¿qué problema hay para que la otra mano pueda ser privada para cuestiones puntuales? En los Estados Unidos, cuestiones así ni se plantean, directamente las llevan a cabo.

Diagonal, el periódico financiado por crowfunding

Si Mecenable funciona correctamente, no habrá problema en que proyectos finiquitados (como por ejemplo nuestros Packs de préstamo, o paralizados, como nuestra Bebeteca) pudieran retomarse. Es algo voluntario, si nadie participa, tampoco se perdería nada. Para ello, la transparencia más absoluta, se da por supuesta. En este caso, aquello de que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda, no vale. No es cuestión de caridad, sino de participación y apoyo público.

Podemos, el partido político sorpresa se financia en parte a través de
crowfunding


Y para concluir, ¿qué mejor que una de las artistas que recientemente ha recurrido al crowfunding? Amanda Palmer casi se ha convertido en una activista de esta forma de financiación, en esta versión del No surprises de Radiohead aparece con el agua al cuello. Un símil perfecto para la situación en que se encuentra el sector de la cultura (como muchos otros).

Lo más esperanzador es que pese a terminar sumergida, no se ahoga en ningún momento: justo lo que aspiramos a conseguir las bibliotecas.

11 comentarios:

Jojo Alguazas dijo...

¡Hola! Os iba a responder por aquí, pero como me ha salido una respuesta tan laaaarga, os lo enlazo por aquí: http://documentalistaparaboss.blogspot.com.es/2014/06/crowfunding-en-la-biblioteca-regional.html

Un saludo

El blog de la BRMU dijo...

Hola Jojo, interesantísimo tu post. Comprendemos cada una de las objeciones que haces a la posibilidad del crowfunding, habíamos pensado en todas ellas, e incluso en alguna más. Por ejemplo, (tal como ya contábamos en McBibliotecas: http://brmu.blogspot.com.es/2012/05/el-perverso-ronald-mcdonald-en-una.html) también hay que tener en cuenta las posibles injerencias en los criterios bibliotecarios de los intereses de los posibles mecenas.

Dejarse subvencionar por empresas privadas también puede tener riesgos para la independencia profesional.

Pero pese a todas esas objeciones, seguimos viendo ventajas en esta posibilidad. Por supuesto que hay que exigir que las administraciones sean las que nos provean de servicios bibliotecarios; pero ello no tiene porque ser óbice para que podamos tener otras fuentes de financiación.

Las ideas que nos planteas nos encantan, entre otras cosas porque ya las hemos contemplado, y las hemos defendido en varias entradas de este blog. En Souvenirs de bibllioteca ya hablamos de la posibilidad de una tienda en nuestras salas, o en Al calor del amor en una biblioteca planteábamos nuestro sueño de aprovechar las magníficas terrazas del centro. Pero estos proyectos lleva mucho tiempo poder ponerlos en marcha y que su viabilidad sea aprobada desde instancias superiores.

Te podemos asegurar que con los presupuestos que nos asignan se están haciendo auténticos malabarismos para mantener una oferta digna. El no hacer nada para intentar seguir avanzando nos quema a muchos profesionales de la biblioteca, y de ahí que barajemos todas las opciones posibles.

El sistema bibliotecario estadounidenses es un ejemplo en muchos sentidos, y allí este tipo de convivencia entre lo público y lo privado se lleva muy bien. Copiemos lo que nos gusta, y dejemos aparte lo que no.

Y ya estamos calentando motores con la próxima acción artístico-bibliotecaria (muchas gracias por tus palabras), pero si no establecemos colaboraciones con el sector privado es muy dificil que sea una realidad. Y es más, el ideal de estas acciones es hacer que lo público también sirva (aparte de para promocionar la cultura, y la creación local) para ayudar a la actividad económica de nuestro entorno, y establecer puentes con el sector privado.

De momento, son posibilidades que no queremos descartar, ya veremos si Mecenable llega a buen puerto, confiamos en que sí. Es una opción que aporta algo de esperanza, pero siempre sin renunciar a la defensa de lo público, que desde siempre ha sido nuestra razón de ser.

Ahora perdona tú el rollo, pero es que tu aportación al debate es tan interesante que no queríamos dejar de compartir nuestro punto de vista.


Ana Ordás dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana Ordás dijo...

Interesante debate, que como parte del equipo de @mecenable, también hemos abordado internamente. Apostamos por un servicio público financiado por las administraciones pero siempre hay que buscar otros caminos... si una biblioteca lanza una campaña no solo tiene que pensar en el éxito económico ya que puede servir para medir el interés de tu comunidad por un servicio. Si se consigue alcanzar la cantidad solicitada a través de microaportaciones se ganan dos cosas: el extra de dinero y el vínculo de confianza que se genera entre el que hace una donación y ese proyecto. Si no se alcanza el objetivo económico se puede utilizar la valiosa retroalimentación que seguro genera la difusión del proyecto para mejorarlo y volver a lanzarlo. A mi modo de ver hay que intentarlo!!! http://anaordas.com/2014/04/08/yo-colaboro-yo-catalogo/

Anónimo dijo...

Las bibliotecas y el mundo empresarial. ¿ Por qué no ?.

De todas formas hay cosas que no debemos olvidar, que es la dependencia. Me explico siempre que su papel sea única y exclusivamente financiero, bienvenido sea...

Sería perfecto que una parte de los beneficios de las empresas se destinaran a sufragar bibliotecas. Pero proyectos interesantes y serios. En tiempos de crisis, sería una extravagancia, que no mirásemos en las necesidades básicas pendientes de satisfacer.

Sólo tendríamos que repasar la pirámide de Maslow, es decir cubrir primero lo que es necesario y después lo que es superfluo, y por supuesto eliminar las apetencias en los bienes giffen, es ahí dónde tengo mis dudas....

Anónimo dijo...

Sanidad, Educación y Cultura. Deben de mantener su independencia frente a voracidad de los mercados?

Y la mantienen deben dejar que estos financien ciertos aspectos de lo que es Público?

La independencia es libertad. Pero a veces hay que hacer ciertas concesiones y siempre que estén bien resueltas pueden ser positivas.

Yo comparo los centros de salud con las bibliotecas. Deben estar cercanas a la gente, porque ambas permiten la salud ( física y mental).
Tenemos una extraordinaria BRMU pero la red es
deficiente. Me explico hay nucleos urbanos que tienen centro de salud pero no biblioteca y si la tiene deja mucho que desear. Lo digo para que si hay iniciativas privadas o públicas que resuelvan situaciones precarias, porque la salud bibliotecaria debe estar al alcance de todos al menos los primeros auxilios.

El blog de la BRMU dijo...

Lo que sí que mantenemos desde luego, es que la cultura (como la sanidad o la educación) deben ser públicas. Sólo así se asegura la cobertura igualitaria y universal; pero este tipo de iniciativas despiertan curiosidad, con todas las lógicas reservas que se quieran poner, y que tan bien argumenta Jojo Alguazas en su blog.

En cualquier caso, resultan de lo más interesantes los intercambios de pros y contras que entre todos estáis planteando. Muchas gracias por vuestras aportaciones.

Jojo Alguazas dijo...

Desde luego veo que el tema despierta bastante interés y no es para menos.

Con todas mis reservas, para proyectos puntuales no me parecería mal y ayer me encontré con un caso que me dio qué pensar.

Visité con una compañera la biblioteca de La Fama. Es bastante pequeña aunque parece bien dotada de material, mesas y sillas, iluminación, etc. No tienen ordenadores pero ya están comprados y los traerán en algún momento. En caso de que siguieran sin ordenadores, ¿sería un proyecto para mecenazgo la compra de uno o dos equipos? ¿y la suscripción a periódicos y revistas alternativos a los más consumidos? Por ejemplo, suscripción a La Marea, eldiario.es,..

Son cosas que me planteo, viendo que hay personas que no ven con malos ojos este tipo de iniciativas

El blog de la BRMU dijo...

Sí que podría ser un caso de mecenazgo la compra de esos ordenadores, y que a cambio la empresa que los diera pudiera publicitar que colabora con la cultura.

Eso no tiene que comprometer para nada la gestión pública de la biblioteca. Ahí deben estar los profesionales para defender siempre lo público, sin menoscabo de colaboraciones puntuales con el sector privado.

Que buena aportación Jojo, lo de tu visita a la Fama.

Anónimo dijo...

La verdad es que estoy muy de acuerdo con JOjo, en lo descuidada que está la Red de Bibliotecas.

No voy a entrar a enumerar los casos pero paso a comentar lo siguiente:


Creo que la BRMU entre sus atribuciones como Servicio Regional de Bibliotecas se encuentar el supervisar el buen estado de la Red, insisto en que es precario en algunos pueblos y si hablamos de pedanias en algunos casos es para ECHARSE A LLORAR.

Espero no defraudar al espiritu triunfalista - chic de la BRMU, LO ni quiero tampoco ser negativo. SÓLO HAY QUE LEER la chincheta de la VERDAD para ver el estado actual de las Bibliotecas de la Red aunque lo suyo es que se supervisara o se inspeccionara, y se pidiera las responsabilidades oportunas al Ayuntamiento en cuestión, vaya es una idea, además asi se hace turismo cultural.

Por lo demás tenemos una BRMU muy glamourosa y estupenda, además de imaginativa, interesante y solidaria.

El blog de la BRMU dijo...

Somos conscientes de las carencias que pueden plantear algunas bibliotecas de la red, pero la BRMU asesora y da apoyo técnico a las bibliotecas de la red, igual que gestionaba la concesión de subvenciones a las bibliotecas (cuando las había); pero cada biblioteca municipal es competencia de su ayuntamiento.

La BRMU pertenece a la administración autonómica, y fuera de esta labor de asesoramiento, ayuda y colaboración en todo lo que sea posible, no puede ir más allá.

Desde hace tres años, semanalmente técnicos de la BRMU, viajan a bibliotecas de distintos municipios para automotizarlas y ayudar a los bibliotecarios. Ya hablamos de este proyecto en el siguiente post: http://brmu.blogspot.com.es/2013/05/tren-con-destino-calasparra-fin-de.html

Esta iniciativa ha partido de personal técnico de la BRMU que voluntariamente ha querido así suplir las carencias que está provocando la actual situación.

De hecho, los vehículos en los que se desplazan dichos técnicos son particulares. Con lo cual se puede hacer una idea del grado de implicación profesional que la BRMU está adoptando en su apoyo a la red de bibliotecas. Estos equipos de personal de la BRMU (10 personas) completan jornadas de trabajo de hasta 10 horas, para así aprovechar al máximo cada viaje; y huelga decir que no reciben por ello dieta alguna, ni compensaciones de ningún tipo. Todo ello lo hacen por su vocación de servicio, y su afán de mejorar las bibliotecas murcianas.


Así como cursos de formación y asesoramiento diario vía email y telefónico. Hasta el momento se han automatizado gracias a estos viajes semanales de los técnicos de la BRMU, las bibliotecas de: Calasparra, Campos del Río, Ricote, y actualmente se está automatizando y organizando la biblioteca de La Unión.

Gracias a todo esto, podemos asegurar que la BRMU está al tanto de la situación de las bibliotecas, y las apoya en todo lo que puede.

Muchas gracias por lo que dices de la BRMU, ojala que poco a poco podamos volver a dar mejores apoyos a la red, y las bibliotecas murcianas sigan puntuando tan alto en el ranking anual de la Federación del Gremio de Editores de España, como hasta ahora lo han hecho.