viernes, 19 de febrero de 2016

Arte y Cómic por el camino de en medio

El brillante cómic mudo sobre el mundo del arte White cube.
En esta página, obligado a elegir entre cómix o arte: el
personaje se enfada, y toma el camino de en medio



Con la Comicteca que tenemos en la BRMU, deseandico estamos (es pensar en ir a la capital, y nos sale la vena Paco Martínez Soria) de comprar un billete para viajar a Madrid, y no perdernos la exposición que la Fundación Telefónica tiene prevista hasta mayo.

Los Vengadores en el París
de Toulouse-Lautrec
El Arte en el cómic, robando una expresión que se ha extendido en la música moderna, es una exposición de covers ilustrados. Es decir, versiones que autores de cómic han hecho de grandes obras de la pintura. Lo que no entendemos mucho es la razón por la cual la han titulado poniendo la A de arte en mayúscula, y la C de cómic en minúscula.

Nuestra invitada estelar en la Brújula para tebeos. Terapias de choque desde la Comicteca (disponible en la web de nuestra Comicteca, que acabamos de actualizar con enlaces a documentos de interés para quien quiera saber más sobre esta sección) la artista pop Alaska, no estaría para nada de acuerdo. Según escribía en su colaboración:

"Una historia contada en viñetas requiere las mismas dosis de talento que otra narrada en renglones seguidos. Autores como Alan Moore no sólo merecen figurar entre los grandes narradores del comic, sino tener su sitio entre los mejores escritores contemporáneos. Y los artistas que ilustran el guión no lo son menos que los que cuelgan su obra en las galerías de arte."

El pintor Luis Gordillo, que también fue otra de nuestras estrellas en dicha Brújula; y al que nadie podría discutirle su autoridad en estos asuntos, nos apostillaba para completar la reflexión:

"El comic ha estado presente en la cultura y especialmente en las artes plásticas del siglo XX y desde hace unos años adquiere unas dimensiones, impensadas en otros tiempos, de diversidad, complejidad, compromiso y belleza."

El cruce menino entre Ibáñez y Velázquez


"Ángel avisando a Jesús que su madre
viene de visita en plena resaca"
El Hematocrítico riéndose a cuenta 
de Philippe de Champaigne

Pero no vamos a entrar en disquisiciones de qué es alta cultura, y qué baja cultura. Es algo tan siglo XX, que no merece darle muchas vueltas (pero esa A mayúscula, y esa c minúscula se nos siguen clavando: no pretendemos equiparar nada, es simplemente que no hace falta mirar por encima del hombro, cuando se trata de cruzar universos creativos).

En fin, a lo que íbamos: brillantes dibujantes de cómics como Milo Manara, Enki Bilal, Bernard Yslaire, Santiago García, nuestra murciana Ana Galvañ (que también fue protagonista de la Brújula 2010), Paco Roca, Juan Díaz Canales, y muchos nombres más de primera fila: reinterpretan pinturas clásicas, estableciendo un diálogo que tiene sus antecedentes en el mismísimo Louvre de París; que lleva desde 2005 publicando una colección de cómics (por supuesto disponibles en nuestra Comicteca) en el que el propio museo y sus fondos forman parte de las historias.

Los irreductibles galos guiando al pueblo


"Ángel robándole la cartera a
una monja durmiendo" 
Francesco Vanni

En España, la entrada por la puerta grande (no por la de detrás como habría sido en otras épocas) del cómic a los museos fue en el 2014, con la colaboración de Miguel Ángel Martín con el Thyssen-Bornemisza a cuenta de su exposición Mitos del Pop. Aunque antes fue la irrupción de Max en la Feria de Arte contemporáneo de Arco 2013.

Confiemos en que sea el principio de una bonita amistad entre los museos y el cómic. En la BRMU exactamente con esa frase y la consabida foto del final de Casablanca, el colectivo Ilustra de Murcia (que aglutina a algunos de los más brillantes creadores de nuestra Región) celebraba la noticia de que acaban de fijar su residencia artística en la Biblioteca.

Era su lugar idóneo, ni siquiera sabemos cómo han tardado tanto en venirse a vivir junto a la Comicteca. Esperemos que sea el arranque de prometedores proyectos, y que nuestro sueño de que la Comicteca sea el semillero de nuevas vocaciones, se vea más reforzado que nunca.




Volviendo a lo de cómic y arte, tenemos un libro que es referente (como todos los de Luis Gasca a la hora de hablar de cómics): La pintura en el cómic.

Un lucido y lúcido ensayo sobre las relaciones entre cómic y pintura creado al alimón entre el citado Luis Gasca y Asier Mensudo (no por casualidad, el comisario de la exposición de la Fundación Telefónica, es precisamente Asier Mensudo).


La balsa de la Medusa en versión de El Víbora


"El Obispo fax"
Cuadro de Vallejo Cósida

Ya desde otro punto de vista más informal, bueno algo más que informal: de auténtico y abierto cachondeo a la hora de abordar el arte, estarían los dos tomos que tenemos en la Comicteca recopilando las publicaciones que ha ido diseminando desde hace años por esos mundos de Internet: el Hematocrítico del Arte. Un afable profesor de educación infantil de Cantabria, que tras su jornada laboral se transforma cual superhéroe (o supervillano según se mire), para ofrecer algunas de las perlas más divertidas a cuenta del arte, cine, televisión o lo que se tercie. De su prolífica coña marinera a cuenta del arte clásico, hemos elegido unos escasos ejemplos con los que acompañar este texto.

Y por cerrar este post con forma de viñeta, recurrimos a otra derivación del dibujo y la ilustración: los dibujos animados. En este genial fragmento de un episodio de Looney Tunes: el Pato Lucas, Bugs Bunny y el irascible Elmer, nos dan toda una lección de arte en pleno museo del Louvre. Podría servir de resumen perfecto de esa relajación en los academicismos acartonados que puede suponer la irrupción del cómic en los museos.