lunes, 7 de marzo de 2016

Lobby friki

El siniestro TIE Pilot encargado de entregar los premios

Bibliofriki 2015-16 echa el cierre. Han sido cuatro meses durante los cuales: la fantasía, la ciencia ficción, la ciencia a secas, los cómics, el terror, las aventuras y todo lo que quepa imaginar en torno al expansivo universo de lo friki, ha animado nuestra biblioteca reafirmándonos aún más si cabe en aquello de que: si nada te apasiona, eres un zombi.

Gracias mil a Sonia MS
por este fantástico cartel
La BRMU ya es bibliofriki de por vida. Gente que vive intensamente sus aficiones, es lo que queremos habitando nuestros espacios. Por otra parte, suele tratarse de un usuario de cuyos intereses y hábitos podemos sacar muchas enseñanzas las bibliotecas.

Viven el consumismo sin complejos, ni coartadas. Son consumidores de productos culturales y de entretenimiento cuyo nivel de exigencia supera a la media. Conforman un target (por ponernos estupendos tirando de argot mercantil) del que dependen las multinacionales del ocio y el entretenimiento; y aunque sea un tanto exagerado: son ellos los que marcan las pautas a las industrias culturales.

Mientras la mayoría se nutre de los productos culturales que diseñan las industrias del entretenimiento sin capacidad para presionar en  nada, salvo por el hecho soberano de pasar por caja o no: el rigor apasionado de lo que se conoce como fandom (colectivo de aficionados acérrimos), marca en muchas ocasiones las pautas a los grandes estudios o multinacionales del ocio.



Una sentencia negativa propagándose por las redes sobre la adaptación de un cómic de culto: y el gran estudio se pone a temblar ante el fracaso que se le avecina. ¿Qué otro segmento de público condiciona hasta ese punto a las multinacionales?

Dictarle a un creador lo que tiene que hacer, es aberrante (ahí están los peligros del crowfunding); pero exigirle a una major (un gran estudio hollywoodense) que no es más que una fábrica, que respete a los que consumen sus productos y cumpla unos mínimos de calidad: es un logro. De ahí al lobby (grupo de presión) sólo hay un paso.



Pero como nos han demostrado una y otra vez, los seguidores y participantes de Bibliofriki han sido de todo menos oscuros manipuladores en las sombras (por mucho que mole el lado oscuro). La última prueba la tuvimos este sábado con la clausura por todo lo alto con el torneo X-Wing que nuestros imprescindibles aliados de 7 héroes tuvieron a bien organizar.


Los orgullosos participantes blandiendo sus carnés de biblioteca


Gente de Almería, Castellón, Albacete, Alicante, Valencia…hicieron suya la biblioteca; y nosotros encantados. El torneo incluía un sorteo en el que para participar era imprescindible tener el carné de la biblioteca. El siniestro representante del lado oscuro (que se puede ver en las fotos) fue el encargado de extraer el carné del ganador de una bolsa; bajo la atenta mirada de la princesa Leia: que desde los carteles diseñados por la estupenda Sonia MS, pedía guardar las formas al personal cual enfermera galáctica.

Después de tanto bueno, ¿es extraño que queramos el título de biblioteca friki para siempre?


 

 Agradecimientos: a Toni y Yoli por haber hecho posible que Maldición oscura estuviera entre nosotros.

No hay comentarios: