jueves, 31 de marzo de 2016

puZle 2016 [febrero]

Rómpete la cabeza pinchando en las letras verdes

El puzle de febrero no es precisamente de esos que tienen un gran número casi iguales que si no es a fuerza de pruebas no conseguimos nunca encajar. Los asuntos que han recorrido el blog durante el segundo mes del año, han sido de los más variopintos, e incluso exóticos.
Un cruce entre prensa del corazón, redes sociales y tauromaquia nos dio pie para una entrada sobre lo mucho que está evolucionando el TIPICAL SPANISH en los últimos tiempos. De los glamorosos años 50 del pasado siglo, en que medio Hollywood llenaba las plazas de toros, pasábamos al capitalismo más rabioso, y al sorprendente significado de lo que significa “capitalista” en el mundo del toreo.  

No sabemos si en esa reformulación que del tipical spanish están haciendo los tiempos, encajaría la pieza que delimita el territorio del imaginario (y muy sorprendente) estado de Tudmiria. Un proyecto multidisciplinar que podría pasar por un REMIX del tipical murciano, y cuyos límites territoriales aunque definidos en el mapa no entienden de fronteras porque se basan en las expresiones de la cultura más libre.


Tudmiria ironiza a costa de los nacionalismos, y las ilustraciones de POSTUREO lector ironizan en continuos cruces entre el kamasutra, una tabla de gimnasia y desparrames corporales varios, sobre cualquier superficie mullida con el único objetivo de: leer, leer, y más leer.

En un intento de compensar las posibles contracturas que pudieran producir tan arriesgadas contorsiones, la siguiente pieza del puzle estuvo protagonizada por la fantástica iniciativa del sistema de salud británico. Nada mejor para corregirnos a través de la higiene postural que fomentar la CULTURA por prescripción facultativa: en este caso la automedicación no es desaconsejable en ningún caso.

Recetas para sanarnos gracias a la letra impresa, algo que por mucho que avancen no han conseguido aún las máquinas. El historial médico de la informática, con sus virus en continua mutación, nos proporcionó la pieza más psicodélica del puzle en un post de lo más CONTAGIOSO. Y que de ahí termináramos cogiendo el camino de en medio entre el Arte y el Cómic solo había un paso: el que nos empujaron a dar los estupendos creadores del colectivo Ilustra, que desde ese mes tienen fijada su residencia artística en nuestra biblioteca.

Con tanto talento y arte alrededor, la imagen final de este puzle del 2016 no tenemos ni idea de cómo será, pero casi seguro que conseguirá sorprendernos.