martes, 31 de mayo de 2016

puZle 2016 [abril]

Rómpete la cabeza pinchando en las letras verdes



En abril no creemos que exista biblioteca alguna en nuestro país, que haya dejado de tener como protagonista el aniversario cervantino.Afrontar la figura de Cervantes aspirando a ser originales no es cosa fácil, así que tampoco lo hemos pretendido.

Pero aún así, modestia aparte, no nos ha quedado nada mal. Una estupenda exposición, un photocall cervantino, una selección de obras para retirar en préstamo, y vistosos diseños en vinilo para decorar paredes y suelos de las salas de la biblioteca. Y más cosas que quedan para la crónica del mes de mayo, con las que seguimos celebrando el aniversario de Cervantes; puesto que el de la BRMU (20 añitos), se queda sin celebrar, a la espera de que vengan tiempos mejores.


Pero no sólo de Cervantes se puede vivir el hombre o la mujer (aunque sean bibliotecarios), así que hubo espacio para unas cuantas cosas más a lo largo del mes; aunque con facilidad se pueden relacionar con episodios cervantinos. Luchar contra molinos de viento es algo que llevamos haciendo la mayoría desde que empezó esta maldita crisis; por eso, que los recortes de la BRMU hayan sido protagonistas en los medios, era algo que tarde o temprano tenía que pasar. Demasiados años  yendo a menos.

Afortunadamente, en este caso, nos pudimos apear de la actualidad más inmediata con otro tipo de noticias algo más relajantes.

Relax, capitalismo, ecología y artilugios de lo más extravagante para centrarse, única y exclusivamente, en la lectura; una combinación que pese a todo, terminaba teniendo sentido (o al menos nosotros se lo veíamos). Al final del post, no podíamos evitar un guiño a un tema candente en las calles de Murcia (y seguro que en otras ciudades también): la convivencia entre peatones y ciclistas.





El cómic hizo su cameo (nunca mejor dicho), a principios de mes; y por continuar en los aledaños del universo bibliofriki; en Artesanía digital, confrontábamos lo tosco y cálido de los efectos especiales del pasado, con la impoluta (pero fría) perfección de los efectos digitales del presente. ¿El resultado del combate?: un KO técnico a favor de la imaginación, que es lo único que da vida a un efecto, sea especial o digital.

Y de batallas entre púgiles iba en cierta forma la entrada con que se cerró el mes: Adrenalina en versos, o cómo la poesía se puede convertir en una competición tanto o más emocionante, que una final de liga futbolera.