viernes, 28 de junio de 2013

Centrifugando el 2013 [mayo]

[Haz clic en las letras azules, y centrifuga tu cerebro]

El mes de mayo lo arrancamos centrifugando penas, reactivando nuestra Biblioteca Quitapesares, ahora de material escolar, que estará abierta hasta septiembre. Se trata de subsistir con dignidad a tanto recorte, así que no es de extrañar que el otro proyecto protagonista del mes, tuviera que ver con tijeretazos a diestro y siniestro.

Se trata del proyecto: Bibliocustom, prácticas para una economía de guerra, en la que dedales, agujas y patrones, se confunden con recomendaciones de libros, películas, cómics o música, mientras se personalizan las prendas gracias a la viuda emprendedora.

Y por seguir con proyectos propios, en la segunda entrega de nuestro ¿Qué estás mirando? las propuestas de nuestros seguidores fueron de lo más sugerentes y contundentes, tanto que terminamos más felices que el elenco al completo de Vacaciones en el mar (¿te animarás tú también a formar parte de nuestra tripulación?).

Parte de la tripulación de la Regional celebrando
que nuestros seguidores se animen a participar
Pero no todo resultó tan amable y plácido como un crucero en el barco del amor. Hubo también un irrefrenable impulso por gritar a pleno pulmón: AAAAAAAAA  HHHHHH!!!!!!!!, por expresarse a través de las voces más poderosas, y de ponernos reivindicativos. Y para ello, incurrimos de nuevo en la nostalgia televisiva, equiparando a las bibliotecas con las míticas chicas de oro de los 80. Todo a cuenta de una noticia que nos dejaba impactados: invertir en bibliotecas es más rentable que invertir en oro.

La biblioteca como atracción


Venecia celeste de Moebius
Reforzados ante la idea demostramos la vitalidad y energía de las bibliotecas, proponiendo un viaje al más excitante parque de atracciones. Una vez instalados en la montaña rusa, nos movimos a ritmo de los Rolling; y ni la melancolía inherente a Venecia nos hizo aminorar la marcha, prosiguiendo nuestro viaje peregrino de Calasparra hasta Colombia, casi sin escalas, salvo una parada en el delirio mexicano.

Una vez reafirmados, sólo nos cabía completar el mes lanzando un desafío, una provocación que sólo en el centrifugado del mes de junio, se sabrá si finalmente tuvo el resultado deseado.