lunes, 31 de marzo de 2014

Centrifugando el 2014 [febrero]

[Haz clic en las letras azules, y centrifuga tu cerebro]


Febrero es el mes más corto del año, y puede que sea por eso, en este 2014 ha sido de lo más intenso para nuestro blog. Nada más arrancar, debimos electroestimular tanto a nuestros lectores, que se abrió un encendido debate: no ya sobre lo que contábamos, sino sobre si el estilo editorial de este blog es el adecuado o no.







Que hablen de nosotros aunque sea mal, no es precisamente lo que buscamos. Pero saber lo que opinan nuestros lectores, eso siempre nos interesa. Algunos seguidores criticaron aspectos que no terminan de gustarles de nuestro estilo, en los comentarios de Sintiendo lecturas; y otros les respondieron en sentido contrario. ¿El resultado?, que no dejamos indiferentes, y que alguna pasión levantamos. Y que sobre todo, lo que opinan nuestros seguidores nos importa, y siempre, siempre, resulta de lo más enriquecedor. 

En cambio, la semblanza que hicimos de María Moliner, concilió hasta a los que disienten de algunos de nuestros contenidos. Figuras como la de Moliner sirven de auténtica inspiración para estos tiempos que corren.





El refrán de "a mal tiempo buena cara", se nos queda corto ante ciertas situaciones, pese a todo esbozamos nuestra mejor sonrisa de bibliotecario.

Nos mantuvimos alerta ante esos peligrosos fascismos cotidianos, esos huevos de serpientes siempre listos a eclosionar, de los que no vemos las señales hasta que ya es demasiado tarde. Por eso, siempre estamos atentos a soluciones para este mundo, que en este caso nos llegaron bajo el esperanzador nombre de Biblioteca de la empatía. Quizás así superaríamos situaciones tan sangrantes como las que recogíamos en Europa 14, estado provisional.



Pero como era de esperar, no todo fue tan intenso, hubo tiempo para la evasión. En Menos face y más book festejamos la imaginación publicitaria más brillante al servicio de la lectura; y sin necesidad de palabras, nos entregamos sin reservas al placer en Kamasutra del lector.

Y tras la pasión vino el amor, con Desconstruyendo a San Valentín convertimos al 14 de febrero en una excusa para una pequeña lección de historia en torno al amor. Como sostiene una frase que pulula por Twitter:

El amor es como un videojuego, cada vez que la fastidias, tienes la opción de volver a intentarlo”. 

Precisamente lo que hacemos en este blog.