martes, 11 de octubre de 2016

A Murcia le sacan los colores (para bien)

Fotografía de Emilio A. Cano


La vuelta de las vacaciones y el menor ritmo de publicaciones del blog nos ha impedido hablar de una noticia que surgió a finales de agosto, y que no podíamos dejar de comentar.

Según la Encuesta de hábitos  y prácticas culturales de España en 2015, Madrid es la comunidad más lectora del país. Hasta ahí nada demasiado sorprendente, lo que nos hizo abrir los ojos y sentir un escalofrío de placer recorriéndonos las neuronas fue el dato de que la Región de Murcia se erige como el lugar donde más libros impresos de media por persona se lee (5.1%). Siendo Cantabria la que gana en lo que a lectura digital se refiere (7.4%). Está claro que tenemos que hacer más publicidad de eBiblio Murcia para aumentar la lectura digital. Pero a lo que íbamos.

Una de las cosas que más ilusión nos hizo fue comprobar el color naranja tostado con que aparece Murcia en el mapa que indica el porcentaje de población lectora. Probablemente pocos lo recuerden pero en Poción mágica lectora, allá por abril del 2015, nos deprimía mucho el color grisáceo que evidenciaba la excepción murciana en esto de los lectores habituales según el Barómetro del CIS.



Mapa de la Encuesta de hábitos y prácticas culturales de España 2015 
Barómetro sobre hábitos de lectura del CIS


¿Qué ha pasado en tan pocos meses para que el color cambie hasta esa tonalidad? Vale que aún no estamos en el rojo intenso de otras comunidades, pero del gris al naranja tostado ya nos vale para celebrarlo. ¿Estaban equivocados los porcentajes de hace un año y pico? ¿tendremos algo que ver las bibliotecas en ese vuelco cromático? Que después vengan los análisis que se quieran, pero que no nos agüen la fiesta, que Murcia ha dejado de ser (o igual no lo ha sido nunca) esa "aldea" irreductible que se resiste al placer de la lectura.





Y ya una vez lanzados nos atrevemos a todo (es el efecto euforizante que tienen las estadísticas favorables). Si bien en lo relativo a la cultura podemos esbozar un tímida sonrisa, en lo que concierne a lo futbolístico no estamos últimamente en racha. El Real Murcia no está pasando una buena racha, los analistas le achacan falta de personalidad y aconsejan un cambio de táctica. Puede que no sea de lo más oportuno proponer algo así ahora: ¿pero porqué no prueban a fijarse en el Athlétic Club de Bilbao? De acuerdo que es un club de primera con mucha historia detrás, y que en los últimos tiempos está remontando; pero es que no es tanto en fútbol en lo que quisiéramos que el Real Murcia copiase al conjunto rojiblanco, sino en lectura.




 ¿Y qué tendrán que ver los balones con los libros? Pues lo que a ellos les dé la gana que para eso son de Bilbao.

El Festival Letras y Fútbol alcanzará su séptima edición el próximo mes de noviembre. Este festival reúne a escritores, artistas y jugadores con lectores y aficionados al fútbol y a la lectura en San Mames. La nómina para la próxima edición suena de lo más interesante: Juan Soto Ivars, el murciano Miguel Ángel Hernández, Agustín Fernández Mallo, Jota (de Los Planetas) o Milena Busquets, son algunos de los que participarán en esta edición.

Además el festival dispone de un club de lectura en el que personas anónimas y aficionados recomiendan lecturas a un equipo compuesto por jugadores, leyendas, técnicos y directivos del club. Una vez lo leen, se reúnen para compartir su experiencia lectora. ¿A qué suena genial?

 ¿No podríamos adaptar algo así con los colores del equipo grana en colaboración con la BRMU? No sabemos si eso haría que el club llegase a primera división pero si que es posible que consiguiera que ese naranja tostado del mapa terminase por encenderse en un granate pimentonero.

Los jugadores de la NBA promueven la lectura.
¿Para cuándo campañas similares con los de fútbol?