miércoles, 28 de marzo de 2012

Mantén la pose


La mítica portada de Island life

Que hay que redefinir la profesión bibliotecaria,es algo que todos más o menos hemos asumido, y estamos poniendo en práctica en la medida de lo posible; pero algunas propuestas nos superan sin dejar de divertirnos. Si el gremio ya cayó en lo de vídeos graciosos en Youtube o en calendarios sexys cual bomberos, el nuevo enfoque de la profesión (que en esta ocasión nos llega desde las antípodas) al menos no busca coartadas altruistas ni reivindicativas.

Naomi C. poniéndose las pilas
ante el intrusismo bibliotecario
Se trata de la bibliotecaria-modelo, una nueva propuesta con que combatir el manido estereotipo bibliotecario. Ha sido en la Biblioteca Central de Dunedin (Nueva Zelanda), donde su plantilla de bibliotecarios ya ha convertido las salas de su biblioteca en una pasarela de moda, por segunda vez. Rescatando prendas vintage de las décadas de los cuarenta a los sesenta, las bibliotecarias han ejercido de top model por un día; es cuestión de días que Naomi Campbell o Linda Evangelista denuncien el intrusismo bibliotecario.

Por otro lado, ya es casualidad que casi al mismo tiempo Victoria Beckham (la que dijo que nunca había leído un libro en su vida) presentara su última colección de moda en la Biblioteca Pública de Nueva York, y que los diseñadores Brian Wolf y Claude Morais hayan inspirado su última colección otoño-invierno en el look bibliotecaria sexy. ¿Serán las bibliotecas la última tendencia fashion?, confiemos en cualquier caso que no sea porque se vean como instituciones vintage.

Bibliotecarios de Dunedin perdiendo la vergüenza