viernes, 28 de diciembre de 2012

Lo + destacado en noviembre 2012

Pincha en los títulos para ver las entradas

1. Biblioteca Quitapesares

Cuando ideamos la Biblioteca Quitapesares, pensábamos que era una buena idea, pero nunca habríamos sospechado que iba tener tanto éxito. A fecha de hoy se han sumado prácticamente todas las bibliotecas de la Región, y tantas otras bibliotecas y redes de Andalucía, Cantabria, Galicia, Guadajara, Alicante o Madrid. Lo acumulado solo en nuestro centro, se acerca a la tonelada de alimentos, y cada día nuevas bibliotecas se suman a esta marea solidaria, ante la que tan solo podemos decir: ¡¡gracias!!

2. Habitando Ficciones

Una noticia luctuosa en este caso, sirvió para tomar el pulso de las inquietudes culturales de nuestra ciudad, y el resultado a través de las redes sociales fue, pese a la triste noticia que lo motivó: un auténtico signo de esperanza para la pervivencia cultural de nuestra comunidad.

3. Como vacas sin cencerro

Nos apropiamos de la rupestre precisión de la frase almodovariana, para expresar cuando se pierde el norte por un exceso de tecnología, y lleva a extremos tan divertidos (e inquietantes) como el que recogíamos aquí.

4. Dia de la marmota bibliotecario

"Las bibliotecas somos como las ratas y las cucarachas"... con tal comienzo no es de extrañar que este post interesase tanto, por lo que decía, y por cómo lo decía, de la manera más explosiva y atómica posible.

5. Poema para una bibliotecas sin puertas

En este caso, proponíamos un viaje desde la desolación que atenaza el ánimo ante ciertas historias, hasta la luminosidad, hasta la esperanza, hasta el orgullo de ser quienes somos, para finalmente arribar a la belleza sin paliativos. Solamente leyéndolo y oyéndolo, podrás comprenderlo todo.

6. BRMU Bizarra. Novena entrega

Podríamos seguir rebuscando y rebuscando por nuestros fondos para continuar esta serie, pero preferimos cerrarla en lo alto. Por eso en este penúltima entrega, veían la luz joyas aún escondidas; y aprovechábamos para rendir justo homenaje a una paisana injustamente olvidada por muchos, y que reivindicamos como musa absoluta.

7. Parte de guerra

La sorda batalla que se libra entre las pequeñas bibliotecas libres y los gnomos de jardín, no formará parte nunca de ningún coleccionable de quiosco sobre grandes conflictos bélicos; pero para nosotros es siempre un relato apasionante cuyas nuevas refriegas recogíamos detalladamente aquí.

8. Escenas de la lucha de clases en Silicon Valley

Las lumbreras de Silicon Valley llevan a sus hijos a colegios desconectados, es decir, a colegios con pizarra, tizas y juegos manuales como los de toda la vida. Estar conectado todo el tiempo ya no se lleva, y las bibliotecas siempre desinteresadas samaritanas, te ofrecen la solución para que te desintoxiques de tu dependencia a lo digital.

9. E la verità vi renderà liberi

Tan nocivo es estar todo el día en las nubes, como no dejarse llevar nunca por ellas. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción... Y de eso iba un poco este post, que hablando de la muy terrenal amenaza legislativa que acecha a Wikipedia en Italia, terminaba elevando los pies del suelo en una ensoñadora divagación sobre la capacidad de inventarnos a nosotros mismos.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

El negocio de las bibliotecas




El Clint más expeditivo
Como cada año la Biblioteca del Congreso de Washington (para quien no sepa de esto: el mayor referente bibliotecario mundial) selecciona las películas que pasan a formar parte de su colección permanente.

Este año le ha tocado el turno a una variopinta selección desde la deliciosa Desayuno con diamantes, pasando por el expeditivo Harry, el sucio, Ellas dan el golpe o Matrix.

Y resulta curioso que esta noticia surja al tiempo que un artículo en Forbes, la famosa revista sobre negocios y finanzas, que habla de la guerra entre editoriales y bibliotecas de la que nos hacíamos eco en Pressing catch III. 

Madonna, una de las protagonistas
de Ellas dan el golpe en Forbes
 
¿Somos un “negocio” rentable las bibliotecas? Entre las conclusiones que nos llaman la atención (más allá de la miopía de las editoriales en esto del libro electrónico) es cómo se reivindica una de las funciones más clásicas de las bibliotecas: conservar.

En un mercado editorial tan voraz, vertiginoso y alzheimico que hace que las detestables 50 sombras de Grey (y perdonen, que cada uno lea lo que quiera, y además estas modas nos incrementan los préstamos a las bibliotecas, pero no por eso vamos a disimular nuestras fobias) arrinconan títulos que sí merecen el nombre de literatura: ¿dónde podremos seguir encontrando aquellos testimonios artísticos de nuestro tiempo que no nos sonrojen en el futuro? 

¿Quién leería hoy día el best seller
El pájaro espino?

En este tiempo en que nos obsesionamos como vacas sin cencerro con las nuevas tecnologías, con la lectura digital, o con las redes sociales: no está mal que nos recuerden uno de los activos que forman desde siempre parte de nuestro negocio. Si no fuera por ese afán bibliotecario por coleccionar, ordenar, conservar y asombrar; tal vez las generaciones futuras se perderían maravillas como ver a Audrey Hepburn cantando Moon river, y eso equivaldría a una bancarrota cultural y sentimental, que gracias a negocios como las bibliotecas nos ahorramos.



viernes, 21 de diciembre de 2012

BRMU Bizarra. Décima entrega y final

Bodegón bizarro: vida íntima de la mujer, reloj de pared chino,
corazones con flores musicales de Estambul, 
sobre arreglo floral de plástico

No sabemos si la imagen canónica de lo que se supone es una biblioteca, habrá quedado muy dañada tras esta serie bizarra, pero no vamos a lamentar algo que nos importa muy poco. Nos aburren tanto los estereotipos bibliotecarios, como esa dictadura del supuesto buen gusto que trata de sofocar esa vitalidad, y alegría de vivir de lo abiertamente hortera.


Bodegón monárquico: Bodas reales por Jaime Peñafiel, crónica del romance,
merchandising conmemorativo, y nota patriótica en el platito folklórico en 3-D

Tampoco es que aboguemos por pasar de ser templos de la alta cultura a bibliotecas choni (concepto éste que habrá que desarrollar convenientemente en el Glosario BRMU, que poco a poco vamos conformando en este blog): pero si somos instituciones al servicio de la sociedad, es normal que reflejemos esa cultura de masas que se ha ido fraguando desde el siglo XVIII, y que ha derribado (para bien y para mal) tanta torre de marfil que convertía lo cultural en algo academicista y esclerotizado.


Composición músico-floral, con perfume envasado en rosas de cristal


Pitillera mecánica, recuerdo de Totana
 Así que en esta décima entrega más que un colofón, ofrecemos una traca de feria, como no podía ser de otro modo. Rendidos una vez más al signo de los tiempos, exponemos nuestras intimidades (que no vergüenzas) más ocultas: el altar que durante años ha ido fraguándose en un discreto rincón de nuestra biblioteca, gracias a nuestra compañera C.M, culpable en parte, del espíritu con el que nació esta serie.

Como dice otra compañera nuestra (R.F. por seguir con el baile de iniciales) nos debemos a nuestro público cual folclóricas de la cultura. Así pues, en la época de los realities de todo tipo y condición, desvelamos una práctica habitual entre algunos compañeros, que durante años fomentaron esa sensibilidad especial, adquiriendo objetos a lo largo y ancho del planeta. Y todas estas ofrendas, cual exvotos paganos, fueron configurando este santuario con aires de teletienda o mercachino, que hoy desvelamos aquí en rigurosa exclusiva.


Bombonera de rosas londinense, y ángel de la guarda con purpurina
 

En un alarde de cosmopolitismo, se acumulan piezas adquiridas en el Jan el-Jalili de El Cairo, en el Gran Bazar de Estambul, en tiendas de souvenirs de Sicilia, Londres, Valencia, o en los chinos del murciano barrio de El Carmen. No existen fronteras capaces de contener nuestro culto secreto. 



Fruto de todo ello, es esta sesión de fotos en la que brillan con luz propia el kit de Michael Jackson, que incluye muñeco articulado con hits del cantante (que pueden escucharse presionando un botón a su espalda), y la inefable Barbie de mercadillo, con una falda de cartulina repleta de volantes confeccionados con papel higiénico rosa.

Jacko y Barbie, cual gnomos en Amelie, posando
en varios lugares emblemáticos de nuestro centro

Alta cultura/baja cultura, apocalípticos/integrados, lectura impresa/lectura digital, gafapastas/chonis, devoradores de best seller/letraheridos exquisitos, pobres/ricos, ancianos/niños, cultura de masas/cultura elitista, mainstream/hipsters. En el tótum revolútum del panorama actual, las bibliotecas públicas a todos acogen, y a todos procuran contentar.

Si desde el siglo XX, la cultura más viva no puede respirar en lo académico sin dejarse contaminar, quizás sea el momento de renunciar al uso de bizarro según la acepción anglosajona, que hemos adoptado en esta serie, y ajustarnos a la definión que la RAE da de esta palabra: valiente, generoso.

Ser valientes y reformular lo que debe ser una biblioteca, lo que supone ser bibliotecario, sin apriorismos, ni prejuicios, desechando lastres sin olvidar nuestras esencias, ni renunciar a lo que venga. Solo así, las bibliotecas (aún cuando mutemos en otra cosa) seguiremos teniendo sentido.




Pero retomemos el espíritu menos solemne para finiquitar la serie. Si de algo ha podido servir esta BRMU Bizarra es para que algunos se enteren, por fin, de que la biblioteca no tiene porque ser un sitio aburrido, amuermante y rancio. La cultura, como la belleza, será convulsa o no será que decía Breton; así que más que un lavado de imagen, confiamos en que haya sido toda una ducha.

Y cantando y bailando rock and roll bajo la ducha decimos adios, gracias a toda una musa de este universo exagerado y artificialmente brillante al que hemos rendido culto: Mamie Van Doren y su Hey mama!



miércoles, 19 de diciembre de 2012

Armas cargadas de futuro

Revolver de huesos del artista Francois Robert

La espeluznante nueva matanza en un centro educativo en los Estados Unidos, ha reabierto un debate candente que nunca termina de cerrarse, porque cada poco, vuelve a actualizarse con macabra insistencia. Es frustrante como determinados sectores recurren a mil argumentos con tal de defender tradiciones o hábitos, que el progreso ha dejado anquilosados; y que con un erróneo sentido de la libertad, defienden como seña de identidad de un país o una cultura.

La mítica del lejano oeste es un placer en los western de Hollywood, pero un anacronismo perverso en pleno siglo XXI. Para los que defienden tan enconadamente el derecho a portar armas, la cita de Esquilo de que la violencia engendra violencia no es más que un signo de debilidad, para una nación llamada a dominar el planeta. Y como muestra, una nueva paradoja en ese país, tan admirable en tantos otros aspectos.




Hace unos meses, algunas voces se elevaron para manifestar su preocupación por la presencia de armas en las bibliotecas públicas, que en algunos casos resultaba especialmente alarmante. Pese a ello, la Corte de Apelaciones del estado de Michigan dictaminó que no se puede prohibir que la gente porte armas en sus visitas a las bibliotecas. Dando aires de esta manera a la organización Michigan Open Carry, que defiende y promueve el derecho a portar armas en todo lugar y circunstancia, y que no tuvo mejor idea para sensibilizar a los ciudadanos sobre los fines de su organización: que llevar abiertamente armas en sus visitas a la Biblioteca del Distrito (aunque utilizar lo de sensibilizar en este caso, suene casi a un oxímoron).


Entrañable marcha de miembros de la Michigan Open Carry

Las autoridades locales, ante la preocupación de otros tantos sectores de la población, que denunciaron ese exhibicionismo armamentístico en toda circunstancia y lugar: solo han podido argumentar que legislar sobre este tipo de cuestiones corresponde a instancias gubernamentales de índole nacional, por lo que las amables amas de casa que acuden al supermercado o a la biblioteca a hacer los deberes con sus hijos con el revolver a la cintura, están en todo su derecho.


Armería con nombre denunciable: la Biblioteca de la pistola

Las únicas armas que nos gustan son las
diseñadas por Robert The

Espeluznante pero cierto. A nuestra biblioteca si la elige algún colectivo para reivindicar sus derechos, que sea para otras causas.. Nosotros antes que armarnos hasta los dientes, preferimos recurrir a la poesía, y si Gabriel Celaya escribió que la poesía era un arma cargada de futuro, nosotros nos lo apropiamos, para proclamar que las bibliotecas somos armas cargadas de futuro.

Y cerramos una vez más con Nancy Sinatra. No podía ser más idóneo este tema que Tarantino rescató para Kill Bill, y que transmite toda la melancolía que cala en el ánimo ante noticias y actitudes, como las que recogemos en este post.



martes, 18 de diciembre de 2012

Viñetas con marco



Ya lo dejaba claro Alaska, en su colaboración en nuestra segunda Brújula para tebeos:

Una historia contada en viñetas requiere las mismas dosis de talento que otra narrada en renglones seguidos. Autores como Alan Moore no sólo merecen figurar entre los grandes narradores del comic, sino tener su sitio entre los mejores escritores contemporáneos. Y los artistas que ilustran el guión no lo son menos que los que cuelgan su obra en las galerías de arte.

Y en Francia, donde la bande dessinée (que así se llama el cómic en el país vecino) ocupa las estanterías de las bibliotecas públicas y privadas tratando de igual a igual al resto de obras impresas, es donde las palabras de Alaska se han convertido en toda una realidad.

El museo del Louvre lleva varios años co-editando junto con la editorial Futuropolis, obras de artistas del cómic que toman al museo y a sus colecciones como centro de sus tramas. El resultado son obras tan deslumbrantes y aconsejables como: Periodo glaciar de Nicolás de Crecy, Les Sous-sols du Révolu de Marc-Antoine Mathieu o El cielo sobre el Louvre de Bernar Yslaire. Y ahora ha dado un paso más.

El último artista que publica dentro de esta interesante colección es el serbio Enki Bilal, uno de los talentos más arrolladores que ha dado el cómic europeo. Les Fantômes du Louvre, que así se llama la obra, aborda algunas de las joyas de la pinacoteca para extraer de ellas fantasmas que nacen del portentoso lápiz de Bilal. Pero lo realmente novedoso de la noticia, es que Bilal será el primer artista de cómic que verá colgadas sus obras en uno de los museos más impresionantes del mundo.

El cómic, la novela gráfica, la bande dessinée, o como quiera bautizársele, sigue emergiendo desde esa baja cultura en la que nació para escándalo de algunos, y regocijo de otros entre los que nos contamos. No podía ser menos con nuestra Comicteca, y con antecedentes como la pinacoteca improvisada que montamos hace unos años, para este artículo de nuestra revista ActualBiblioteca.




La exposición se mantendrá hasta el próximo 18 de marzo, así que si alguien tiene la suerte de viajar a París, le aguarda una experiencia fantasmal inolvidable en el Louvre.



Los fantasmas de Bilal emergen de los cuadros
del Louvre

viernes, 14 de diciembre de 2012

Mapas en carne viva



Quienes hayan leído la última novela de Michel Houllebecq, El mapa y el territorio, sabrán que su protagonista es un artista que logra consagrarse gracias a sus fotos de mapas, y que la interesantísima trama da un giro sorprendente con un macabro suceso, que tiene mucho que ver con el título de este post.

Y la reciente noticia de que la British Library ha añadido dos nuevos mapas a su sección de cartografía exótica, nos han hecho recordar esta magnífica novela, y de paso, nos da pie para repasar una colección de mapas de lo más curioso.

Se trata de mapas en los que los países adoptan contornos antropomorfos, que ironizan y critican los momentos políticos del momento histórico en que se crearon. Como el mapa con que abrimos el post: en el que Reino Unido adopta la forma de John Bull, que literalmente defeca sobre Francia a cuenta de la guerra contra Napoleón, que terminaría en la famosa batalla de Waterloo.



En este otro mapa, todos los países europeos tienen una representación pictórica. El panorama que se dibuja es el correspondiente a 1877, cuando los temores británicos hacia las ambiciones expansionistas de Rusia se convertían en una de las mayores amenazas a la hegemonía del Imperio Británico.


En 1900, Rusia era un pulpo que extendía sus tentáculos por toda Europa, el centro del continente era una amalgama de intereses, luchas y convulsiones que sacudían a todos los países. España colgando del continente, si en el anterior mapa se definía por un torero, ahora se hace carne y volantes en el cuerpo de una bailaora (como puede comprobarse los tópicos triunfan desde siempre) amedrentada ante el ímpetu de la revolucionaria Marianne gabacha.


En 1870, la Revolución Industrial había trastocado Europa: mientras Rusia se fragmentaba, Alemania se hacía fuerte, y España... ¡ay España! España como casi siempre es mujer, y en esta ocasión la mujer más perezosa de Europa. ¡¡¡Una auténtica antepasada de la mísmísima Sara Montiel!!!,  para la que la Península Ibérica es toda ella una chaisse longue, sobre la que fumando espera, no sabemos exactamente a quien, o a qué.



Alemanes y españoles según Almodóvar (de la película Átame)


Y tras el escalofriantemente vigente spot televisivo, que Almodóvar incluía en su película de 1990, proseguimos con dos ejemplos más de esta singular colección de mapas. En el siguiente, fechado en 1882, Europa ya no se hace carne humana, sino animal. Y así,  Rusia es un amenazante lobo, Francia un orgulloso gallo, y España, como no, un toro con txapela. Un conflictivo arca de Noé en el que todos luchan por la supervivencia y, como nos enseñan los documentales de la 2, terminan devorando a sus vecinos.



El último que escogemos, presenta a Europa tal como si fuera un mapa de la Tierra Media de El señor de los anillos. El liberalismo y el nacionalismo se extendían por Europa, los ideales de la Ilustración calaban en los regímenes políticos que se iban instaurando, y en España un nuevo correlato con el momento que estamos viviendo estos días: el nacionalismo catalán destacaba como una apuesta fuerte y contundente por un Estado federal.



Hasta aquí este breve repaso cartográfico-humorístico-histórico. Ante él, la pregunta que se nos formula está clara. De dibujar un mapa de la Europa actual: ¿cuál sería la representación adecuada?, ¿con qué figuras se podría representar un continente que sufre unas convulsiones, que oscurecen nuestro futuro a cada nuevo telediario?

Quizá es que Europa como concepto siempre ha sido una utopía, un ideal, un estado mental al que sólo se  puede llegar a través de la hipnosis, del inconsciente colectivo que tantos siglos de historia compartida han ido conformando. Por eso cerremos los ojos, relajémonos un segundo, y viajemos a Europa, gracias al trance que Lars von Trier pretendió inducirnos en su película pre-Dogma: Europa.




miércoles, 12 de diciembre de 2012

BRMU confidencial


Un libro sirve para tantas cosas...

Tener visión de negocio es pensar no solo en tus clientes del momento, sino también en los que lo serán en el futuro. Esta máxima es algo que las bibliotecas llevamos haciendo desde siempre, sin ánimo mercantilista alguno. Y eso es lo que acaba de hacer Amazon.

La superlibrería digital permitirá a partir de ahora: el acceso a menores de ocho años a una serie de recursos a través de su tableta Kindle Fire. De esta manera se asegura el beneplácito de los padres, y por otro fomenta la lectura de los niños a través de su tableta, conformando nuevos clientes\lectores\espectadores para sus libros electrónicos.

Jessica Alba, Michelle Obama,
Danny DeVito o Zac Efron
Aunque interesada, bienvenida sea esta modalidad de fomento de la lectura entre los más jóvenes. Otro tipo de iniciativas también llaman poderosamente la atención como la campaña Read across America (Leer a través de América) a través de la cual celebridades de diferentes ámbitos se ofrecen como improvisados narradores (¿para cuando algo similar en España?)

El mísmisimo presidente Obama, y su mujer Michelle, actores como Zac Efron, Jessica Alba, Danny DeVito, o figuras del cine menos convencional, como la actriz porno Sasha Grey, han formado parte de esta campaña.

Nosotros en la Regional, no contamos con la colaboración de celebridades, pero no por eso dejamos de fomentar la imaginación entre los más pequeños. Y ahora queremos ir un poco más allá. Sabemos que cuanto más atractivo sea el envoltorio más disfrutable será la sorpresa, y por eso estamos ideando un nuevo servicio de inminente puesta en funcionamiento con el que queremos sorprender, divertir e intrigar a los más jóvenes.

Pero de momento es información confidencial, que sólo en próximos días iremos desvelando...

lunes, 10 de diciembre de 2012

Prêt-à-porter bibliotecario

Pidiendo para un Chanel en el barrio de Salamanca en Madrid

La artista española Yolanda Domínguez ha vuelto a llamar la atención con una nueva acción artística, que llevó a cabo recientemente en una biblioteca de Milán. En ella, una lectora arranca hojas de La metamorfosis de Kafka ante el estupor del resto de usuarios de la biblioteca, y va introduciéndolos en su escote para aumentar el volumen de su pectoral, y de esta manera denunciar el canon estético que se les exige a las mujeres en nuestra sociedad.





Nosotros respetamos muy mucho, la denuncia de dicha artista, cuyas performances son realmente divertidas y originales, pero lo cierto y verdad es que no nos haría ninguna gracia que a nuestras lectoras o lectores, les diera por ponerse reivindicativos a base de arrancar hojas de nuestros libros y rellenarse partes de sus anatomías.
 

Hinchables, otra obra de Yolanda Domínguez
 

Vestido estantería de María Cornejo
Por eso, en previsión de posibles imitadores, vamos a dar ideas menos contundentes, a ver si en vez de meterse páginas bajo la ropa, optan por vestirse con creaciones que reivindican la letra escrita, y por extensión a las bibliotecas, tan necesitadas siempre de reivindicaciones.

No es ni mucho menos la primera vez que lo hacemos, ya abordamos el maravilloso mundo de los complementos en Look chic book, o en Eau de Bibliothèque o Drogas de tapa dura donde descubríamos hasta el perfume ideal para los amantes de los libros.

Ya lanzados, hasta podríamos crear una línea de baja costura BRMU que compita con cadenas como Zara o H&M. Mientras, proponemos una serie de imprescinbles para cualquier fondo de armario que se precie de estar a la última.

Desde el vestido estantería, a los zapatos letrados, pasando por los vestidos de papel, hasta llegar como en cualquier desfile de moda que se precie: a la joya de la colección con el traje de novia.




 
Como puede comprobarse la mayoría de estos diseños son low cost  (utilizar mucho extranjerismo es un must, cuando se habla de moda), y casi cualquiera puede fabricarlos. Los materiales son fáciles de conseguir, y ya todo depende de la maña costurera de cada uno.

Traje de noche de periódicos
reciclados

Entre las tendencias barrocas y austeras, en las que se polariza la moda en tiempos de crisis, claramente estarían dentro de las austeras; tanto es así que de ponerle un nombre a esta línea, ninguno sería más apropiado que el de estilo Carpanta. 

Algo básico, la elección de complementos



 









La respuesta a qué se puede hacer con los papeles que se atascan
en la fotocopiadora


El vestido del libro iluminado

El final de todo desfile que se precie: el traje nupcial


viernes, 7 de diciembre de 2012

Literatura infectada



Cuando hace unos dos años llegó a nuestra Comicteca el cómic Orgullo, prejuicio y zombis, nos pareció un disparate de lo más divertido. Pero al leer el artículo de la revista Tiramillas sobre el auge de los mashup, la sonrisa se nos ha torcido un poco.

Antes que nada habrá que aclarar qué es eso de la literatura mashup. Nosotros proponemos castellanizar el concepto traduciéndolo como Literatura infectada, porque de eso se trata, de infectar a unos géneros con otros, de coger clásicos de la literatura y machacarlos, hacerlos añicos convirtiéndolos en historias de vampiros, zombis u hombres lobo.

De Jane Austen ya llevan unos cuantos títulos masacrados: desde Sentido y sensibilidad y monstruos marinos, pasando por el ya mencionado Orgullo, prejuicio y zombis o Emma y los vampiros. Pero ni Tolstói se libra de este saqueo, y así la robótica enlaza con la heroína romántica por excelencia, en Android Karenina.

Y al cine, por supuesto, también ha llegado la moda con Abraham Lincoln, cazador de vampiros. Menos mal que en breve, Spielberg estrenará su biopic sobre el mítico presidente, sino dado el tirón de Hollywood, puede que las nuevas generaciones creyesen que su presidente fue un Van Helsing de la política.

El caso, es que ya de por sí, las adaptaciones “aligeradas” de los clásicos, aunque sea para fomentar la lectura, en ocasiones nos producen sarpullidos. Si ahora las masacran a base de vampiros, licántropos, o zombis: la broma puede que resulte ya pesada, sobre todo cuando los jóvenes terminen asociando a Jane Austen únicamente con novelas de zombis, a Tolstói con historias de androides y a Robison Crusoe, con un náufrago licántropo.

Que sí, que sí, que después de tanto intentar dárnoslas de enrollados en este blog, y de modelnos intentando romper estereotipos sobre bibliotecas y bibliotecarios, ahora nos ponemos de un apocalíptico subido con esto de los mashup. Pero es que a los clásicos hay que tenerles un respeto, y si por decir esto sonamos rancios, nos da igual: de todos es sabido que ahora se lleva lo vintage.