martes, 30 de julio de 2013

Centrifugando el 2013 [junio]

[Haz clic en las letras azules, y centrifuga tu cerebro]

Cualquier narrador sabe que iniciar una historia con un arranque de impacto, conseguirá captar la atención inicial, pero a cambio se corre el riesgo de no estar a la altura de la expectativa generada en el resto del relato. Nosotros arrancamos el mes con el Picoesquina ESCANDALOSO, y si nos fiamos de las siempre socorridas estadísticas: la selección de libros, películas, cómics y discos que componen este Escandaloso, siguen interesando a nuestro público que se adentra en la propuesta sin escandalizarse lo más mínimo, desde hace casi dos meses.

Por eso ya estamos maquinando cuál será nuestra segunda Acción artístico-bibliotecaria, otra novedad que lanzamos en junio y que sigue luciendo en nuestras salas, buscando aunar arte y bibliotecas, en combinaciones que aspiran a resultar tan impactantes como las que mostrábamos en Mutaciones librescas.
 
Y es que el concepto de bibliotecas-nido caló hondo en nuestros seguidores, no era para menos con frases tan contundentes y acertadas como: “los bibliotecarios son los superhéroes de la cultura” o “las bibliotecas son centros democráticos por excelencia”, que ya se han convertido en lemas que ganas nos dan de grabar sobre nuestra fachada.

Otra frase de las que no se olvidan fue: “soy como una plancha eléctrica, que cuando enchufo caliento en España y en cualquier lugar del mundo”, tal cual como hacemos las bibliotecas: guarecer y reconfortar a todos al calor de la cultura ante esta crisis que todo lo arrasa.



Después de todo, se trata de una cuestión de piel, de sentimiento y convicciones. Por eso no es de extrañar que algunos llevando las cosas hasta el extremo, decidan marcarse de por vida su amor por las bibliotecas y la cultura, reafirmando esa identidad que tan escurridiza se hace en estos tiempos digitales.

Personalizarse, esa parece ser la consigna para resistir a cualquier tipo de pensamiento único, y ¿qué mejor manera de ser únicos que customizarnos a fuerza de lecturas? El arte del Mian Xiang te dirá todo sobre cómo eres, basta con atreverse a mirarse en el espejo, y acaso preguntarse a uno mismo: ¿qué estás mirando?

 

Ante posibles veredictos implacables por parte del espejo, en lo que a la operación bikini se refiere, siempre se podrá alegar en nuestro descargo que con manjares tan exquisitos, como los que mostrábamos de Firo Vázquez en Biblioteca caníbal, es totalmente comprensible el descuido.

Tal vez no estemos a punto para un striptease impecable (que tan bien vendría para cerrar en lo alto un relato tan trepidante); pero como dijo el poeta, al final nuestro cuerpo terminará siendo polvo, pero eso sí, siempre polvo cultivado.