viernes, 12 de septiembre de 2014

Recalculando [verano 2014]: El bibliotecario en su laberinto

Publicado: 1 de septiembre de 2012 
Reflexionando: ¿la profesión de bibliotecario está llamada a extinguirse o a mutar?


Se cumple un año de una entrada que ocupa uno de los primeros puestos en nuestro ranking de más visitadas hasta el momento: Soy bibliotecario, soy feliz. Insultantemente optimistas, hace ahora un año poníamos la mejor de nuestras caras cuando ya había muy pocos motivos para ponerla.

Visiones desde dentro del laberinto
Un año después, ¿podemos seguir siendo felices? Sería arriesgado contestar, pero como pese a todo las bibliotecas y los bibliotecarios aún no nos hemos extinguido, sí que podemos plantearnos nuevas reflexiones.

Sobre todo a raíz de un comentario por parte de una seguidora en nuestro Facebook, en la que venía a plantear una cuestión de lo más peliaguda: ¿con las nuevas tecnologías qué sentido tenemos los bibliotecarios?, ¿somos un gremio a extinguir?, ¿somos un gasto innecesario?

David Cantero
El debate que puede surgir de estas cuestiones excede de la dinámica de este blog, y es un asunto que el propio gremio está dirimiendo en numerosos foros. No queremos aquí iniciar un exhaustivo repaso a todas las posibilidades de la profesión bibliotecaria que siguen vigentes pese al avance de las nuevas tecnologías.

Pero a este respecto, nos parece oportuno extrapolar las palabras del periodista David Cantero en una reciente entrevista. Cantero al preguntarle por lo que se está dando en llamar periodismo ciudadano (cualquiera con un móvil puede ejercer de periodista y captar la noticia) contesta:

“Me da cierto recelo ese título, como me lo daría el de cirugía ciudadana. Me inquietaría que cualquier aficionado me operase o pilotara los aviones en los que viajo. El periodismo, aunque a veces no lo parezca, es un asunto muy delicado.”
No es que pretendamos equipararnos con el periodismo (aunque no deja de ser curioso que en la Universidad de Murcia, los estudios de Biblioteconomía compartan facultad con los de Periodismo), pero en una sociedad infoxicada, como está de moda decir, quizás sean más necesarios que nunca profesionales acostumbrados a manejar fuentes fiables, a organizar la información para que cada uno la use adecuadamente, y llegue a sus propias conclusiones, y preservar esa memoria cultural que cada vez es más vital recordar a las nuevas generaciones, para que no se cometan siempre los mismos errores.

Los bibliotecarios estamos inmersos en nuestro propio laberinto, un laberinto levantado entre ebooks, redes sociales o libros impresos, y por eso la instalación que han hecho en la Olimpiada Cultural londinense paralela a los recién concluidos Juegos olímpicos, y bautizada con el nombre de aMAZEme nos ha prestado la metáfora visual perfecta para la situación de nuestra profesión en la actualidad. Se trata de un laberinto hecho con libros en el que perderse, rodeado de pantallas que proyectan luces y sonetos de Shakespeare y otros tanto autores. Una vez concluya la instalación, los libros serán entregados a una ONG.



Si en la revolución industrial del XIX, miles de oficios se extinguieron ante las nuevas tecnologías; en la revolución digital otros tantos desaparecerán. Puede que estemos llamados a ser uno de ellos, pero de momento es difícil ver la decadencia en nuestras salas repletas de gente, en nuestras actividades con listas de espera, o en nuestras novedades que siguen volando de las estanterías. Mientras esto se mantenga, al menos, nos resta algo de tiempo para poder seguir buscando la salida al laberinto.