miércoles, 30 de diciembre de 2015

El fin del reinado de los bomberos


No es de calendario, pero esta foto de Bruce Weber,
aunque algo extraña: bien podría servir para un
calendario erótico-festivo bibliotecario

Pese a que la noticia sobre uno de ellos, dio lugar a uno de los post más exitosos en la historia de este blog: lo cierto es que no hemos tratado mucho el asunto de los calendarios relacionados con el mundo bibliotecario, que se editan cada año por estas fechas.

Nada que ver con el tan cacareado Pirelli (si de verdad quieren mostrar mujeres "empoderadas", como en el último, que recurran al gremio bibliotecario), pero el calendario de bibliotecarios en paños menores (o sin paños) del 2012, Men of Stacks, del que hablábamos en Demasiado sexy para este blog: hizo pico de audiencia en las estadísticas; y seguro que hizo que más de un despacho de bibliotecaria se asemejase a un testosterónico taller mecánico, o a la cabina de un camión.

Recurrir a los desnudos por una buena causa, es algo habitual en los calendarios; y gremios hasta ahora no contemplados dentro del imaginario erótico-festivo no paran de sumarse. El más reciente: el de los científicos.


Científicos ligeros de ropa: el mito del bombero cada vez más cuestionado


Tal vez empujados por su afán por desmarcarse del estereotipo (por otro lado tan ventajoso) que está dando la serie The Big Bang Theory sobre los científicos y geeks en general (ya saben los fascinados por la tecnología, que rozan lo que se entiende por friki), y aprovechando que los gimnasios han marginado a los bomberos como única profesión autorizada para lucir musculitos: The sexy geek project busca recaudar fondos en una campaña contra el acoso escolar, haciendo que científicos y geeks  enseñen cachas para deleite femenino y gay.


El físico Javier Santaolalla y el matemático Aitor Menta en Bibliofriki

Y entre los que se encuentra el físico de partículas Javier Santaolalla, miembro del grupo de científicos-monologuistas de humor The Big Van Theory que tanto éxito tuvieron en su actuación en nuestra Bibliofriki el pasado mes de noviembre; y que protagoniza precisamente el mes de noviembre, caracterizado como Ryu, uno de los protagonistas del videojuego Street fighter.

La alianza friki-bibliotecaria existía mucho antes de nuestro Bibliofriki. Remontándonos serían nuestros colegas de Frikitecaris los pioneros en evidenciar esta relación, y han tenido que ser ellos los que para este 2016 nos deleiten con un calendario-reivindicativo del glamur de la profesión, inducido (cómo no) por el influjo de Mario Vaquerizo y su reciente conversión bibliotecaria.



Aunque para calendario friki-geek-comiquero el que han promovido las Cosplaying Librarians para este año que entra. En la que, desde ya, es una de nuestras web de referencia: CCGC in libraries (Cosplay, Comics and Geek culture in Libraries) han ido recopilando fotografías de bibliotecarias cosplay, es decir caracterizadas con el superhéroe o personaje que más les gusta. El resultado una auténtica gozada para nuestra más que marcada vena friki-bibliotecaria.

¿Para cuándo uno así entre bibliotecarios de nuestro país? En la BRMU, con nuestra Bibliofriki aún en marcha, lo adoptamos como calendario oficial, mientras esperamos a que iniciativas así vayan surgiendo por nuestro país.




Nuestras colegas sin prejuicios ni complejos del otro lado del charco


Y para quien aún no haya tenido suficiente, cerramos con un auténtico filón. En la tienda online CafePress se  pueden adquirir un enorme número de calendarios para este año que entra, ambientados con temática bibliotecaria. El que no le dé protagonismo a las bibliotecas en su 2016, desde luego es porque no quiere.