lunes, 1 de abril de 2013

¿Qué estás mirando? Primera entrega

TRES CHICAS Y UN FORASTERO - ¡VIVEN! - OTRA NOCHE DE MIERDA
EN ESTA PUTA CIUDAD - COMO TODO EL MUNDO

Empezamos galopando, y ya vamos cabalgando a los lomos de libros, películas o discos que se encadenan unos a otros casi por sí solos, contándonos historias, lanzándonos mensajes, cual cadáveres exquisitos con los que vamos conformando una historia. Una historia colectiva en la que confiamos en que si estás leyendo esto, te animes a participar [envíanos las fotos a referencia-brmu@listas.carm.es]

DE MUJERES CON HOMBRES - ENTRE LAS SÁBANAS -
CONVERSACIONES DE ALCOBA - QUÍTAME TUS SUCIAS MANOS
DE ENCIMA

Hoy publicamos las primeras fotos que nos han llegado, y algunas propuestas de entusiastas compañeros. Con ellas queremos ir construyendo un mural, primero en este blog, y más adelante en algún expositor de la biblioteca, que interrogue: ¿Qué estás mirando? a cualquiera que se acerque. Pero no con la actitud amenazante de un Robert de Niro en Taxi driver; sino en el tono inquisitivo de quien se enfrenta a la broma infinita del arte contemporáneo. 

SUCEDIÓ UNA NOCHE - BREVE ENCUENTRO - LA NOCHE ES VIRGEN -
BESOS ROBADOS - DESEO - ESCÁNDALO


Las tres primeras fotos nos cuentan historias noctámbulas. En la primera, el periodista Emilio Romero es el que da el pie con su novela Tres chicas y un forastero, a una noche de farra por una ciudad que no parece cumplir las expectativas de nadie. Suena a argumento de novela negra, de thriller policíaco sucio de los 70 o los 80, cuyo final se aventura violento, quizás trágico, o simplemente descreído, pero en ningún caso acomodaticio.


AHORA QUE AÚN ME ACUERDO DE TODO (O CASI) -
CONFIESO QUE HE VIVIDO - COMO UN TORRENTE - PORQUE
ÉRAMOS JÓVENES

La historia que encadenan los títulos en la segunda y tercera foto introduce el flirteo, la seducción, los encuentros furtivos y el desencuentro final; y para ello recurren desde libros a deuvedés e incluyendo hasta un vetusto y muy expresivo VHS.

El listado de nombres y títulos que el azar ha unido para formar estas historias, es de lo más peculiar: de Ian McEwan a Hernán Migoya pasando por Frank Capra, David Lean, Jaime Bayly, François Truffaut, Marlene Dietrich o Shusaku Endo. Todos unidos por el discurrir de unas historias abiertas a mil y una posibilidades.

Y tras tanta pasión, llega la reflexión en la cuarta foto: en la que al humorista gráfico Romeu, a Pablo Neruda o a Vincente Minnelli los concluye una atinada Josefina Aldecoa, achacando tanta intensidad a la impulsiva juventud.

MRS DALLOWAY - COMPRANDO - LAS FLORES DEL MAL

La quinta foto es un punto y aparte literario de buen gusto e inteligencia compositiva. Virginia Woolf arrancaba su novela La señora Dalloway con la frase: "La señora Dalloway dijo que ella misma compraría las flores" y María (que así se llama la perspicaz fotógrafa que nos la ha enviado) ha sabido maridar a dos figuras tan lejanas y a la vez cercanas como Virginia Woolf y Baudelaire a través un cuento infantil de Helen Oxenbury.

Y es que ya lo dijo el poeta maldito por excelencia: "lo inesperado, la sorpresa o el estupor son elementos esenciales y característicos de la belleza." Y con esta composición, nuestra avezada fotógrafa ha conseguido precisamente eso: una belleza inesperada.


QUE EMPIECE LA FIESTA - PELOTAZO MIX - EL CAPITALISMO -
EL HUNDIMIENTO - CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

Y tras la peligrosa, pero atractiva nocturnidad y la delicia metaliteraria de la quinta foto, cerramos con un duro regreso a la realidad más inmediata. No por casualidad el protagonista de la divertida novela del italiano Niccolò Ammaniti: Que empiece la fiesta, es un constructor que organiza una fiesta, que Ammaniti usa de excusa para retratar a la sociedad que tan peligrosamente vivimos estos días.

Situados en ese entorno, nada mejor que el recopilatorio Pelotazo Mix como banda sonora para esa fiesta, y como diagnóstico certero de lo que vendría después, ese CAPITALISMO en mayúsculas; al que sostiene la estupenda película alemana El hundimiento, y en cuya base, se encuentra el mismísimo García Márquez, cerrando una profecía de algo que se veía venir desde muy lejos, pero que pocos quisieron ver.

¿Y después de esto, aún no te animas a echar un vistazo a las estanterías y ayudarnos con la siguiente entrega de estos títulos encadenados?