jueves, 30 de mayo de 2013

Centrifugando el 2013 [abril]

[Haz clic en las letras azules, y centrifuga tu cerebro]
  
"Somos viejunos, orgullosos y bizarros"
La cultura sin disciplina no lleva a ningún sitio. Ya lo decía Picasso: si llegan las musas que me pillen trabajando. Así pues, vamos a trabajarnos bien el relato del pasado mes de abril, aunque las musas nos rehúyan abrumadas por la aparente incoherencia de los temas que abordamos.

Ante la dispersión, sólo el imperio de la ley puede poner freno al caos; y eso es lo que hicimos promulgando las leyes robótico-bibliotecarias, que nos dejaron clara la necesidad de disciplina que hay, a la vista del aluvión de visitas y retuiteos que acumuló ese post.

 
El fin último de una ley debería ser el cambiarnos la vida a mejor, pero como eso no siempre se cumple, al menos contamos la historia de bibliotecas que sí cambian la vida de sus usuarios. Un canto de optimismo y un ejemplo práctico de esa vocación social de las bibliotecas más en boga que nunca últimamente.

La Streisand sacando las uñas


Somos seres sociales, nos guste o no. Está bien ser autosuficientes, pero querer ser un Juan Palomo (yo me lo guiso, yo me lo como) tiene sus inconvenientes: como pudo comprobar la diva Barbra Streisand con un incidente, que ha hecho que su nombre sirva para bautizar a ese efecto bumerán, que se produce al pretender que algo no salga a la luz.


Leyendo entre tiburones

Y es que la publicidad es un arma de doble filo según como se maneje. Este mes el actor Nathan Fillion y el escritor de terror Stephen King nos dejaban la cara más amable, aunque nadasen entre tiburones; mientras que los gnomos de jardín y las idílicas pequeñas bibliotecas libres, nos desvelaban la cara más oscura de la crónica de sucesos.

Los peinados de moda
para esta temporada
  Propio de una crónica de sucesos sería lo que contábamos en Estudia o revienta, pero más que la cruda realidad, lo que nos gusta contar son ese tipo de noticias que trenzan lecturas con futuro, sobre libros que respiran o acarician aunque sea haciendo mucho, mucho ruido.

No lo podemos evitar, todos perseguimos un final feliz, y con la primera entrega de nuestro proyecto ¿Qué estás mirando? estamos un poco más cerca de conseguirlo. Ahora solo falta que tú, que estás leyendo este blog, pases a la acción y te sumes enviándonos un próximo capítulo.


¿Serás tú el que dé forma al próximo capítulo?


martes, 28 de mayo de 2013

¡Qué viva México, lectores!

Rutas del librotraficante y su caravana

La crónica de actualidad que proviene de México lleva años repleta de violencia, aberranciones contra las mujeres, y narcotráfico. Sólo el reciente milagro económico (que tanto recuerda al nuestro) parece mitigar en algo el goteo constante de sucesos luctuosos que nos llegan desde ese país.

Por eso que figuras como Tony Diaz, el denominado librotraficante, haya sido premiado por la ALA (American Library Association) con el galardón Robert B. Downs de Libertad Intelectual, proporcionan un respiro al estereotipo mexicano que reproducen los medios. Ya hablamos de este movimiento de revolución pacífica que lucha contra la ley de Arizona que prohíbe los estudios méxico-americanos, falseando y acallando la verdadera historia de las relaciones entre ambos países, como una manera de borrar las raíces de los millones de mexicanos asentados en los Estados Unidos.

El premio viene a refrendar la labor de este movimiento que como toda buena historia de frontera, consta de bibliotecas secretas, caravanas por distintos estados, ilustres partidarios como el actor Edward James Olmos, y que la última semana ha alcanzado otro hito al salvar los estudios étnicos en Texas.

Tony Diaz entre dos de sus seguidores

México lindo, México loco
Lo cierto es que viendo las poses que Tony Diaz, adopta en algunas fotos, da todo el pego como traficante a secas; pero no deja de ser otro de esos contrastes que hacen de México un país tan surrealista. Como el chiste que recuerdan en Babelia esta semana, a cuenta del boom del género fantástico: si Frank Kafka hubiese escrito sobre México o España, sería considerado un escritor costumbrista. Tales son los dislates que definen nuestras idiosincrasias.

Y con una representante de ese surrealismo mexicano llevado a la música cerramos. Astrid Hadad, figura que consigue lo imposible: pasar de vueltas el ya de por sí pasado de vueltas folclore mexicano.

viernes, 24 de mayo de 2013

Sexo, drogas y tejuelos revisitado

El Olimpo del rock and roll según la revista Rolling Stone

En el particular proceso de demolición que del concepto clásico de lo que es una biblioteca, iniciamos en este blog hará cosa de dos años, si hay un post fundacional, ese sería aquel de Sexo, drogas y tejuelos. En él, descubríamos a nuestro primer santo laico bibliotecario en la persona de su satánica majestad: Keith Richards, y su secreto amor por las bibliotecas, y la profesión bibliotecaria.

La biografía de Richards
Más tarde, la noticia quedaría plenamente refrendada en sus memorias, en las que llegaba a decir al respecto, cosas tan sensatas y acertadas como:

“Cuando estás creciendo, existen dos instituciones que te afectan poderosamente: la iglesia, que le pertenece a Dios; y la biblioteca pública, que te pertenece a ti. La biblioteca pública es un gran ecualizador”

“La biblioteca era el único lugar, donde obedecía las reglas de buena gana”

Y debía ser cierto, respecto a guardar silencio y demás normas; pero no tanto en otros asuntos, como el de cumplir los plazos. Según el Daily Mirror, el guitarrista adeuda unas 3.000 libras por sanciones acumuladas en la devolución de obras desde hace 50 años, en una biblioteca.

Son recurrentes las noticias en torno a retrasos exagerados en devolución de obras a bibliotecas, pero aparte de porque sea Keith Richards el protagonista de ésta en concreto, lo que más nos ha impactado, es pensar en la cantidad de material escolar que lograríamos con multa tan abultada para nuestra Biblioteca Quitapesares.

Los cuatro de Liverpool defendiendo las bibliotecas públicas

Y por seguir con rock y bibliotecas, precisamente hace unos días, Hunter Davies, biógrafo The Beatles, ha donado a la British Library una colección de letras de John Lennon. Su donación atiende a su interés porque se conserven adecuadamente, y también por el fisco. Y es que en el Reino Unido, al contrario que en nuestro país, las bibliotecas son lugares deseables para aliviar la presión fiscal, aunque por otro lado las cierren a mansalva.


En la clásica oposición The Beatles/The Rolling, en este blog no tomamos partido, pero no podemos ocultar una cierta simpatía por el diablo. De ahí la recomendación cinematográfica con la que cerramos: Stoker, una maravillosa película, cuyo elegante estilo está impregnado de esa atracción por lo perverso y lo diabólico, que tan bien plasmaba el tema de los Rolling. Y en cuya estupenda banda sonora, se incluye un tema que canta otra clásica en este blog: Nancy Sinatra.

Su versión es nuestra preferida, pero que aquí vamos a poner la de la amada/odiada Lana del Rey, que en su afán por resultar vintage, consigue una más que respetable interpretación del tema Summer wine:



miércoles, 22 de mayo de 2013

Tren con destino a Calasparra - fin de trayecto Comicteca

Sombras del paisaje sobre los rostros de pasajeros
en el tren del Viaje de Yuichi Yokoyama

Con este post vamos a hacer equilibrios entre la autocomplacencia más vanidosa, y la autoestima. Y es que hablamos de nuestras virtudes, sin apartar por ello a la modestia. Todo arranca a raíz de dos noticias.

La primera, aparecida en la web de la Plataforma para la creación del Colegio Profesional de Archiveros, Bibliotecarios y Documentalistas de Madrid, donde se hacen eco de nuestro proyecto de automatización de bibliotecas municipales. Que no consiste en otra cosa, que un día a la semana, personal de la Regional viaja a algunas de las pocas bibliotecas de la Región sin integrar en el catálogo colectivo, a informatizar y organizar sus fondos (de momento llevamos Ricote, Campos del Río y Calasparra).

En ruta hacia Calasparra, señalando los arrozales

BPM (siglas de Bibliotecas Públicas Municipales, aunque como se aprecia en las fotos, nosotros “adaptamos” las susodichas siglas para bautizarnos con un nombre de guerra más combativo). No vamos a engañar, las flores que nos echan en Madrid a cuenta de nuestras expediciones bibliotecarias, nos regalan los oídos y nos ponen más felices que una perdiz (aunque que sepamos, nadie ha preguntado a las perdices sobre su grado de felicidad).

Bibliotecarios P.M. en plena acción

Cartel para la Comicteca
de Cali (Colombia)
La otra noticia que nos hace felices se refiere a nuestra Comicteca. Hace años hablamos de nuestra colaboración con CERLALC, organismo intergubernamental que promueve la lectura en América Latina, el Caribe, España y Portugal. Nuestra Comicteca se convirtió en el prototipo para crear este tipo de servicios en América Latina, y ya podemos dar la bienvenida a la primera Comicteca  inaugurada en la ciudad colombiana de Cali, en la que se han seguido nuestras directrices (recogidas en la publicación de CERLALC: El cómic, invitado a la biblioteca).

Nos ha producido gran ilusión ver nuestros muebles de Comicteca (salvo los sillones, eso sigue siendo exclusivo nuestro) reproducidos al otro lado del Atlántico, siguiendo las pautas que hemos ido diseñando en la Regional de Murcia.

Fotografías de la Comicteca de Cali, con mobiliario y organización
según las directrices de nuestra Comicteca

Ya lo advertíamos al principio, esto iba a ser un publirreportaje, pero es que si no celebramos lo bueno, ¿cómo íbamos a aguantar este viaje sin alforjas que nos alivien el camino?


                              Calasparra en la película Hot shots 2



lunes, 20 de mayo de 2013

Bibliotecas de oro

Las chicas de oro: bibliotecarias del futuro
Para algunos, bibliotecas y bibliotecarios somos algo propio de la serie Las chicas de oro (la original americana, no el engendro español), es decir: entrañables pero anticuados, simpáticos pero desfasados. Y cuando a punto estábamos de reservar plaza en Prados soleados (que así se llamaba la residencia de ancianos, a la que Dorothy amenazaba con enviar siempre a su madre Sofía) resulta que según un estudio de una consultora australiana: a los gobiernos les sale más rentable invertir en bibliotecas, que en oro. Y lo argumentan con datos plenamente objetivos.

Dorothy entregando su carné de biblioteca
Si durante el 2012 se hubieran invertido 100 dólares en el dorado patrón, los beneficios este año serían de 110 dólares. En cambio según las estimaciones de SGS Economics: de cada 100 dólares invertidos en bibliotecas, los beneficios para la comunidad se cifran en 290 dólares. Este beneficio se materializa en la formación que proporcionan a los estudiantes, en el apoyo a emprendedores, que gracias a los recursos públicos pueden desarrollar sus proyectos y negocios, en el asesoramiento a parados en la búsqueda de empleo (como nuestra Biblioteca Punto de Empleo) y en tantos otros aspectos que devuelven casi duplicado, cada dólar que se invierte en bibliotecas públicas.


Blanche ligando en la biblioteca
 Así que no es de extrañar que la responsable de la Asociación Australiana de Información y Bibliotecas haya declarado: “Las bibliotecas son tan importantes en la era de libro electrónico como lo han sido en la era del libro impreso. Son lugares donde la gente conecta, encuentra información y explora nuevas ideas” y ello, nos atrevemos a apostillar, incide en el bienestar social, y por ende, en el potencial económico de la comunidad.

Asfixiada en oro

Argumentos de peso para descascarillar esa capa de oro con que algunos pretenden asfixiarnos cual chica Bond en Goldfinger, pintándonos como venerables templos de alta cultura llamados a languidecer en esta liviana, hasta la transparencia, era digital.

Fuente: Alia

viernes, 17 de mayo de 2013

AAAAAAAHHHHH!!!!!!!-SSSSSHHHHHHHHHH!!!!!!!

Todos somos como Homer perdidos en el
cuadro de Munch

 Vaya por delante nuestra ignorancia, pero no sabemos si existe un nombre médico para definir la imperiosa necesidad de gritar a pleno pulmón. Pero si habláramos de patologías típicamente bibliotecarias, ésta sería sin duda una de las que más nos caracterizaría.

Es el efecto de la presión por preservar el silencio en nuestras salas; y aunque en estos días, todos tengamos la imperiosa necesidad de gritar, no es tanto la denuncia como el impulso irracional, el que nos hace añorar el concurso de gritos que dio popularidad en los años 90, al pueblo madrileño de Colmenar de la Oreja.

El concurso de Colmenar ganó popularidad
internacional al aparecer en "La flor de mi
secreto" de Pedro Almodóvar
Por eso, la actividad de Final Scream (Grito Final) de las bibliotecas de la Universidad de La Crosse de Wisconsin en los Estados Unidos, nos produce tanta envidia. Va orientada a los estudiantes, pero para sí la querríamos los bibliotecarios. Como medida antiestrés en periodo de exámenes, las bibliotecas proponen a los estudiantes gritar a pleno pulmón en plan terapéutico, y a los participantes después se les invita a una merienda.

Lo que no dice la noticia es si los participantes gritan algo en concreto, o simplemente se desfogan forzando sus gargantas sin lanzar ningún mensaje al mundo. En caso de hacerlo, a los bibliotecarios no nos faltarían motivos para mugir cual morlacos a punto de embestir.


El Roto siempre poniendo voz a los que no gritan

Claro está, que los impulsos aunque gratificantes y terapéuticos también tiene sus inconvenientes. Solo hay que ver este divertidísimo y galardonado cortometraje de hace unos años, para constatar lo arriesgado e incómodo que en ocasiones puede ser el dejarnos guiar por nuestro sistema límbico.




jueves, 16 de mayo de 2013

¡Qué profunda emoción!

La Venecia futurista de Moebius: llegar al futuro,
preservando el pasado, tal cual pretenden las bibliotecas

La sentimental canción de Charles Aznavour con cuya frase titulamos este post, consiguió transmitir esa melancolía tan explotada por las agencias de viajes para enamorados.

Pero el tono de este post, aunque nos encante Muerte en Venecia (novela y película), el Casanova de Fellini o nos fascine la poesía y la figura del Ezra Pound crepuscular, nada tiene que ver con ese lento deterioro, con esa decadencia que siempre rodea a la bella ciudad. Puede que para algunos las bibliotecas seamos como Venecia: bellas fachadas cuyos pilares se van desgastando ante las oleadas cada vez más intensas de lo digital. Pero nada más lejos de la realidad.

Cabezas de animales del zodiaco. Obra de Ai WeiWei, activista-artista chino
que estará en la Bienal 2013

Venecia, siempre agonizante y siempre superviviente, es la ciudad en la que sus libreros se han unido para reivindicar, aprovechando la celebración de su famosa Bienal de arte contemporáneo: a la lectura, las librerías y bibliotecas venecianas. El goteo de cierres de librerías en la ciudad es constante en los últimos meses, y de ahí ha surgido el manifiesto: Venecia, ciudad de lectores, que firmado por un centenar de escritores e intelectuales, solicita la instalación de librerías en edificios públicos, una protección al comercio del libro en la ciudad que ha encontrado en la Bienal la ocasión para la reivindicación.


Venecia celeste de Moebius
 Si la bella ciudad, pese a los siglos y al salitre que corroe sus entrañas, sigue en pie: ¿no vamos a conseguir las bibliotecas, que tenemos aún más siglos de existencia, y cimientos reforzados con toda la cultura y el saber del mundo, sobrevivir?

Y ya que hablamos de la Bienal de este año, celebremos la supervivencia de la cultura europea (pese a  todo), con una figura imprescindible que participa en esta edición. La heredera de la mejor tradición cabaretera, y de las grandes divas de la canción: Ute Lemper, que en combinación con Michael Nyman, convierten en música un poema de Paul Celan.



martes, 14 de mayo de 2013

Parque de atracciones bibliotecarias

Biblioteca Poplar en Pekín
Tobogán en biblioteca privada de Corea del Sur

Según el decálogo de Faulkner-Brown, arquitecto que orientó su carrera a la construcción de bibliotecas, y sigue siendo un referente en este campo: el edificio de una biblioteca debe ser flexible, fácilmente adaptable, accesible, confortable, y muchas cosas más.

Las bibliotecas que recogemos en este post no sabemos si cumplirán a rajatabla los mandamientos de Faulkner-Brown, pero lo que está claro es que cumplen su cometido de incitar a la lectura de las maneras más divertidas que quepa imaginarse.

Biblioteca-árbol en el Regent Park de Londres

Desde bibliotecas-árbol, a bibliotecas con toboganes, suspendidas en el aire, o que precisan suspenderse en el aire para poder consultarlas. De todo ahí en estos delirios arquitectónicos  que persiguen convertir la lectura en una experiencia doblemente fascinante.

La biblioteca-árbol del Regent Park de Londres, vista interior

Biblioteca del resort Soneva Kiri en Tailandia, con jaula suspendida
en el aire para niños

Biblioteca móvil en Alemania

Biblioteca en un orfanato en Tailandia
  
Biblioteca de un hogar en Austin (EEUU), un asiento colgante
permite acceder a las partes más altas de las estanterías

Biblioteca Poplar en Pekín

Fuente: Flavorwire

viernes, 10 de mayo de 2013

¿Qué estás mirando? Segunda entrega


Historia collage con las fotos enviadas:
parte de la desesperación de unos ángeles con caras sucias, que sueñan
en el pabellón rojo con marcharse a tierras lejanas
 
Hemos de reconocer que ha costado lo suyo, han sido muchas las provocaciones, y cuando a punto estábamos de tirarnos por el tobogán del exhibicionismo más barato: ¡¡¡nuestros lectores REACCIONAN, Y COLABORAN EN ESTE BLOG!!!

En esta segunda entrega, han sido cuatro seguidores los que nos llevan a galopar por historias que han urdido paseando su mirada por las estanterías. ¿Serás tú uno de los que continúe el relato que entre todos queremos crear? [súmate al proyecto enviando tus fotos a: referencia-brmu@listas.carm.es]


LA SINRAZÓN - DESESPERACIÓN - INSACIABILIDAD - LA DEBACLE

Ana Reviejo Gómez nos propone un arranque apocalíptico, en el que ética y estética se aúnan de manera impecable. Pero que sean las palabras de la propia Ana las que nos detallen el relato que ha captado, y que como ella nos dice, daría para una de zombis:
"se contaban ya por cientos los que, perdida la cordura -sinrazón-, deambulaban sin descanso y sin salida -desesperación- en busca constante del mordisco en un ansia sin final -insaciabilidad- que, como estaba previsto desde el principio de los tiempos, acabó en la muerte absoluta -débâcle-"
No hay que esforzarse mucho para ver paralelismos con la actualidad más inmediata. Pero lo mejor de la foto no es solo lo que nos cuenta, sino cómo nos lo cuenta. Las cubiertas ajadas, los lomos agrietados, el ángulo que permite exhibir los cantos desgastados en sus esquinas. La foto da fe de que son libros vividos, leídos, al borde mismo de esa debacle que tan a duras penas les sostiene.


EN EL NOMBRE DEL PADRE - LA NOCHE DEL ORÁCULO - DIOS VUELVE EN
UNA HARLEY - UN VIAJE AL CORAZÓN DEL ROCK AND ROLL -
UN HOMBRE EN LA OSCURIDAD - VERY BAD THINGS - REJAS ROTAS -
NOCHE DE ROCK - ÁNGELES CON CARAS SUCIAS - PERDICIÓN

Y tras la caída de los dioses, sólo cabe buscar válvulas de escape. Por eso el relato que ha montado Luis Sánchez Martín arranca encomendándonos al cielo, para vivir una temporada en el infierno a ritmo de buen rock and roll. Barry Gifford escribiría fácilmente una novela con esos elementos: repleta de frontera, fluidos corporales, personajes marginales, género negro, negrísimo del bueno, e irreverencia contestataria. Y la productora Troma, podría hacerla celuloide, completando así el atentado.

De una historia repleta de rock, que deambula por el lado salvaje, no cabía esperar una foto nítida, perfecta y enfocada. Tenía que ser distorsionada como un riff de guitarra de Jimi Hendrix, abrupta como un escupitajo punki de Sid Vicious, urgente y sucia como un tema incendiario de los Ramones (pero que gracias al pie de foto se entiende perfectamente).

SUEÑO EN EL PABELLÓN ROJO - UNA HISTORIA DE LA LECTURA - 
¡TAN LEJOS, TAN CERCA! - LA VIDA DE LOS OTROS - EL SABOTAJE
AMOROSO - LA VIDA DE LAS MUJERES - EL UNIVERSO, LOS DIOSES,
LOS HOMBRES

Tras la road-movie underground de Luis, la propuesta de Pepa Botella nos traslada a una historia de sueños literarios. El gran clásico chino de Cao Xueqin nos transforma en Little Nemos viajando al gran sueño de la literatura. A través de la lectura, observamos la vida de los otros, a veces de cerca, otras veces de lejos. Nos creemos entomólogos, escudriñando a través del microscopio historias ajenas que no pueden salpicarnos. Pero cualquier letraherido sabe que eso es mentira, que todo buen libro deja huella, nos afecta, nos sacude, nos mancha.

Puede que hombres y mujeres en ocasiones nos sintamos como dioses, y en otras como insectos. Pero sea cual sea el momento que estemos viviendo, siempre habrá buenos libros en los que refugiarnos.

AL ESTE DEL EDÉN - LA MUJER DE ROMA - A LA CAZA DEL AMOR -
EN TIERRAS LEJANAS - POR UN MUNDO MEJOR - AMANECE QUE
NO ES POCO - CON LA MUERTE EN LOS TALONES - ACORRALADA-
DONDE TODO TERMINA ABRE LAS ALAS - CON TAL DE NO MORIR

La foto de Begoña Miró García de Otazo con la que cerramos, deja claro que ha rastreado su historia por nuestras salas, lo cual nos encanta. Nos la imaginamos con la cabeza inclinada, arriesgándose a pillar una tortícolis entre las estanterías, pasándoselo en grande como nos dice en el correo. Y además nos ha dejado una historia que para sí quisieran los guionistas de Hollywood: un auténtico thiller que tiene de todo.

Romance, acción, escenarios exóticos, humor surrealista, y un final esperanzador que nos recompensa de las emociones vividas. Ni el mismísimo Hitchcock podría haber soñado mejor argumento, ni nosotros pensábamos que íbamos a contar con un broche tan espectacular para este encadenado de historias. Una historia, cuyo próximo episodio, sólo depende de que después de leer esto: te animes a proseguirla.


El personal de la Biblioteca Regional (The love library) encantados de la vida

Estamos más felices que el elenco al completo de Vacaciones en el mar al final de cada episodio. Esto se llama interacción, creación colectiva, comunidad virtual, pero sobre todo se llama: disfrutar como críos gracias a la cultura.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Voces distantes

Jean Cocteau

 La voz nos caracteriza y define, en cambio, mientras acudimos a gimnasios o clínicas de belleza para moldear nuestro cuerpo, a nuestra voz (salvo que seas cantante, actor o locutor) la dejamos en barbecho.

Cartel ficticio para La ley del deseo de
Pedro Almodóvar
De ahí lo ajena que la sentimos, si a través de algún medio de grabación, nos convertimos en oyentes de nosotros mismos. A todos nos gustaría que nuestro discurso ganase en poder de seducción entonando cual Constantino Romero, Manolo Otero (no perderse el video-recuerdo a Otero: un auténtico contenido extra para nuestra BRMU Bizarra), Charo López o Nuria Espert (pichando en cada nombre podemos recrearnos en sus voces). 

Nuestro idiolecto, o lo que es lo mismo, nuestra forma característica de hablar, nos configura tanto como las palabras que utilizamos. Por eso, no es de extrañar, que imaginemos voces cuando estamos leyendo. A cada texto, a cada personaje, a cada mensaje, le asignamos una voz; y por eso muchas veces, al descubrir las voces reales de algunas estrellas de Hollywood, se nos cae el mito a los pies.



Algo que no pasa con nuestra colección de audiolibros, en la que los mejores locutores recitan algunas de las mejores obras de la literatura para personas con o sin dificultades para la lectura. Jean Cocteau sabía bien lo que puede calmar o enervar escuchar una voz humana, y esta colección acompaña a más de uno de nuestros usuarios en sus desplazamientos, quehaceres diarios o soledades elegidas. No son voces distantes, como la estupenda película de Terence Davies, sino voces próximas, que nos acercan lo mejor de la creación literaria en sonidos.


Anna Magnani, Ingrid Bergman y Carmen Maura: tres grandes haciendo suya
La voz humana de Cocteau

Una palabra tuya bastará para sanarme”: ¿y acaso el relato de la crisis en la que sobrevivimos, con sus escándalos, recortes o primas de riesgo, no resultaría más llevadera si nos la contase la voz sin parangón de Gracita Morales? En la web de humor CollegeHumor lo tienen claro en cuanto al efecto que puede provocar una voz al leer un texto, y por eso han creado una recomendación para lectores: la Morgan Freeman Marks o Morgan Freemark.
  
"Uso: recordar a los lectores que pueden leer con la voz que quieran, pero
que deberían leer estas palabras con la voz de Morgan Freeman.
Ejemplo: "y entonces, Kevin tomó un gran trago de vodka, y se lanzó
corriendo de cabeza contra la pared"

Situando dicho aviso junto a algún texto literario, aconseja imaginarlo en la voz del actor (quien no por casualidad, ha sido el encargado de poner voz al mísmisimo Dios en varios films). Así pues, antes de que empecemos a oír voces sin recurrir a la imaginación, cerramos este post arrullados por el poema que Freeman recita en Invictus (curiosamente dirigida por uno de las estrellas a quienes ha doblado Constantino Romero: Clint Eastwood). El círculo se cierra, y seguimos oyendo voces.