jueves, 15 de enero de 2015

Frikis contra hipsters: guerra sin cuartel


Que se adapte una película de éxito para un videojuego, no es noticia. Que sea una novela la que aporte la base argumental, cada vez menos, ya lo contamos en otros post; incluso Jane Austen está ya en formato videojuego. Que la película elegida sea de ciencia-ficción, pues mucho menos; pero que sea de un director de culto, famoso por sus tramas crípticas, repletas de simbolismos, con un alto grado de lirismo, y que abordaba cuestiones de índole existencialista (vamos lo que antes se llamaba cine de arte y ensayo), pues no, no es nada habitual.

Escena de la densa película Stalker de Andréi Tarkovski

Y echándole un vistazo al videojuego Stalker, repleto de disparos, zombis y explosiones por doquier; poca similitud se puede encontrar con la película del mismo título que el director de cine ruso Andréi Tarkovski rodó en 1979, pero no ha faltado algún crítico literario que encuentra paralelismos entre videojuego y película. Después de todo, ¿hay algo más existencialistas que un zombi?

"La existencia precede a la esencia", una frase Jean Paul Sartre que actúa casi como lema del pensamiento existencialista. Pero, ¿alguien se imagina a Sartre, o su pareja, Simone de Beauvoir interesados por los videojuegos, de haber existido en su época? Su curiosidad intelectual seguro que les habría hecho interesarse por lo que se está constituyendo como una industria cultural de primer orden.




Y como en todo sector emergente, no faltan las situaciones cuando menos curiosas. En un artículo del semanario de El País de este último fin de semana, se relatan algunas de las tensiones que están surgiendo entre la vieja guardia fanática de los videojuegos, y los arribistas hipsters que se están apropiando del medio para sus intereses. Un enfrentamiento jocoso, y fácilmente caricaturizable, en el que los fans de los videojuegos según el tópico de toda la vida, locos por la combinación: tías buenas+acción descerebrada+violencia por doquier, están en pie de guerra contra los modernos que cada vez más, consumen y crean videojuegos que supongan "experiencias estéticas y narrativas".

Indie-o-rama, la revista para estar al día de los videojuegos indies


Como siempre los guardianes de las esencias sin dejar evolucionar a lo que supuestamente tanto aman. El videojuego frikis versus hipster es cuestión de poco tiempo que a alguien se le ocurra. Pero exceptuando las  nada graciosas amenazas que algunas mujeres implicadas en la creación de videojuegos distintos, han recibido vía redes sociales, o el homófobo juego Asshole: lo cierto es que este conflicto frikis-hipsters se podría haber dado perfectamente también en el mundo del cómic. Y en cambio, no ha sido así.

Matar gais para que no te violen: el lado oscuro de los videojuegos

Uno de los cuadros de la exposición
Desde la irrupción de la etiqueta de novela gráfica, un nuevo público que hasta ahora había despreciado o mirado con indiferencia al cómic, se ha interesado por él. Leer cómic es guay, es moderno, ya no es cosa sólo de frikis obsesionados por los superhéroes (e incluso su estereotipo ahora es más querido gracias a series como The big bang theory). En nuestra Comicteca lo sabemos bien, la reconsideración del cómic como producto cultural respetable ha evolucionado paralelamente al desarrollo de nuestra Comicteca. Vista así, la Comicteca de la BRMU ¿sería friki o hipster?

Afortunadamente no tenemos que definir nada, tenemos para todos los gustos y aficiones; aquí no se discrimina a nadie, y el hipotético sentido peyorativo o prestigioso de los términos friki o hipster, pierde todo sentido. Puestos a ponernos etiquetas, las queremos todas o ninguna. Y el próximo 31 de enero tendremos otra ocasión para demostrarlo.

El juego de miniaturas basado en Star Wars, X-Wing, está arrasando a nivel mundial; y en la sala de exposiciones de la biblioteca, precisamente el último día en que estará la exposición Descontextualizando al cómic: se va a celebrar, durante todo el día, uno de los torneos más importantes a nivel nacional dirigido por los entusiastas chicos de de 7 héroes.

Y por terminar volviendo al existencialismo con el que arrancábamos, nada mejor que cerrar con una de sus musas. ¿Qué mejor banda sonora para un videojuego existencialista que la intensa Juliette Grecó en un vídeo que resulta todo un homenaje a París? Homenaje oportuno en estos días, en que la bella capital tan presente está en la mente de todos.

Existencialismo, videojuegos, cómics y juegos de miniaturas: todo interesa en una biblioteca pública.