jueves, 7 de julio de 2011

Misión imposible incunable


Allá por el mes de marzo publicamos una entrada titulada Un buen argumento para Indiana Jones, en la que relatabamos la noticia de la sorprendente búsqueda de un tesoro basándose en un código milenario que se había conseguido descifrar. Pues bien, la realidad siempre empeñada en superar a la ficción nos ha servido hoy una trama propia de una película de robos magistrales en plan Misión imposible.

El robo del Códice Calixtino del Archivo Catedralicio de Santiago de Compostela, tiene todos los ingredientes para que un émulo de Tom Cruise se descolgase desde el techo en plan butafumeiro y sustrajera este incunable que recoge la tradición de las perigrinaciones y la Ruta Jacobea.

Tampoco extrañaría esta historia en una trama de Agatha Christie o Conan Doyle, porque solo tres personas (dos archiveros y el deán de la Catedral) tenían acceso a la cámara acorazada donde se custodiaba el códice; y según Manuel Moleiro, uno de los editores especializados en realizar réplicas de manuscritos, las medidas de seguridad que rodean a este tipo de obras son tan extremas que ha calificado su desaparición de “inconcebible”. Y aventura la hipótesis de que solo una persona muy familiarizada con el Códice puede haber sido la autora de la sustración.

El argumento está servido para cualquier autor de bestseller o director de superproducciones de ambientación eclesiástica. Seguiremos pendientes de su resolución si la hay; pero por cerrar la entrada con una reflexión propia, nos preguntamos si dentro de muchos siglos alguna obra en formato digital podrá dar lugar a historias tan emocionantes como la de esta milenaria joya bibliográfica.