lunes, 18 de julio de 2011

Supervivencia extrema



La reciente noticia de la supervivencia de la excursionista Mary Anne Goessens en las montañas de la sierra de Nejar; los dieciochos extenuantes días que la holandesa pasó alimentándose solo con agua, han dado a prensa y televisión uno de esos relatos edificantes y milagrosos de resistencia humana, que tan del agrado son de los medios y las audiencias.

Pero a nosotros, lo que más nos ha llamado la atención ha sido la profesión que dicha superviviente ha ejercido durante los últimos 25 años, que no podía ser otra que bibliotecaria. Y era totalmente lógico, ¿qué persona que no fuera explorador, aventurero o miembro de una guerrilla sudamericana, podía conocer los rudimentos básicos de la supervivencia? Claramente solo una avezada bibliotecaria, acostumbrada a lidiar con nuevas tecnologías, presupuestos menguantes, y gestionando la información más variada y variopinta para atender a sus usuarios.

La verdad es que no entendemos cómo las televisiones aún no han reparado en el filón que tendrían en el gremio bibliotecario. Ni starlettes de tres al cuarto, ni estrellas de la canción en decadencia, ni frikies, ni modelos, ni novios-hijos-cuñados-vecinos de famosos de cuarta o quinta división: los mejores para situaciones límites son sin duda los bibliotecarios.

Y como muestra un botón. En el revuelto panorama tras la irrupción del ebook y el cuestionamiento que del futuro de la profesión y las bibliotecas se están planteando: ya hay servicios como Library Finder de Sony, un localizador (de momento solo para Estados Unidos y Canadá) que permite buscar a través del código postal de la localidad en que nos encontremos, el título de un ebook concreto y nos indica en qué biblioteca más cercana podemos buscarlo y descargarlo en PDF o ePub. El plazo de préstamo será entre 14 y 29 días y claro está totalmente gratuito.

Después de estas noticias, ¿aún cabe alguna duda de lo que son capaces de hacer los bibliotecarios por sobrevivir y adaptarse a cualquier nuevo cambio?

¿Cómo serán las bibliotecas en 2026?