miércoles, 20 de julio de 2011

Renovarse o morir




Desde que surgió en los 90, Björk ha sido el prototipo de artista vanguardista dentro de la industria musical hasta rozar el cliché; para goce de muchos, e irritación de otros tantos. Lo que nadie ha podido negarle es su libertad a la hora de hacer lo que quiere con su carrera, aún a costa de perder gran parte de sus seguidores.

Pese a todo, cada vez que vuelve a sacar un nuevo disco, o participa en una película (en la banda sonora, y una única vez como actriz en Bailar en la oscuridad de Lars von Trier), es noticia de la que todos los medios siguen haciéndose eco, y las discusiones sobre su vigencia se reavivan.

Y como no podía ser menos el lanzamiento de su última obra ha vuelto a levantar interés no solo por lo musical, sino por las experimentaciones que la artista islandesa está siempre dispuesta a asumir. En este caso, se presenta como una obra más multi-soportes que nunca, ramifica su oferta excediendo la música para entrar de lleno en una experiencia multimedia que pretende convertir al oyente en parte activa del proyecto, en casi co-creador de la obra, ofreciendo una prueba práctica de un nuevo concepto de creación y de cultura que están propiciando las nuevas tecnologías.

El disco se lanza paralelamente a una aplicación para iPad e iPhone, que bajo el nombre de Biophilia(el mismo del disco) irá desarrollándose en diez aplicaciones más, una por cada una de las canciones que incluye su nuevo trabajo. Con estas aplicaciones el oyente-internauta-lector, o como quiera que se le llame, podrá no solo acceder a las letras de las canciones, partituras, juegos, etc, sino que también podrá modificar las composiciones, y hasta crear analogías entre los sonidos de la naturaleza y las estructuras musicales.

Está claro que ambición experimental no le falta a Björk, y que lo de renovarse o morir en su caso se queda corto. Seguiremos con interés cómo se desarrolla este vanguardista proyecto, y de momento aprovechamos para recuperar uno de sus fantásticos vídeos. Elegir entre la videografía de Björk no es fácil, porque como no podía ser menos, ha colaborado con los mejores creadores, y muchos de sus vídeos son ya clásicos en las antologías del arte audiovisual contemporáneo. Pero considerando que esto es un blog bibliotecario, nos decidimos por su tema Bachelorette, y quienes lo vean enseguida descubrirán el por qué de esta elección.