viernes, 19 de agosto de 2011

Secretos de cine de la Regional




La noticia del feliz hallazgo de una película muda desconocida de Alfred Hitchcock en un archivo de Nueva Zelanda, nos da pie para fabular con tantas y tantas joyas desconocidas que aún quedan por descubrir en bibliotecas, archivos o museos del mundo.

En nuestra biblioteca igual algún día nos encontramos con alguna joya escondida, pero de momento las tenemos localizadas, y concretamente en lo relativo al cine tenemos unas cuantas curiosidades de lo más interesante.

Desde el guión original de la película Pajarico de Carlos Saura, que se rodó íntegramente en Murcia; al guión también original de la película Felicidades Tovarich, no por nada protagonizada también por Paco Rabal, y que se rodó en Archena; hasta un fondo de películas rusas en celuloide del pasado siglo. Lo exótico de este fondo tiene su explicación: los fondos de la Filmoteca Regional (cuando dicho proyecto se paralizó en 1996) pasaron a formar parte de nuestras colecciones, y entre ellos se encontraba este lote de películas rusas.

Pero no acaban aquí las curiosidades, nuestros compañeros de la sección fueron auténticos exploradores en busca de salvaguardar el patrimonio cinematográfico regional. Con sus propios medios (es decir en aquel tiempo echando mano de su propio Citroën Dyane 6) acudían presurosos a tantos cines de pueblos que durante los años 80, cerraban sus puertas ante el empuje del vídeo; y de allí rescataban carteles de cine, y hasta proyectores antiguos como el que hoy día se expone en la propia Mediateca.

Pero como en cualquier saga cinematográfica, aún resta un último episodio en este recuento de joyas ocultas de nuestro centro. Una amplia colección de carteles de cine de todas las épocas y procedencias se están catalogando y digitalizando durante este año, con vistas a ser incluidos en la Biblioteca Digital de la Región de Murcia. Auténticas maravillas como las dos muestras con que engalanamos esta entrada de cine.


Y para cerrar con cine y Murcia, un recuerdo para otra película rodada en nuestra capital: Éxtasis de Mariano Barroso, con Federico Luppi y Javier Bardem, un interesante título de los años noventa que nos permite a los murcianos vivir algo que los habitantes de Nueva York están más que acostumbrados a experimentar: el trampantojo del denominado espacio fílmico. O lo que es lo mismo, que una escena arranque en un salón del Casino de Murcia, y que al atravesar unos cortinajes los personajes; la sala contigua sea el Teatro Romea. Algo que para los que desconozcan Murcia, es totalmente real; pero que para cualquier murciano, es claramente un truco que por un momento nos arranca de la ficción.

En definitiva, trucos de magia de un arte que sigue arrastrándonos irremediablemente hacia las pantallas, sea cual sea su formato.