miércoles, 4 de abril de 2012

Miss Biblioteca

Reina de la belleza grunge

Ya hace meses en Échale la culpa al bibliotecario, comentábamos las paradojas que encierra la imagen social del bibliotecario.

Por un lado: somos aburridos, anticuados y retrógrados (como en el polémico anuncio de Pepsi, por ejemplo), y por otro: proyectamos imagen de rigor intelectual, profesionales al servicio de la cultura y siempre luchando por fomentar la lectura y el conocimiento. Y de ahí que a los responsables intelectuales de la Wikipedia se les conozca como los bibliotecarios.

Últimamente también ha saltado a los medios otra asociación de nuestro colectivo, mucho menos favorecedora: la detención del apodado como el bibliotecario de Al Qaeda, que administraba un foro para captar terroristas islámicos. Pero pasando por alto esta desafortunada coincidencia, el ser bibliotecario según para qué, sigue dando un cierto pedigrí.


Posibles candidatas al título de Miss Biblioteca


La señorita Eliana Silverio
Sin ir más lejos en los concursos de belleza. Recientemente la bella señorita Eliana Silverio de 20 años, ganadora del título reina 2012 de Santa Rosa (Argentina), incluye entre los proyectos de su reinado reivindicar a las bibliotecas en las que (según sus palabras), "hay una bibliografía muy rica que muchas veces no se tiene en cuenta".

Un propósito encomiable, y una manera airosa de salir del atolladero en que ciertas preguntas del jurado ponen a las pobres misses en dichos concursos. Para muestra un botón, la antológica respuesta de esta pobre miss atrapada en una pregunta ya de por sí demencial:



Pero lejos de lo que pudiera pensarse, la combinación misses y bibliotecas aún da para mucho. En la biblioteca central de La Haya se ha organizado el primer concurso de Miss Joven de la Perla, o lo que es lo mismo un concurso de misses inspirado en el famoso cuadro de Johannes Vermeer. O en la biblioteca de Sao Paulo, se organizó el certamen de karaoke y belleza literaria Miss Cultura, en el que se presentan cinco obras literarias, en lugar de señoritas, que optan a dicho título.

Ahora sólo faltaría que la próxima Miss Mundo dijera aspirar a ser bibliotecaria, para que los tópicos de guapa-tonta/bibliotecaria-rancia, saltaran por los aires. Algo que de momento el exquisito Rufus Wainwright, no parece contemplar a tenor de su último lanzamiento. Con la complicidad de la actriz Helena Bonham Carter, todos los tópicos sobre bibliotecas y bibliotecarias se revalidan en el vídeo de su último tema que acaba de estrenar. Eso sí, la canción suena bastante bien: