martes, 27 de noviembre de 2012

E la verità vi renderà liberi

Theda Bara, o la capacidad de inventarse a uno mismo

A la línea que separa la libertad de expresión de la calumnia o la difamación, los nuevos medios de comunicación la están dejando más delgada que al hilo dental de un caballo. Por eso ante la nueva ley contra la difamación que va a entrar en vigor en Italia, se despiertan debates tan antiguos como movedizos.

Si ya existen empresas dedicadas a limpiar biografías en Wikipedia, ¿quién dice que amparándose en la nueva ley: un banquero imputado, un político declaradamente corrupto o una celebridad, no pueda exigir que maquillen episodios que les afean el currículum?

Un espinoso asunto para los "bibliotecarios" que alimentan la famosa enciclopedia digital. Ya hablamos de ellos en el post Échale la culpa al bibliotecario, pero este nuevo debate añade leña a un fuego que no deja de arder. Ante la información permanentemente bajo sospecha de la red, ¿quiénes serían los profesionales más adecuados para aportar credibilidad, veracidad y datos contrastados? No vamos a decirlo, porque queda feo señalar, y peor aún señalarnos a nosotros mismos.


El caso de Tomasso Debenedetti, o la mentira creativa

Y la verdad os hará libres, que dice la Biblia. Pero la mentira está claro que deja libres a muchos otros. Nosotros preferimos dejarlo ahí, y rescatar un artículo firmado por Settembrini de nuestra revista ActualBiblioteca, en el que rememorando la figura de la primera vampiresa del cine, Theda Bara, se elucubraba sobre qué es verdad, qué es mentira, y lo necesaria y peligrosa que puede llegar a ser la fantasía.

Y sólo leyendo o releyendo ese artículo, se sabrá por qué motivo cerramos el post con el duo francés Les Rita Mitsouko: