lunes, 30 de julio de 2012

Lo + destacado en junio 2012

Pincha en los títulos para ver las entradas

1. África es nombre de mujer

Que el futuro del continente africano pasa por las mujeres, es algo conocido desde hace décadas. Con motivo de las Jornadas que sobre la mujer inmigrante subsahariana celebramos en nuestra biblioteca, lo celebrábamos, y parece que nuestro post-homenaje reivindicativo gustó a tenor de las visitas recibidas.

2. ¿Para qué sirve una biblioteca?

Dos reflexiones de dos escritores míticos en torno a las bibliotecas, nos sirvieron para preguntarnos para qué servimos en plena vorágine digital. Si tienes alguna opinión al respecto, el debate sigue abierto.

3. El pingüino nos quiere otra vez

Los vaivenes editoriales en torno al libro electrónico se asemejan cada vez más a un baile en el que a las bibliotecas nos toca a veces ser las más feas, y otras veces las más deseadas. Pengüin Books un día nos quiere, otro nos rechaza, y en esta ocasión hacíamos la crónica de una reconciliación.

4. Bibliotecarios cotillas

Por si no tenemos suficientes sambenitos los bibliotecarios, ahora también nos cuelgan el de cotillas, y por ahí no estamos dispuestos a pasar. Ni la CIA, ni el FBI van hacer que nos callemos a la hora de reivindicar nuestro buen nombre.

5. Manga por hombro

Mosqueados (palabra por cierto admitida en el diccionario) andamos con la RAE. Y es que no queremos pecar de frikis obsesivos en nuestra Comicteca, pero la acepción de manga que la Real Academia ha introducido en su última edición nos parece cutre, muy cutre (término por cierto, también admitido por la Academia)

6. Oferta de empleo celestial

Los últimos movimientos de personal en la Ciudad del Vaticano, poco tienen que ver con un ERE regular o irregular, si no más bien con filtraciones que ni el propio Julian Assange podría imaginar. Y entre todo esto, casualmente se ha quedado libre una plaza de bibliotecario. Para las condiciones del contrato habrá que contactar con la Santa Sede, pero nosotros por si acaso ya dábamos algunas pistas.

7. Recortando los recortes

Hartos de tanto presupuesto menguante, y de tanta soga al cuello, en este post agarrábamos las tijeras por el mango y éramos nosotros los que decidíamos por dónde cortar, y qué recortar para alegrarnos un poco el día.

8. DJ Bibliotecarios en la pomada

Las prioridades de algunos ayuntamientos a la hora de gestionar los exiguos presupuestos destinados a cultura, nos dejaban perplejos. Nosotros respondíamos con diez brillantes iniciativas, que justifican por qué las bibliotecas son la mejor inversión posible en tiempos de crisis.

9. BRMU Bizarra. Cuarta entrega

La cuarta entrega de la serie BRMU Bizarra, es la más patente demostración de que no estamos sometidos a censura alguna. También podría ser, que la explicación fuera que nadie nos lee (cosa que las estadísticas desmienten), pero el hecho de que cerrásemos este repaso de portadas de discos indescriptibles, con el vídeo más bestia de Duck Sauce, y nadie nos haya dado una colleja, solo nos deja dos opciones: o que nuestros lectores tienen realmente sentido del humor, o que ninguna alta instancia atiende a este blog.

10. Orgullo bibliotecario remix

La reapertura de la Biblioteca Municipal de Lorca, fue una alegría entre tanta mala noticia. El esfuerzo y cariño que nuestras compañeros lorquinas pusieron para que los servicios bibliotecarios sobrevivieran por encima de cualquier desastre, nos hizo henchir el pecho de orgullo bibliotecario y se convirtió en motivo de celebración.

viernes, 27 de julio de 2012

BRMU Bizarra. Quinta entrega


Vamos a empezar este quinto episodio de BRMU Bizarra contando batallitas. Ya las contamos ampliamente en Secretos de cine de la Regional, pero en este caso se hace necesario rescatarlas para situarnos.

Allá por los 80 nuestros intrépidos compañeros de Mediateca, recorrieron los cines de pueblo que iban cerrando, y entre lo que rescataron del olvido, se encuentra una colección de pósteres de cine que estamos digitalizando. Algunas de esas joyas, junto con aportaciones de la obra Film Posters Exploitation, son las que conforman esta inefable entrega.

Sin duda la explotación de los bajos instintos ha sido un filón para el talento gráfico más desaforado. Por eso hemos iniciado esta entrega con un homenaje a los inicios del striptease, a través de la figura de la inolvidable Betty Page. De los 50 norteamericanos más underground, pasamos a la eclosión del destape en los 70, que tan grandes hitos proporcionó al cine más bizarro, con títulos como Doctor, ¿estoy buena?, la sutil Con las bragas en la mano, la prometedora El mundo está lleno de hombres casados, o la tentadora ¿Quiere usted bailar conmigo?:




Pero no solo de sexo vive el hombre, así que los reclamos iban más allá, y la temática social con tintes sensacionalistas propia del extinto periódico El caso, se hizo celuloide gracias a títulos que abordaban las drogas ( Los comedores de ácido, Marijuana, la droga infernal), los bajos fondos (Las hermanas de la navaja, Chicas de prisión) o la identidad sexual (Yo fui un hombre, Odio mi cuerpo):





El arte impreso que generó el cine de serie B y Z, sirvió de inspiración y guía espiritual para el arte pop, que sin la ingenuidad de los casi siempre anónimos artistas de estos carteles, dio a luz obras que intelectualizaban el genuino espíritu pulp de los originales. Es el caso del póster para la warholiana Chelsea girls, o la rotunda declaración de intenciones de Punk Story.

Quedan pendientes, muchas otras muestras de este arte en principio de naturaleza efímera, pero que tanto talento acumula. Y para cerrar en todo lo alto, otras joyas que nos han encandilado, bien por la temática que abordan o por la indescriptible estética de la que hacen gala.

Desde el erotismo de cruz gamada en Ilsa, la loba de la SS, al blaxploitation de Foxy Brown, pasando por el spaghetti western más chusco, la moralina rijosa de Call girl, hasta llegar al siempre excelso Russ Meyer y su Mundo Topless:




jueves, 26 de julio de 2012

Drogas de tapa dura

Paper Passion, perfume para amantes de los libros

Si el post de ayer iba sobre perfumes, el de hoy persevera en la temática con más fundamento. Ese olor a libro nuevo en el que nos deleitamos todos los amantes de la lectura, se ha hecho aroma envasado gracias a la colaboración de la revista Wallpaper, el perfumista Geza Schoen y el diseñador Karl Lagerfeld.

Karl Lagerfeld en su biblioteca
Paper Passion, así se llama el perfume en cuestión que como un arma secreta de seducción, alterará las feromonas de cualquier letraherido emanando un irresistible atractivo intelecto-sexual (ofrecemos la inefable parrafada que nos acabamos de marcar, por si sirve a los publicistas).

Metil linoleato y distintos componentes de la madera se conjugan hasta sumar cinco ingredientes embotellados en un diseño de Karl Lagerfeld, y cuyo embalaje es un libro entre cuyas páginas se encuentra la botella. El propio Lagerfeld pronunció hace tiempo el mejor eslogan para el perfume:

“los libros son una droga de tapa dura, sin peligro de sobredosis. Yo soy la víctima feliz de los libros”
Cuesta unos 98 dólares, así que estamos pensando en comprarlo y empezar a aromatizar con él nuestras salas a través de los conductos de ventilación. ¿Será nuestra arma definitiva para fomentar la lectura entre nuestros visitantes?


Poison Ivy y sus efluvios letales,
una propuesta para el spot de Paper Passion

miércoles, 25 de julio de 2012

Eau de Bibliothèque

Strange, ¡apesta divinamente!
Parodia de los anuncios de perfumes en Boomerang, para verla pinchar aquí

Más allá de la magdalena de Proust, si hay algo verdaderamente evocador, eso es un olor. Y si no que se lo digan a Grenouille, protagonista de El perfume, pero afortunadamente la memoria olfativa no lleva de forma habitual al crimen, sino al placer más hedonista del que tan necesitados estamos.

Uno de los mayores placeres para el lector (y que es un privilegio de nuestra profesión) es abrir un libro por primera vez y oler la mezcla entre tinta, papel y goma que resulta tan extrañamente reconfortante. Por ello, que exista una biblioteca del perfume resulta de lo más comprensible.

Creada al oeste de París (no podía ser otro el lugar) la Osmoteca o Biblioteca del perfume, es un repositorio de fragancias del pasado y el presente. Un santuario con más de 2.500 fragancias que se custodian y son de acceso restringido.

Un clásico: Marilyn y Chanel nº 5
Bajo estrictas medidas de temperatura y luz, que no afecten al aroma, se guardan joyas como el Agua de colonia de la Reina de Hungría, que se acompaña de una leyenda a tono con el perfume. Según se cuenta, la reina ingería el perfume dado que tenía efectos rejuvenecedores, que provocaron que fuera pedida en matrimonio a la edad de 75 años.

Una biblioteca puro agasajo para las pituitarias, y que nos transporta como el más evocador de los libros, o como este maravilloso anuncio de Cartier, con el que nos permitimos espantar los nubarrones convocando a la fantasía más lujuriosa.


martes, 24 de julio de 2012

Bibliotecas Maneki-neko


Maneki-neko o el gato de la
suerte chino
 
Como un fumador que descubre desolado que no le queda ni un cigarrillo que llevarse a los labios en plena noche, y se echa a la calle de cualquier manera buscando un bar abierto: a partir de ahora en Pekín, los lectores compulsivos podrán echarse a la calle en cualquier momento en que les asalte el mono literario, y hacer uso de las flamantes máquinas expendedoras de libros que proliferan por las calles de la capital.

Todo es bueno si se fomenta la lectura, pero ese punto de desazón que produce la idea de que, dentro de poco, todos tendremos un jefe chino, en el caso de las susodichas máquinas, nos puede despertar a las bibliotecas un conato de tecnofobia.

No son nada novedoso, ya se instalaron hace tiempo en algunos puntos clave de Madrid, pero obviando temores decimonónicos a la máquina, lo cierto es que son un signo más de la obligada reinvención a la que estamos abocadas las bibliotecas.

Fuente: El Mundo

jueves, 19 de julio de 2012

Lecturas estresantes



Aunque la idea sea ingeniosa, no estamos muy seguros de que la editorial argentina Eterna Cadencia haya acertado con su último lanzamiento, dados los tiempos que estamos viviendo.

El libro que no puede esperar, es el eslogan bajo el que se lanza la reedición de textos de algunos de los mejores autores latinoamericanos bajo el título de El futuro no es nuestro; hasta ahí todo normal, lo peculiar es la tinta en que se ha impreso dicho libro. Esa tinta es altamente biodegradable, tanto es así, que a partir del instante en que se abre el libro empieza la cuenta atrás para que vaya desapareciendo, hasta quedar el libro tan blanco y vacío como un bloc sin estrenar.


Este post se auto-destruirá en 5 segundos
 
El invento en cuestión tarda unos 60 días en desaparecer por completo, y ese es el plazo que tendremos para leer el libro. Un auténtico estrés, con el que según dicen pretenden fomentar la lectura. Sería curioso conocer la opinión del académico Christopher Kelty, que a raíz del cierre del sitio web Library.nu, declaró que en el futuro: “leer será tener una copia ilegal en el cerebro”. En este caso, algún neurólogo debería constatar si al leer el libro que no puede esperar, se corre el riesgo de quedarnos con la memoria de un pez.

Lo de la lectura relajada se acabó con este invento cuya obsolescencia está más que programada. Eso sí, podremos sentirnos cual James Bond o Inspector Gadget, leyendo un libro que se autodestruirá, o como los Pizzicato Five, banda sonora para una cuenta atrás con alegría:




Fuente: ABC

miércoles, 18 de julio de 2012

Delincuencia bibliófila


Luis G. Berlanga no podía imaginar hasta qué punto iba a ser profético el título de una de sus últimas películas: Todos a la cárcel. Pero estamos en un blog de biblioteca, no en uno de actualidad política y económica, así que los ladrones en este caso muestran un perfil delictivo algo más sutil.


El reciente y mediáticamente rentable rescate del Códice Calixtino, se queda en mantillas al lado de otros ladrones de joyas literarias, que nada tienen que ver con el charme de un Fantômas o incluso una Pantera Rosa.

La suntuosa Biblioteca Girolamini
Es el caso del director de la Biblioteca Girolamini de Nápoles, que durante años ha estado saqueando la institución, y robando desde originales de la Divina Comedia, hasta ediciones de L´Enciclopedia de Diderot y D´Alembert. Una historia cutre y chapucera como solo podía surgir de la Italia de Berlusconi, cuya crónica detallada resultaría propia de una comedia, sino fuera en el fondo tan triste.
La excelente Un profeta, o la mafia
vista desde la cárcel

O el caso del ex-estudiante de biblioteconomía brasileño Laéssio Rodrigues de Oliveira, que supo sortear las difíciles salidas laborales de la profesión, montando una red mafiosa que dirigía desde la misma cárcel en la que le recluyeron. Desde el año 1998 en que inició su carrera biblio-delictiva, había sustraído obras de gran valor de hasta 14 bibliotecas y museos de varias ciudades brasileñas.

Dos nuevas menciones honoríficas para la nómina de ladrones bibliófilos que recogíamos en Crímenes bibliotecarios, y de cuyas lamentables hazañas solo cabe colegir para bien: que la cultura pese a lo que se diga es todo un negocio, y que como se lamentaba el duo She & Him en su tema Thieves (Ladrones): "Hay ladrones entre nosotros [...] con toda clase de mentiras y mentiras..." , y ahora que cada cual lo aplique a quien le robe más de cerca:

lunes, 16 de julio de 2012

Ahora que somos pobres




Ahora que nuestro país ha dejado de ser un nuevo rico (con lo estentóreamente grosero que resulta ser un nuevo rico), y se hace casi imposible ver el vaso medio lleno, no podemos más que coincidir con mucho de lo que expresaba Javier Marías en su columna Maravillas de la crisis.

Entre lo que más refrendamos, se encuentra la revalorización de la formación como algo indispensable para el progreso. Lo hacemos de forma totalmente interesada, ya que el incremento que muchas estadísticas dan sobre el uso de bibliotecas en tiempos de crisis, es de las pocas notas optimistas que podemos extraer de esta situación.

Resistencia bibliotecaria
bajo el puente
Hace meses en Guerrilla bibliotecaria, veíamos un ejemplo artístico-combativo de lo que la cultura podía aportar a estos tiempos convulsos. Y el movimiento guerrillero sigue activo en la ciudad de Nueva York. Ahora se trata de la artista-activista Anya Hamman, que ha convertido lo de vivir debajo de un puente en algo hasta deseable. Este movimiento que okupa espacios urbanos con mini-bibliotecas, ha encontrado en Hamman a una nueva adalid que ha instalado mini-bibliotecas debajo de varios puentes de la ciudad.

Con fondos rescatados de bibliotecas que se iban a perder, la artista ha seleccionado las obras según las zonas de la ciudad, y así por ejemplo bajo el puente de Broadway (más cercano a la playa) las obras escogidas son orientadas a la evasión y propicias para un día de relax sobre la arena.

Una iniciativa que se está extendiendo por Estados Unidos y Canadá, y que busca fomentar la alfabetización al tiempo que refuerza el sentido de comunidad. Ni el patrón oro, ni la evasión de capitales, ni el odiado corralito, el único valor seguro será siempre la cultura, que como un puente nos protegerá de las aguas turbulentas.

jueves, 12 de julio de 2012

Instintos básicos bibliotecarios




Ayer recomendábamos el blog Bibliotecas 2029, y hoy partimos de una noticia que leemos en él:

El diario británico “The Daily Mail” ha realizado una encuesta entre casi 2.000 personas que permite descubrir lo que se oculta tras las inexistentes tapas de los lectores electrónicos de libros digitales. Según este estudio, un tercio de los usuarios de e-Readers los emplea para leer literatura erótica.


Como siempre las nuevas tecnologías prosperando a costa de los instintos más básicos. Ya sabemos lo que mueve al mundo, pero ¿qué mueve a las bibliotecas?
Literatura de obsolescencia
programada

Nuestro objetivo prioritario es atraer a la lectura, y para ello cada vez hay que tener menos remordimientos elitistas. Esta reflexión surge a raíz del best seller erótico del momento: 50 sombras de Grey. Trilogía con polémica bibliotecaria que nace como tantas obras hoy en día, con fecha de caducidad. Pelotazo editorial (ya que no literario, puesto que hasta la propia escritora ha declarado no ser una gran escritora) que sigue la estela de tanta literatura fabricada con obsolescencia programada incluida.


Nuestros Packs: ¿sospechosos de
dirigismo cultural bibliotecario?



Pero ¿quiénes somos nosotros para decir lo que se ha de leer? El dirigismo cultural es el mayor de los pecados, y hasta en los textos con que anunciamos nuestro servicio de Packs de préstamo, casi nos disculpamos por sugerir otras alternativas culturales.


El David ideal según las
autoridades chinas


Más he aquí, que los ebooks pueden ofrecer una gran ventaja para las bibliotecas. La fuerte demanda de aquellas obras que sabemos por experiencia, que tendrán un enorme tirón (sagas vampíricas, juegos hambrientos, o en un ejemplo extremo de hace unos años: la novela-plagio de Ana Rosa Quintana) y que inevitablemente pasarán de moda, podrá satisfacerse de manera más rentable gracias a los ebooks.

Ahorraremos espacio y dinero, para que lo que perdure en nuestras estanterías sea lo que realmente tiene futuro (siempre según instinto bibliotecario, claro está).

Una manera de sortear la sospecha de censura (literaria o moral) del caso 50 sombras de Grey en las bibliotecas norteamericanas, que en tiempos con riesgo de conservadurismo, nos podría llevar a parecernos a las autoridades culturales chinas: pixelándole los genitales al David de Miguel Ángel según cuenta esta alucinante noticia. Cuando para todos es obvio, que es mucho más perturbadora una sonrisa como la de la Gioconda, que los atributos al aire del bello David.


Mona Lisa censurada

miércoles, 11 de julio de 2012

Bibliotecas 2029

Mundo viejuno del espacio

Allá por los setenta, en pleno furor galáctico, surgieron no pocas ficciones televisivas al socaire del vendaval de La guerra de las galaxias. Una de las más casposas, y por ello más entrañable, fue Espacio 1999. Estilismos, tramas, efectos especiales o personajes practicaban un futurismo de lo más jocoso incluso entonces.

Maya de Espacio 1999, la equivalente
femenina de Mr. Spock
Y es que aventurar qué será de nosotros y de nuestro mundo, es siempre un ejercicio funambulista que hace equilibrios entre lo ridículo y lo plausible; pero que en ocasiones, más allá de la ficción, es obligado llevar  a cabo. Y eso es lo que se han propuestos los colaboradores del nuevo portal web Bibliotecas 2029, en el que un grupo de expertos en el mundo bibliotecario van a analizar, criticar, pronosticar o comentar la situación actual de las bibliotecas, y lo que se prevé nos deparará el futuro en medio de estos tiempos convulsos para la cultura sustentada por fondos públicos.

A la izquierda la biblioteca que aparece en Star Wars II,
a la derecha la Trinity Library en Dublín
Puede que muchas de las hipótesis que a partir de ahora se publiquen ganen dentro de unos años, ese encanto demodé de Espacio 1999, pero una web de estas características se hace más necesaria que nunca como un nuevo foro en el que estar al día, y desde el que escudriñar las claves para nuestra supervivencia.

Con artículos en castellano y traducidos del inglés o el francés, en nuestro blog ya hemos jubilado la bola de cristal, y nos abonamos al rigor y la fiabilidad de esta prometedora iniciativa.

Y como cierre, una concesión a la nostalgia televisiva de los que están en los cuarenta.

martes, 10 de julio de 2012

Perpetuando estereotipos, destrozando bibliotecas

Stan Lee bajo algunas de las señas
de identidad de sus criaturas

A cada profesión le toca su sambenito, y algo habremos hecho los bibliotecarios para merecer la imagen que tenemos. La última proyección mediática de la figura del bibliotecario tiene denominación de origen genuinamente palomitera.

Se trata del nuevo megablockbuster hollywoodense sobre Spiderman (un brindis por la imaginación de la industria de cine estadounidense), en el que como viene siendo costumbre en todas las adaptaciones de la Marvel al cine, hace un cameo el mítico Stan Lee.

Cual Alfred Hitchcock, el guionista, editor, creador de Spiderman, Los cuatro fantásticos o los X-Men, acostumbra en cada película de alguna de sus criaturas, a efectuar un cameo, y en el caso de este nuevo episodio del enmascarado arácnido aparece como bibliotecario.

La escena es lógicamente breve, pero no se requiere mucho tiempo para poner en antecedentes al público. En plena batalla destructiva entre el Hombre Lagarto y el Hombre Araña, el afable y tranquilo bibliotecario escucha música clásica y se mantiene en su burbuja de paz y tranquilidad.


Batgirl de bibliotecaria a superheroína

Más visto que el tebeo, pero efectivo para según que público. El caso es que la imagen de rancios, frikis y en su nube, de los bibliotecarios, sirve una vez más para regocijo de las masas. Para los amantes de segundas lecturas, toda una metáfora visual del discurso de Vargas Llosa en su último ensayo: la cultura popular destrozando el último refugio de la alta cultura.

Quizá suene apocalíptico y poco post-post- postmoderno, pero es que en señales tan nimias, es donde se retrata mejor el espíritu de una época.




[Otro signo de los tiempos: ilustramos la noticia con un vídeo pirata de la película en el que puede oírse el efecto de la escena en los espectadores cuyas cabezas se reflejan en la pantalla]

jueves, 5 de julio de 2012

Predicción meteorológica favorable para bibliotecas


"..arde la calle al sol de poniente"
el clásico imperecedero de Radio Futura

A veces surgen aliados insospechados para las bibliotecas. Los infernales cuarenta y largos grados a los que llegamos la semana pasada en Murcia, hubieran sido un acicate impresionante para aumentar nuestras estadísticas de visitantes, si se hubieran solapado con un corte eléctrico generalizado.

Eso es lo que está pasando en los Estados Unidos esta semana, las fuertes tormentas de los días pasados han dejado sin electricidad a millones de usuarios, y ello ha motivado que las, olvidadas por muchos, bibliotecas de barrio, se hayan transmutado en una suerte de paraísos con aire acondicionado, conexión a Internet, y bueno sí, también llenas de muchos libros.

Los bibliotecarios están sobrepasados por una demanda que no podían prever, y hasta en el último rincón de las bibliotecas, se encuentra a alguien conectado a la red, o simplemente leyendo.

Será curioso constatar las estadísticas de estas bibliotecas a final de año, y no olvidar la explicación de ese pico desmesurado que aparecerá en todos los gráficos. Lo único que cabe esperar es que sirva para despertar el hábito dormido de visitar de nuevo las bibliotecas, cuando todo vuelva a la normalidad.

 

 
Fuente: Infobae

miércoles, 4 de julio de 2012

Limas en libros

Las llaves de la libertad están en los libros

Hace unos meses recurríamos a tópicos del tipo la lectura te hace libre, para contar iniciativas de fomento de la lectura entre rejas en Libre, libre quiero ser. También contábamos allí la colaboración que estábamos llevando en la Regional con una asociación que está desarrollando una labor en este sentido, en la cárcel de Campos del Río; pero la noticia que nos llega desde las cárceles brasileñas, es de las mejores que hemos conocido en mucho tiempo.

Limas o pistolas dentro de libros,
un clásico carcelario
Lo de la reinserción a través de la cultura, se lo toman muy en serio en Brasil. Tanto es así, que en cuatro de sus prisiones federales los presos podrán ver reducidas sus penas si se dedican a la lectura. Concretamente cuatro días de condena menos por cada libro, que lean en el plazo de un mes. De manera que pueden reducir sus condenas hasta 48 días por año si llegan a leer 12 títulos, y hacen sus correspondientes comentarios de texto.

Las bibliotecas de estos centros lo tienen realmente fácil para fomentar la lectura. Nosotros nunca podremos ofrecer un incentivo tan valioso como es la libertad fisica, pero sí que podemos ofrecer la libertad intelectual. Ahora faltaría saber si hay títulos que “desgraven” más que otros.

Puede que algunos, a raíz de esta noticia, piensen que igual que indultan a estos presos por leer, deberían condenar a otros por lo que escriben; o también, que con tantas celebridades de distinto pelaje con pasado o futuro carcelario con que contamos en nuestro país, las editoriales incrementarían sus ventas si se adoptase esta medida. Pero ese es un jardín, en el que no nos vamos a meter.


Fuente: El País

Cuando todo está negro…



Cuanto todo está negro hay que volver a lo genuinamente negro. Por eso en nuestro Picoesquina a partir de este mes de julio, le damos la vuelta al color del luto, para convertirlo en el color de la emoción, el suspense, la intriga, las tramas electrizantes y los personajes inolvidables.

Mujeres fatales, revólveres, gánsteres, jazz mucho jazz, alcohol, humo de cigarrillos, policías, asesinos y ladrones. El negro más genuino se hace intenso en nuestro Picoesquina de este verano. Si todo está negro, es el momento de espantar lo oscuro a fuerza de algunas de las creaciones más fascinantes (en formato novela, cómic, cinematográfico o musical) que ha dado el denominado género negro.

A partir del próximo viernes día 6, al doblar el Picoesquina de la Regional, todo un despliegue de lo mejor del noir te aguarda para evadirte de lo negro cotidiano.