lunes, 7 de octubre de 2013

Lienzosonoro

Bowie y el escritor William Burroughs

David Bowie está de renovada actualidad en este 2013. No es solo que después de años de silencio, lanzara por sorpresa una joya musical como The next day (encumbrada como el mejor disco de regreso de la historia del rock, y nominada a los prestigiosos premios Mercurio), sino que además el museo Victoria & Albert de Londres, ha batido records en venta de entradas, para la exposición que sobre el multidisciplinar artista celebró durante el pasado verano.



 Imán vista por Bowie
Y es que Bowie ha sido y es tantas cosas, que uno se agota enumerándolas. Actor, icono pop, glam, compositor, trasgresor, revulsivo estético, fundador de la Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Hombres de Pelo Largo, y artista plástico. De hecho durante los últimos años, Bowie sólo parecía interesado en su faceta como pintor (suyas son las obras que adornan este post), y seguro que también en su amor por la lectura.

Y también recientemente ha publicado en Facebook, la lista de sus 100 libros favoritos, uno de los cotilleos más gozosos que puede haber para los que aman la música y la literatura: descubrir los gustos de uno de sus ídolos.


Entre lo más destacable o curioso se encuentra La maravillosa vida breve de Óscar Wao de Junot Díaz (escritor que nos terminó de ganar con las declaraciones que reproducimos en Trastorno bipolar…), clásicos como la Iliada, Madame Bovary, Lolita, El gran Gastby, 1984, A sangre fría, En el camino. Y autores como Mishima, Dos Passos, Evelyn Waugh, Ian McEwan o Faulkner.

No es de extrañar su amplitud de gustos en la lectura, si es cierto el rumor de que lee un libro diario (algo que francamente, puede resultar aceptable si hablamos de El extranjero de Camus, pero que cuesta mucho creerse si se trata del Sexual personae de Camille Paglia).


En cualquier caso, Bowie está de actualidad (porque de moda, nunca ha dejado de estar), y resulta aún más gratificante que figuras como él puedan llegar a interesar a nuevas generaciones, que igual gracias a estas noticias: terminan descubriendo paisajes sonoros más allá de la radio fórmula del momento.