jueves, 31 de octubre de 2013

Centrifugando el 2013 [septiembre]

[Haz clic en las letras azules, y centrifuga tu cerebro]

¿Cuáles son los lugares de socialización por excelencia en nuestro país?, ¿acaso las bibliotecas, los centros comerciales, las parroquias, los campos de futbol? Ninguno, absolutamente ninguno, tiene mayor poder de convocatoria que los bares. Son los puntos de encuentro por excelencia para los españoles, así que no es de extrañar que el pasado mes de septiembre, el post más exitoso conjugase bibliotecas con bares.

Tienen bastantes puntos en común: en los dos sitios, son más importantes las relaciones personales que las virtuales. Pero en algo sacan ventaja las bibliotecas: en su capacidad para desinfoxicar a la parroquia.

Este mes también apostamos por una dieta equilibrada, combinando lectura y gastronomía, en un post donde incluíamos el anuncio más genial que hayamos visto nunca para fomentar la lectura.

Complementamos los consejos de vida saludable, combatiendo el sedentarismo frente al televisor (puestos a hacer sofing, mejor que sea con un libro), al tiempo que reconocíamos que, nos guste más o menos, la televisión forma parte de nuestra memoria sentimental.

Rozamos la blasfemia bibliotecaria, al declarar que leer no siempre es bueno. Y nos aseguramos de que si alguien no usa las bibliotecas, sea porque realmente no le interesan, no porque pasemos desapercibidas como  bibliotecas invisibles (sólo hay ver este blog para comprobar lo que nos gusta llamar la atención).

Este otoño, el complemento multivitamínico para ahuyentar bajones estacionales, vino a través del blog de una seguidora, que nos proporcionó un subidón más vigoroso que una sobredosis de Red Bull. Y es que las bibliotecas, pese a la fuerte competencia, están que se salen (literalmente) y van invadiendo, colonizando, okupando espacios urbanos, cual plantas trepadoras tropicales con exceso de abono en las raíces.


Como es ley de vida, todo se acaba. Por eso este mes de septiembre, lanzamos nuestra última entrega de la serie ¿Qué estás mirando? (no hemos recibido nuevas propuestas). En su sexta entrega y final, el colofón no podía resultar más combativo. No esperábamos menos de nuestros seguidores, la cultura crea conciencia crítica, opiniones propias: y esta serie ha sido una divertida manera de expresarlas, que nos ha hecho especialmente felices.  
¡¡Gracias de nuevo a todos por participar!!


Instalados en esta agradable sensación de interacción con nuestros usuarios, ya no miramos con recelo al futuro. Por mucho que se inventen robots-bibliotecarios, ninguna máquina podrá conseguir ese tipo de conexiones que no dependen en exclusiva de cables o circuitos, y que esperamos seguir fomentando desde este blog.