miércoles, 13 de agosto de 2014

Recalculando [verano 2014]: Biblioteca Playboy

Publicado: el 15 de diciembre de 2011 
Reflexionando: el erotismo es cultura, el sexo no


Tras una intensa semana de Pressing catch, dejamos atrás tanta beligerancia pacífica para sumarnos a lo de "Haz el amor y no la guerra".

El motivo de relax lo proporciona la crónica sobre la UWO’s Weldon Library de Ontario, y la interesante donación que recibió por parte de un coleccionista, hace unos dos años: una de las colecciones más completas de la famosa publicación periódica Playboy. Desde enero de 1963 hasta diciembre de 2005, la colección abarca casi toda la historia de la mítica revista fundada por Hugh Heffner en 1953.

Dicha colección supone una fuente valiosísima para estudiar la evolución de la sociedad contemporánea. De hecho, los fondos se encuentran en acceso no directo, y orientados principalmente a investigadores. Los movimientos de liberación sexual, la evolución de los roles sexuales, la política, los movimientos feministas, los cambios sociales durante esas décadas, y por supuesto los gustos estéticos y eróticos de cada momento. Picardías aparte, un auténtico filón para los estudios sobre la cultura de masas y las costumbres sexuales de nuestro tiempo.

Y al hilo de esta noticia, resulta interesantísimo recomendar el estupendo ensayo de la filósofa queer Beatriz Preciado: Pornotopía : arquitectura y sexualidad en Playboy durante la guerra fría, en el que esta activista contra-sexual expone un brillante estudio sobre las aportaciones del proyecto de Hugh Heffner al replanteamiento del modelo familiar y sexual relacionándolo con la arquitectura (ya lo recomendamos en los extras del Pack Negro transversal, pero es que somos así de cansinos).

Lo cierto es que hablando de Playboy es difícil no caer en tópicos, pero algunos son realmente ciertos, como por ejemplo que los artículos de la revista son buenísimos: desde Ernest Hemingway a Woody Allen, pasando por Norman Mailer, y tantísimos otros intelectuales y artistas que a lo largo de su historia han colaborado.

Marilyn Monroe primera
portada de Playboy
Pero todo ello nunca opacará el objetivo puramente hedonista y sensual de la revista, porque una cosa no está reñida con la otra. Y por eso, rememorando la candidez erótica de los tiempos que la vieron nacer, que mejor que cerrar con una de las famosas cuyo desnudo fue más renombrado: Nancy Sinatra, y su hit más famoso. Comparando el vídeo con las estrellas pop actuales, sorprende lo agresivo que se ha vuelto el erotismo en nuestros días: