miércoles, 18 de mayo de 2011

Extras del Pack Revolución




Tal cual como la información viaja por la red, iniciamos estos extras de manera breve y directa. Un corto perteneciente a la novena edición del Jameson Notodo FilmFest que resume en escasos 30 segundos cómo es la comunicación en la era Internet.

Compañeros de piso 3.0 se titula, y no cabía más irónica descripción de la manera de relacionarse tras la aparición de la red de redes:



La revista Time proclamaba que la persona más influyente en el 2011 es un bloguero de nombre Wael Ghonim. Un activista egipcio, responsable del marketing de Google para Oriente Medio que se convirtió en héroe gracias a su activismo a través de Facebook. La creación caprichosa de un estudiante de Harvard como instrumento con que sacudir a todo el mundo árabe. Quizás junto a WikiLeaks la prueba de que los tiempos están cambiando.

Tanto es así que activistas veteranas como Naomi Klein, que en los noventa combatiera el consumismo desaforado a través de su obra ya clásica: No logo, ha tenido que adaptar su discurso a la nueva realidad. Pese a su documental La doctrina del shock (que puede verse completo aquí), que recoge sus acciones en los últimos años; su quijotesca resistencia al imperio de las multinacionales, nunca habría soñado con el brillante alegato que este corto de animación, ganador del Oscar en 2010, iba a aportar a su discurso. Y proponemos un reto, a ver quien se atreve a contar cuántos logotipos de marcas comerciales aparecen en él:

Pulsar Play, y después el botón CC de la barra inferior del vídeo si no se visualizan los subtítulos



Activismo, resistencia, reivindicaciones, y también relaciones. Nada queda fuera del nuevo panorama, ni siquiera el desamor queda indemne en los tiempos de Facebook:



Y por lógica, en un pack con tal nombre, no podía faltar la revolución que definió la modernidad: la Revolución francesa. Pero elegimos la calma tensa que precede a la tormenta, los fascinantes tiempos pre-revolucionarios, en los que brilló el discurso del librepensador más radical en formas y estilos: el marqués de Sade. Su figura
conoció una traslación académica (nada revolucionaria), pero muy competente, en la oscarizada cinta Quills un reparto impresionante (con Kate Winslet casualmente protagonista de Revolutionary Road ) para un más que digno acercamiento a su vida.

Años antes, la adaptación de Las amistades peligrosas, capturó como pocas obras la gracia de una sociedad única. De paso consagró a una insuperable Glenn Close, junto a un John Malkovich que terminaría recreando a su personaje en este videoclip, en el que si se está atento, también se descubre a un doctor House camuflado entre afeites y pelucas:




Revolucionaria pretendía ser Sofia Coppola cuando abordó la figura de la reina Maria Antonieta a ritmo de música rock en su tercera película. El gusto por los anacronismos queda a gusto del consumidor, pero lo que queda a salvo de cualquier objeción es el buen gusto en la selección de la banda sonora. Con uno de esos grupos proseguimos en irónico bucle revolucionario. The Cure y su canción de cuna, que muy bien podría haberse titulado Atrapado en la red; y la historia que cuenta en su vídeo, bien podría pasar por la historia de un internauta obsesivo, consumiéndose por culpa de un corte en su conexión ADSL. Puro síndrome de abstinencia virtual:



Clausuramos con un icono fortuito de estos tiempos de cambio, la máscara de V de Vendetta (cómic integrado en el pack) que el movimiento Anonymous ha adoptado como símbolo, y que su mismísimo dibujante, el genial David Lloyd, tuvo a bien dedicarnos en un dibujo original al visitar nuestra Comicteca con motivo del Cómic Corner 2009: