miércoles, 25 de mayo de 2011

Novela negra de videoconsola


Hasta el momento las tácticas para fomentar la lectura han echado mano de mil recursos. Desde aprovechar la adaptación al cine de una novela, hasta sacar réditos de determinadas modas o tendencias para picar el interés por la letra impresa. Pero no es tan frecuente que sea un videojuego (el representante por antonomasia del entretenimiento audiovisual menos literario que quepa pensar) el que provoque ese interés por la lectura.

Se trata de L.A. Noire, un videojuego que recrea una película clásica de género negro, y que remite a tanto buen cine y literatura. Ecos clásicos de Dashiell Hammett, Raymond Chandler, James M. Cain o James Ellroy, resuenan en diálogos, tramas y argumentos; mientras que las canónicas adaptaciones al cine que inmortalizaron a figuras como Humprey Bogart, James Cagney o Lauren Bacall, son las fuentes de las que bebe este auténtico prodigio de la videoconsola. Pero más allá de las maravillas técnicas y posibilidades de entretenimiento que propone, lo que más nos interesa ha sido la iniciativa paralela al lanzamiento del videojuego, que implica a escritores como Megan Abbott, Lawrence Block, o la nominada al Pulitzer, Joyce Carol Oates.

Estos autores junto a otros, han escrito relatos de género negro que se inspiran en el mundo retratado en el videojuego, y que se editarán como un ebook bajo el título: “L.A. The Collected Stories”. ¿Cabe mejor estrategia para ofrecer un producto multimedia que atraiga a la lectura a un público potencialmente poco dado a ella? El género negro es un excelente señuelo para captar el interés de los jóvenes, o no tan jóvenes aficionados a los videojuegos. Proyectos multidisciplinares como éste, sin duda marcan un camino a seguir a la hora de aunar entretenimiento y cultura.

Una noticia que debería servirnos también a los bibliotecarios a la hora de replantearnos las tácticas que ensayamos para atraer a la letra impresa (sea en pantalla o en papel), y que dibuja un panorama de lo más excitante. Las nuevas tecnologías aplicadas al entretenimiento precisan de contenidos, y esos contenidos están en los libros, películas o sonoras que atesoramos en nuestras salas.

Para ilustrar la noticia, ¿qué mejor que el trailer de L.A. Noire? Viéndolo sólo cabe pensar que las buenas historias nunca mueren.