viernes, 27 de mayo de 2011

Extras del Pack Rómpete una pierna



Inevitablemente nos vino a la cabeza La Lupe y su Puro teatro al empezar a confeccionar estos extras; pero siempre preferimos algo que enriquezca la experiencia pack llevándola por vericuetos menos obvios. Por eso arrancamos con Martha Graham, una leyenda que revolucionó el mundo de la danza del siglo XX: sus coreografías, como la impresionante Lamentation sobrecogen 80 años después.




Google conmemoró su nacimiento con uno de sus doodles más fascinantes (ya saben esas animaciones con que decora Google su logo). La calidad del vídeo es bastante mala, pero es suficiente para asombrarse con la expresividad y originalidad que la bailarina desplegaba sobre las tablas, allá por la década de los 30 del pasado siglo:



Desde el centro del pack nos devoran los ojos deslumbrantes de Bette Davis, su personaje de Margot Channing ha quedado fijado a fuego como la representación más fidedigna de lo que se entiende por una actriz con mayúsculas. Un personaje que se confunde con la intérprete, que cuando su carrera empezaba a languidecer en los 60, llegó a poner un anuncio por palabras en un periódico, ofreciéndose como actriz doblemente oscarizada en busca de trabajo.

La otra diva del pack, Marlene Dietrich, al ver decaer su estrella optó por los escenarios terminando de fijar su icono. Y como los packs son vasos comunicantes que se entrelazan en una madeja de referencias cruzadas, proseguimos con la que alguna vez fue descrita como la “Dietrich africana”: Grace Jones.


La Jones forma parte del Pack Pulsión, y en estos extras recuperamos una actuación de su regreso a los escenarios en 2010, ya con 60 años cumplidos. Viéndola en acción cuesta dar crédito al calendario, pero deja bien claro que las grandes divas están hechas de otro material, y que la llamada de las candilejas nunca se extingue:




Por las sinuosas conexiones que cosen unos documentos con otros, llegamos del teatro a la ciencia-ficción gracias a La burbuja de Bertold: quizá la más bella parábola en viñetas que se haya hecho sobre teatro y política. Si te dejas deslumbrar por esta primera entrega de Último sur (que así se denomina la trilogía que arranca con La burbuja) no puedes dejar pasar el segundo paseo por el mundo que proponen el guionista Agrimbau y el dibujante Ippóliti: El gran lienzo, otra reflexión sobre el arte y la política que hace que sea imposible decidir cuál de los dos cómics es mejor.

Esta visión pesimista quizás, pero bellísima del futuro, es lo que ha motivado a Rosa Montero a escribir su novela Lágrimas en la lluvia (que siguiendo con las conexiones también formará parte de un futuro pack), una hermosa frase perteneciente al monólogo final que pronuncia el replicante interpretado por Rutger Hauer en la imprescindible Blade Runner. Aprovechamos para volverlo a disfrutar, pero avisando por si acaso alguien aún no ha visto la película, que se ahorre este vídeo si no quiere chafarse el final (contiene spoiler), y que corra a pillarla en nuestra Mediateca:





Nada hay más artificial que presumir de naturalidad. Si un artista sube a un escenario, nadie quiere que sea normal, tiene que ser algo excepcional, teatral, afectado, artificioso y por ello fascinante. Y si alguien en la historia del rock ha sabido cumplir estos preceptos, sin duda ha sido el duque blanco. Único en su especie, David Bowie ha exhibido actitud y teatralidad derrochando estilo, y en este dueto que cierra los extras, se une a una alumna aventajada: una Annie Lennox maquillada como el personaje de Daryl Hannah en Blade Runner (que por cierto está presente en los extras del Pack Revolución, ayudando a liar un poco más la madeja), en homenaje a otro histrión de cuidado: Freddie Mercury. Show must go on.