viernes, 17 de febrero de 2012

Esculpiendo lecturas

Jubilando a los plumeros

Si se decidiera elaborar un libro de estilo para la redacción de textos que hablen sobre bibliotecas, o sobre la lectura (tanto da en este caso), debería ser prioritario prohibir ¡¡desde ya!!, recurrir a frases del tipo: los libros te harán soñar, despliega las alas de tu imaginación gracias a los librosmiles de viajes te aguardan en tu biblioteca o vive mil aventuras sin salir de tu biblioteca.

Son frases bienintencionadas, pero que como tantas otras, el abuso ha vaciado de cualquier capacidad de seducción; y han quedado como meras letanías. Por eso, porque sobra palabrería, nos quedaremos con lo de que una imagen vale más que mil palabras (en todo un alarde de originalidad por nuestra parte), para mostrar las esculturas que el artista canadiense Guy Laramee lleva a cabo con libros. Una solución perfecta para tanta enciclopedia obsoleta, o tanto best-seller que cada temporada no-hay-que-dejar-de-leer, y que tiempo después (pasada la moda) languidece en la estantería.