jueves, 13 de octubre de 2011

Extras del Pack A mal tiempo buena cara





Al igual que en el pack, en los extras vamos a seguir persiguiendo sonrisas. Pero nunca la sonrisa asustadiza del avestruz que cobija la cabeza. No. Aquí la risa es combativa, es repelente para agoreros, disolvente de nubarrones, es el ardid más inteligente de nuestra resistencia.

Y empezamos apuntalando nuestras intenciones con la comedia más sui géneris y revolucionaria que dio el Hollywood clásico: Los viajes de Sullivan, una rara avis que nunca ha sido más oportuna. La crisis como lección de vida para un director de cine obsesionado con dotar de hondura social a sus películas, y que no duda en disfrazarse de vagabundo y perderse por los desvastados Estados Unidos del gran crack de 1929. Una joya extraña, perturbadoramente moderna en su clasicismo, que nadie debería perderse.

Resistir, tal cual como en la última escena de Átame, que de eso se trata, de aguantar, de agarrarse con uñas, dientes o ventosas a lo que queremos. Como en este divertidísimo corto que demuestra en dos trepidantes minutos que nunca, nunca hay que cejar en nuestro empeño:





Pero si hay un personaje que encarna como nadie el positivismo contra viento y marea, esa sería la Cabiria de Federico Fellini. Su mujer Giulietta Masina encarnó a esa puta de corazón de oro, que desafía al desaliento con una inocencia a prueba de balas en Las noches de Cabiria; y que años después, Bob Fosse traduciría al musical en Sweet Charity: de la que rescatamos este número marcado a fuego en el imaginario cinéfilo:




La profesión más antigua del mundo también tuvo una versión castiza, kitsch, camp o como se quiera calificar con la inefable Casa Flora, un musical inenarrable para mayor gloria de Lola Flores, que contenía una indescriptible conversación telefónica junto a Estrellita Castro.

Humor bizarro-cañí que probablemente no entraría en la categoría de Humor tonto para gente inteligente, (título atractivo pero no exento de petulancia) con que el dibujante Eduard Fortuna, ha bautizado al blog desde el que rescatamos algunos ejemplos de sus juegos entre palabras e imágenes:





Y como de animarnos se trata, proseguimos con más animación. Esta vez un nuevo corto oscarizado, en el que retomamos uno de los temas con el que nos divertimos en el pack: la parca, la dama de la guadaña, la bicha, o como se quiera mentar, pero esta vez más bien como deseo que como temor. Con Bunny Blue Sky (que así se titula) la risa no deviene nunca en carcajada, sino en dulce sonrisa giocondiana:





De la sal gruesa hemos ido pasando a la fina, que ahora nos llega con denominación de origen francesa. Las comedias rodadas hasta la fecha por el tándem Agnès Jaoui – Jean-Pierre Braqui (directora/actriz-guionista/actor, que además son marido y mujer en la vida real) se podrían anunciar, más petulantemente aún, bajo el epígrafe de Humor inteligente para gente inteligente. Auténticas delicias para gourmets avezados, que recomendamos encarecidamente:


Nos han salido unos extras de lo más cinematográficos, así que para compensar en cuanto a letra impresa, optamos por unas memorias: Memorias de un amante sarnoso de Groucho Marx. Ante la necesidad de una actitud ante la vida que vacune contra el conformismo sin llevarnos al cinismo, solo la inmortal filosofía marxiana resulta perfecta.
Y si en el texto explicativo del pack cerrábamos evocando el Cantando bajo la lluvia de Gene Kelly, como la quintaesencia de la alegría de vivir: en los extras optamos por otro número de baile exultante. El adusto e inquietante Christopher Walken, como ejecutivo derrotado al que redime del abatimiento un oportuno hit de Fatboy Slim. Puro carpe diem electrónico directamente en vena: