viernes, 4 de enero de 2013

Lo + destacado en 2012

En el 2012 hemos querido centrifugar las penas,
confiemos en que no nos centrifugen a nosotros en 2013

[Nota: haz clic en las letras azules, y repasa el mejor año de este blog]


Pese a los vientos que corren, el 2012 para este blog ha sido muy fructífero. Si las estadísticas no mienten (y en este caso al no ser electorales, ni sobre hábitos sexuales, no tienen porqué) tenemos más seguidores que nunca, y a este paso hasta nos van a fundar un club de fans.

Agradecidos y emocionados estábamos allá por abril, al hacerse público que las bibliotecas murcianas éramos las segundas mejor valoradas en todo el país; y tanto vuelo nos dio la noticia que durante este año, el blog se ha permitido atrevimientos de todo tipo y condición.

Si ha habido unas entradas que hayan concitado gran expectación y regocijo entre mucha de nuestra parroquia, esas han sido las entregas de nuestra BRMU BIZARRA. Una cosa tenemos clara, si después de las perlas (sobre todo algún vídeo o sesión fotográfica) con que trufamos alguna de sus entregas no nos han cerrado el chiringuito, está claro que trabajamos en una de las bibliotecas más libres que pudiéramos imaginar.

Y pese a que algunos sigan Perpetuando estereotipos, destrozando bibliotecas, nosotros cual hormiguitas hemos perseverado hasta arramblar cual marabunta, con tanto estereotipo que aún pesa como losas sobre bibliotecas y bibliotecarios, en posts como Bibliotecarios RaBioSOS a su manera, ¿Para qué sirve una biblioteca?, Instintos básicos bibliotecarios, El bibliotecario en su laberinto, Biblioteca gore o Bibliotecarios cotillas.



Hemos seguimos bosquejando conceptos, como los de
Biblioteca travesti, DJ Bibliotecarios, Bibliotecas pijas, Cool bibliotecas o describiendo a las bibliotecas como ratas y cucarachas.

Pero también hemos reivindicado la pereza y el hedonismo proclamando sin vergüenza algo tan arriesgado, dada la imagen social del funcionario, como que NO queremos trabajar, o que soñamos con alojarnos en el Hotel CDU, tener una escoba con la que barrer tantas cosas, conseguir un look chic aunque sea prêt-à-porter, y lanzarnos directamente al mundo del vicio y las drogas, o a la glotonería más desatada cual librófagos bulímicos.

Y antes de que ese tigre nos engullera, nos redimimos gracias al arte , la familia o la educación , y nos pusimos a evangelizar a nuestros público, ofreciéndoles desengancharse de algunas de sus más feas aficiones y hábitos; tomando claro partido a favor de las pequeñas bibliotecas libres en su guerra contra el fascismo de los gnomos de jardín.

Todo con tal de centrifugar prejuicios, lugares comunes y pesares, y así poder encarar este ominoso 2013 manteniendo pese a todo que Yes, we can at Regional Library