lunes, 5 de diciembre de 2011

Biblioteca alienígena




En el estupendo cómic Periodo glaciar, una expedición recorre un inmenso desierto glacial hasta dar con un edificio sepultado bajo la nieve, que no resulta ser otro que el museo del Louvre. A partir de ahí, los integrantes de la expedición intentan vislumbrar cómo podía ser la civilización que creó obras como la Mona Lisa, la Victoria de Samotracia o el código de Hammurabi. Sería curioso fabular sobre qué idea podría hacerse una futura expedición alienígena de la historia de una humanidad desaparecida, si en vez de un museo, encontrasen una biblioteca pública.

Proyecto de biblioteca de diseño
futurista en Gante (Bélgica)
Mientras llega ese improbable y lejano momento, sí que vamos a poder hacernos una idea de cómo son ellos, los alienígenas: gracias a la decisión conjunta de la NASA y la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos de crear un área dedicada a la Astrobiología, o lo que es lo mismo el estudio de la posibilidad de vida fuera de la Tierra. Los aspectos culturales, filosóficos, éticos y sociales serán objeto de estudio por parte de ambas instituciones que de esta manera institucionalizan la trascendencia de esta ciencia, aunque desde un prisma que lo aleje de tanto folclorismo y superchería como rodea a la ufología.

¿Cómo se originó la vida y cómo evolucionó?, ¿existe vida más allá de la Tierra?, ¿cuál es el futuro de la vida en la Tierra y más allá?: sobre estas tres cuestiones se fundamenta el desarrollo de las investigaciones que en torno a este apasionante tema se plantean en esta biblioteca marciana que nada tiene que con la de Venecia.

El agente Mulder de Expediente X, estaría feliz con la noticia. Pero a los bibliotecarios, con lo marcianos que somos, no nos sorprende nada, porque desde hace mucho sabíamos que la verdad no estaba ahí fuera como se decía en la serie, sino que la custodiábamos nosotros en nuestras estanterías.

Y para imbuirnos en la pseudomística alienígena, nada mejor que los sonidos electrónicos de The Sound of Arrows, que igual funcionan de reclamo para conseguir financiación de otros planetas.