miércoles, 16 de mayo de 2012

Si yo tuviera una escoba



No hay mejor ilustración posible para las dos noticias que contraponemos en este post, que la obra de Robert The en la que la mítica Enciclopedia Britannica se transmuta en una escoba.

Para Mario Vargas Llosa, esa escoba (probablemente sacrílega) le serviría para barrer la banalidad que está arrasando a lo que se entendía por cultura hace tiempo. Su último ensayo titulado clarificadoramente como La civilización del espectáculo, ha reactualizado con virulencia el eterno debate entre alta y baja cultura, entre apocalípticos e integrados.

Y la conferencia que dio el pasado jueves en la Biblioteca Nacional dentro del ciclo El libro como universo, no ha hecho más que aportar nuevos motivos para la reflexión.

Por la parte que nos afecta más directamente, Vargas Llosa prevé respecto del libro electrónico que la literatura que se escriba "directamente para las tabletas" tratará de llegar al mayor público, y lo hará "al mismo coste que ha pagado" la televisión: caer en "la banalización y la frivolización". Vargas Llosa toma como ejemplo a la televisión para alertar sobre la manera en que los soportes influyen en los contenidos.

El tiempo dirá si finalmente los pronósticos del escritor peruano se cumplen o no. Pero el contrapunto perfecto a este debate, la aportarían los vecinos de Talavera de la Reina (Toledo), que ante el cierre de sus dos bibliotecas desde hace meses: han optado por crear su propia biblioteca pública en la calle.

Cada jueves a las 17:30, los vecinos sacan a la calle cerca de cien títulos para su préstamo a los demás vecinos. A esta gente de barrio, la escoba de la Britannica les serviría quizás para hacer desaparecer tanto recorte a las instituciones culturales más básicas de una sociedad, a ese concepto de que la cultura tutelada por la administración es un gasto a fondo perdido, en vez de una inversión de futuro.

Y tú, si tuvieras una escoba ¿qué barrerías con ella?