sábado, 19 de noviembre de 2011

Aventura




Ilustración de Juan Gatti para La piel que habito

                                                                  
                   El compañero de mi vida lee un libro sobre Kafka.
                  Al cruzar el pasillo yo lo miro de refilón:
                  tiene su rostro la expresión de un niño,
                  ese gesto que teníamos cuando leíamos tebeos,
                  lee como si el libro fuera un libro de aventuras.
                  Y algo en mí rie para adentro,
                  algo se pone alegre, muy alegre.
                  Me bebo un vaso de agua
                  y brindo por la dicha que me espera.
                                                               
             Poema incluido en Historia de una anatomía de
                                Francisca Aguirre
                   Premio Nacional de Poesía 2011