viernes, 18 de noviembre de 2011

La revolución de los tejuelos



La decisión de Rosa Parks de no ceder su asiento a un blanco en un autobús como detonante de la lucha por los derechos civiles de la población negra, la redada en el local de ambiente gay de Stonewall Inn en Nueva York como punto de partida de la lucha por los derechos de los homosexuales o el incidente de Haymarket por el que se desató la lucha por conseguir la jornada laboral de 8 horas. Ejemplos de pequeños incidentes que dieron lugar a grandes esperanzas.

¿Hablaremos en el mundo de las bibliotecas a partir de ahora de la revuelta de Zaidín como el punto de partida de algo importante?, nuestro amor por las bibliotecas nos hace incurrir en este tipo de exageraciones ridículas. Pero que duda cabe que lo que está pasando con la pequeña biblioteca del barrio del Zaidín en Granada, es una de esas historias edificantes que nos llenan de orgullo, de orgullo bibliotecario claro está.
Llevamos meses haciéndole un seguimiento a este movimiento vecinal que ha hecho que la población de un barrio entero, ocupase una plaza para impedir el cierre de su biblioteca para convertirla en un centro de bailes regionales. Hace unas escasas entradas, recogíamos el vídeo del desalojo por parte de la policía. Pero es que la cosa ha ido a más.

Ahora son intelectuales, artistas, políticos y hasta el delegado de Cultura los que se unen a una plataforma que lleva recogidas más de 10.000 firmas en contra de su cierre. Se consiga o no la anulación de la decisión de cerrarla, el simple hecho de que tantos vecinos se hayan movilizado por una institución cultural básica como es la biblioteca, no puede más que reafirmarnos en que los ciudadanos aún saben discernir lo que es valioso en ese páramo cultural que insisten en propagar los medios más sensacionalistas.

Pero mejor que sea alguien como Rosa Montero en este artículo, la que exprese como se merece una iniciativa ciudadana tan esperanzadora.