martes, 8 de noviembre de 2011

Biblioteca sin fronteras


Uno de los logros sociales de los que podemos estar más orgullosos, pero al que siempre faltan nuevas metas por superar: es el de la eliminación de barreras para las personas con discapacidad. La Biblioteca Regional tenía la obligación de convertirse en un centro que adaptase todos sus servicios a dichas exigencias, y en los últimos años hemos ido asumiendo como un reto el eliminar cualquier barrera de este tipo, siendo conscientes de que nunca es suficiente.

De momento, teníamos bastante ganado con la adaptación de nuestro edificio: consta de rampas, las puertas son de anchura suficiente para el cómodo acceso de personas en sillas de ruedas, y de hecho disponemos de dos sillas de ruedas para uso de quien lo precise junto al mostrador de seguridad. Las adaptaciones se complementan con ascensores entre plantas, rampas de acceso a la planta 1, y a la sección Infantil y Juvenil, aseos para uso exclusivo de discapacitados en cada planta, ordenadores para la consulta del catálogo situados a la altura idónea para su uso, como asimismo se ha tenido en cuenta la altura de todos los mostradores de atención al usuario para eliminar cualquier tipo de dificultad y comunicación con el personal.

Pero somos conscientes de que no solo son las barreras físicas las que pueden obstruir el acceso a nuestra oferta por parte de personas con dificultades; por eso en nuestras colecciones incluimos libros en Braille para niños, audiolibros, libros de letra grande o DVD con subtítulos para personas con problemas de audición.


Nuestro interés en este sentido nos ha llevado hace unos meses a unirnos al Programa Tic Tac Adapta (junto a otras bibliotecas de la Red), lo que ha supuesto la disposición de cuatro equipos con conexión a Internet para distintas discapacidades: pantalla táctil, teclados y ratones alternativos, controladores sin manos, software especial y sistemas de soporte. Pero aquí no acaba la oferta, también disponemos de un bibliobús adaptado para facilitar el acceso a personas con discapacidad, y nuestro servicio de préstamo de lectores de libros electrónicos, permite ampliar la letra lo suficiente para ayudar a personas con carencias visuales.
Toda una serie de proyectos, esfuerzos y detalles que solo persiguen ofrecer un servicio que vaya más allá de las buenas intenciones que encierra el slogan de Biblioteca sin fronteras, para convertirlas en algo realmente práctico y efectivo.