jueves, 3 de noviembre de 2011

Castellano digital a velocidad de crucero




Hace dos meses en la entrada ¡Ché boludo! celebrábamos la inauguración del primer museo en Sudamérica dedicado al castellano en Buenos Aires; y constatábamos que nuestro idioma le pisa ya los talones al inglés en varios campos.

Y ahora todavía se acelera más la expansión del castellano gracias al libro digital. Estados Unidos se ha convertido en el mercado de contenidos en castellano más grande del mundo; y no lo asegura cualquiera, sino una directiva de la librería electrónica Barnes&Noble. Según los datos que aportó en la mesa redonda del pasado Liber: el 15% de la población latina tiene ereader, por encima de anglosajones y afroamericanos, y son los que más ebooks compran.

La razón está clara, los libros impresos que llegaban desde Europa a Sudamérica hasta ahora padecían una serie de cargas que los encarecían excesivamente. Una situación que ha cambiado radicalmente con la llegada del libro electrónico, el cual ha propiciado que las novedades editoriales que antes tardaban más de un año en llegar al lector, ahora lo hacen de manera inmediata.

Una gran noticia para todos los castellanoparlantes, y que ofrece la cara más beneficiosa y práctica del boom de la lectura electrónica.